Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES i í D E E N E R O D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 33, dor republicano es muy sencillo. Hacer todo lo contrario de lo que hace el actual Gobierno. (Gran ovación, Frente a la arbitrariedad, el cumplimiento de la ley; frente a la amarqu m, la auto- ridad impuesta por todos los medios; frente a los desmames orgiásticos de los caci- j ques, la abstención de las autoridades y el; respeto a todos las creencias y a lal volun- tad del pueblo español. V En cnanto a las realizaciones, un partí- do qti: fuera llamado al Gobierno tendría; que considerar y diferenciar las leyes deri- j vacias de la Constitución, votadas pon las Cortes, como la Reforma agraria y el Estatuto de Cataluña, y la s leyes secundarias El señor Azaña es un prisionero votadas a boleo y de un modo incoherente Las primeras, un partido de Gobierno debe! de su propia culpa cumplirlas y hacerlas cumplir lionradanienTodo esto es gravísimo, a juicio del ora- te, aun con la conviteión de que no resuel- dor Quiere decir que edando el jefe del vcn los problemas. Las otras leyes capri- í Gobierno medite y contemple sernamente diosas hay que analizarlas, para ver si diepanorama, tendrá que confesarse que lo ¡ron su fruto, si ti enen su arraigo en lar que gobierna hoy es una amalgama sin sen- conciencia nacional y si son eficaces, y deHay que evitar la frase todo tido, y que es él quien gobierna menos. E l rogar implacablemente las perturbadoras. Señor Azaña gobierna al dictado del capri- Pero no se va a pisrar ah! í el partido conmenos esto o jclho de un ministro o del capricho de un servador. En la obra revolucionaria incumEstas cuatro causas han llegado ahor- partido. Es prisionero de su propia culpa. be a las fuerzas conservadoras reorganizarr mar tal opinión en España, que hasta en el A sabiendas de que no tenía fuerzas parla- la economía, tomando como base la riqueúltimo rincón se oye decir: Así no se pue- mentarias, aceptó el Poder. Hoy ve la nece- za, no agotándola y destruyéndola; que E s de continuar. Esa es la penúltima frase sidad de restablecer la paz en el país y no paña íepa cuáles son las etapas de ese ca- que usa la masa cuando se desvía de un ré- puede. Sabe que. la F. I. R. P. E. que es ¡mino de reorganización económica y finangimen. L a última es: Todo menos esto un Sindicato de apetitos, le impondrá las ciera. A esta labor hemos de dedicar el año y hay que evitar que se pronuncie. ¡soluciones y le tasará los hombres y no le que empieza. Por eso permaneceremos en obligará a bailar de coronilla, porque no silencio coando se habla, de sustituciones Y o ya sé- -añade- -que los órganos incondicionales del Gobierno dirán mañana, o se estila. posibles del Gobierno. Decimos claramenmejor, esta tarde, que yo soy un derrotis ¿Qué signifiew todo esto? E l Sr. Maura te que no estamos aún capacitados para el ta, un despechado y un visionario. No me funda esta realidad tristísima en el falsea- Poder, pero lo pediremos, a voz en grito, importa; yo estoy aquí seguro de que los miento del eje del sistema parlamentario. cuando lo estemos. ciudadanos están convencidos de la realiNo hay ecuaición entre el Parlamlento y la dad. Y quiero decir toda la verdad, desnuopinión pública y en cambio existe un abLa unión de Jas derechas da. Porque así la contemplan con mayor soluto divorcio entre ellos. El orador dedica la última parte de su encanto quienes son varones de verdad. discurso a tratar un tema de moda, según Este Gobierno no puede hacer las dice, la alianza de las derechas. Se barajan El Gobierno debe prevenir antes por ahí, con la perspectiva de las eleccioelecciones municipales nes, suposiciones que a él le incu mbe desque castigar A pesar de todo esto, se anuncia quie este vanecer. N i siquiera para fines electorales ¡L a situación se agrava- -dice el Sr. JMauGobierno, tal y como está constituido, va a puede entrar el partido conservador repura- porque España tiene la percepción de las elecciones municipales. E l caso es inaublicano en contateto con fuerzas no republique esto no se va a acabar nunca. España dito. Conste que a nosotros, dice, no nos canas. N i quiere ni debe. Debe respetar y. tiene la presunción de que quien a gobierasustan esas elecciones y que estamos serespetará la contraria, pero nada na no sale del Poder, ni con dinamita. Es- guros. del triunfo, pero esas elecciones he- más. N i aun ideología se. puede establecer la siquiera ta no es una alusión a los acontecimientos chas por las autoridades delegadas del Gointeligencia con aquel sector que iniripode estos días, que los buenos españoles debierno serán un modelo de insinceridad y de sea entre la República y la Monarquía creben ser los primeros en lamentar. Pero cacaciquería, un botín del Gobierno, una lla- yendo cosa baladí la forma de Gobierno. da vez que ocurren sucesos extremistas, de ve para conseguir el Parlamento futuro y Hay, sin embargo, otro sector a la derela izquierda o de la derecha, oímos esta afirpara que los partidos sin opinión aparezcan cha del partido conservador republicano, mación, que parece estereotipada en los pe- como si la tuvieran. Se habrá perpetrado que el orador no sabe si es numeroso o no, riódicos del corro: E l Gobierno lo sabía una vez más un falso sistema. E l Sr. Mautodo, estaba enterado de todo, por eso ha ra dice que se dirige al Gobierno para pe- ni le importa; pero que votó la República y frustrado el ataque. dirle que medite mucho antes de lanzarse ú artículo primero de 3 a Constitución. Ese Pues si lo sabía todo, ¿por qué se some- a la aventura. L; a s elecciones tienen que sector pertenece al partido agrario y ha te a España a esta tortura de la dinamita, haterías todas las izquierdas- unidas, con logrado el respeto, ¡que ya es lograr! exque hoy se usa como el bicarbonato? Gober- un programa preciso, con un cumplimiento clama, de la Cámara constituyente. A ese sector le dice que la ocasión la pinnar es prevenir, y en lo que acontece, te- ciego de la ley, con el término de la arbitan calva y ahora tpl y como están las nemos la mayor prueba de la ineficacia de trariedad y de l; a ilegalidad. cosas como una calavera -añade- -y que la ley de Defensa de la República. O esta debe dejar sus vacilaciones, incorporándose ley sirve para prevenir, o es un buñuelo. El orador traza e! programa de plenamente al partido conservador y funBasta el Código Penal; porque si no, lo que diéndose con él. su partido se hace es sustraer a los culpables del radio En cu anío al sector francamente monárde los Tribunales de Justicia y dejarlos naE l orador refuta luego lo dicho por un vegar por los mares. (Grandes aplausos. espíritu critico con cartera ministerial quico, dice que tendrá el respeto del partido acerca de la falta de programa y de orga- conservador republicano, en un régimen de Monarquía ¿De quién es la responsabilidad? nización de las derechas. Añade que no convivencia, como la fuera de su trató a los partidos que estaban órbita. De va a trazar un programa. Eso queda para E n la sensación de que esto perdure, tieese modo- -agrega- -sabremos cuántos son, ías izquierdas, que lo hacen a fuerza de ne responsabilidad alguien más que el Go- tópicos y penachos y después del fracaso aunque cree el orador que tendrán verbierno. Dice éste que mientras la mayoría que han tenido en el Gobierno mucho me- güenza del recuento, y añade que esas fuerno le abandone, no se va. Pero como la ma- nos. Quiere, eso sí, señalar los procedi- zas no tuvieron acierto al elegir su caudiyoría sabe que puede ser jubilada con el mientos de gobierno que son fundamentales llo, ya que con cantos a los trinos de ¡os fin del Gobierno, nos encontramos en un al partido conservador y las soluciones con- pajaritos y a los pétalos de las rosas no se círculo vicioso. Ahora se añade que si las cretas que tiene para los problemas ac- hacen revoluciones. elecciones municipales son favorables al Go- tuales. El Sr. Maura termina su discurso diribierno, éste perdurará hasta el fin de los E l procedimiento del partido conserva- giéndose a las fuerzas de izquierda repusiglos. Eso es un error, y no es posible ni blicana para que mediten y piensen si no en Justicia ni en Derecho constitucional. E l lia llegado ya el momento de dejarse de LEA USTED juego del sistema parlamentario es ese, pero rencillas y comenzar un período construcrequiere la existencia de partidos políticos y tivo, que España anhela y desea fervorosa, qtse, éstos se funden en una disciplina ciudamente. craea. Cuando faltan aquéllos y ésta, falta E l Sr. Maura fué aplaudido y vitoreado ee ta mejor de las revistas 1 1 1 sus desatinos. Y ocurre que en el Gobierno hay hombres capacitados, de talento, de buena fe, pero su labor cae en el vacío. España no puede agradecerles su ruina. Examina el orador seguidamente la cuarta causa del malestar actual, y dice que afecta a la vida rural. Es una vergüenza la forma en que se tramita la política por las autoridades delegadas del Gobierno. E l orador, en frases rotundas, que levantan una tempestad de aplausos, dice que se han batido todos los records del cinismo y del descoco, para utilizar el Poder en favor de los partidos políticos. Cree que los señores Azaña y Casares son opuestos a eso, pero la realidad es qeu los partidos políticos, utilizando a los gobernadores, están corrompiendo la vida pública, española, y puestos aquéllos al servicio de dos diputados caciques, forman en el Gobierno civil los Comités, que si no fuera de esa manera, no los conocería nadie. (El público, puesto en pie, tributa al Sr. Maura una larga ovación. el eje del sistema. ¿E. n qué se diferencia un radical- socialista de Calasparra de un radical de Calasparra? ¿En dónde está la diferencia ideológica entre los partidos que gobiernan? No hay en ellos, sino personalismos menudos y están constituidos por gentes allegadizas que defienden lo suyo, pegándose a los faldones del alcalde o del gobernador. Por eso, mientras un ministro socialista defiende el principio de autoridad, los diputados de su partido piden la disolución de la Guardia civil. Y es que los partidos de izquierda no tienen masas, y aun el socialista, que es el más fuerte de todos, no las tiene disciplinadas. é