Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 15 D E E N E R O D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 17. LOS D E P O R T A D O S ESPAÑOLES DE VILLA CISNEROS EVADIDOS DESEMBARCARON DESPUÉS hemes visto tierra y sólo hemos encontrado a cuatro barcos mercantes, que no sabemos si nos vieron. El desembarco fué peligroso pero lejos de la población, en un sitio donde nadie nos vio. Fué una cosa interesantísima el desembarco, no sólo por la belleza maravillosa del paisaje, sino por las precauciones que tuvimos que tomar para que el barco no se estrellara contra las rocas, así como ipor l a caminata desde el lugar del desembarco hasta la población. L a s autoridades de Cezimbra han sido muy simpáticas con nosotros, así como los habitantes, lo cual no olvidaremos. Desde Cezimbra hasta Barrero hemos venido en un autobús y nos acompañó el alcalde de Cezimbra. Llegamos a Lisboa, visitamos al director de la Policía internacional, capitán Perera Lorenzo, que nes ha dicho que podríamos i r tranquilamente a los hoteles que eligiésemos. Los fugados se repartieron entre dos hoteles el Avenida Palace y el Metropol. desembarco e tarde, en- i A Y E R E N C E Z I M B R A P U E R T O A L S U R D E treHemos hecholasl ocho horas, estaCezimbra, las siete y en PORTUGAL, Y SETRASLADARON A LISBOA Detalles de la llegada. Un día entre los deportados. El primer relato de la evasión. Los deportados desembarcaron en las primeras horas de la noche. E l puerto de Cezimbra. Los evadidos de Villa Cisneros llegan a Cezimbra (Portugal) Lisboa 14, 10 noche. (Urgente. L a Agencia Havas ha recibido noticias de que los 29 evadidos de V i l l a Cisneros han llegado al puertecito portugués de Cezimbra, situado en la bahía de Setubal, al Este de Cabo Espichel y Sur de Lisboa. E l corresponsal de dicha Agencia ha logrado hablar con uno de ellos. Según dicho corresponsal, todos los evadidos gozan de buena salud y llegaron a media noche a Lisboa. Durante los catorce días de travesía han cambiado varias veces de buque en alta mar. -Fabra. bas crecidas y las ropas con que han huido, que, como es natural, están sucias, por llevarlas durante 14 días seguidos. S u disposición de ánimo y salud excelente. A l entrar en el hotel tomaron todos una copa, gritando: ¡V i v a España! Y muchos de los portugueses presentes se asociaron a este vítor. Pedimos a los fugados un relato de su odisea para A B C, y nos han dicho: -Huímos de V i l l a Cisneros, sin ninguna complicidad n i de europeos n i de moros; huímos porque no queríamos volver a embarcar en el España número 5, donde nos han tratado peor que a esclavos en el viaje para V i l l a Cisneros. Los sufrimientos físicos no nos importan; pero los morales y las vejaciones que sufrimos no ¡podríamos volver a aguantarlas, porque somos personas que siempre nos hemos portado como caballeros. Desde primera hora de l a llegada a V i l l a Cisneros podríamos habernos evadido; pero sólo lo hemos hecho cuando supimos que volvía el España número 5. E l único cómplice de l a evasión fué el Sr. C a sares Quiroga, porque nos separó de los jueces contra todo derecho y justicia, y nos envió a un sitio donde podríamos fugarnos, como lo hicimos. Ademas de no querer volver en el España número 5, nos sonreía la idea de poder pasar l a Nochebuena en libertad. Anduvimos 1.820 millas en un velero de cien toneladas; e í a un barco de unos amigos nuestros; pero entendemos que no debemos decir nada más. No han decidido si se quedarán en Portugal o marcharán a Francia Dicen también que no saben si se quedarán mucho tiempo en Lisboa o si se marcharán a Francia. También manifiestan que están bien de salud, aunque viniéramos muy débiles por el clima deprimente de V i l l a C i s neros, debido al mal rancho que nos han dado de 2,19 pesetas por cabeza y por los: barracones donde estábamos, en donde n i s i quiera camas tenían, teniendo- nosotros que comprarnos los colchones y las mantas; ¡pero, a pesar de todas estas privaciones, hicimos eí viaje bien Agregaron que los moros tenían muchas simpatías por ellos y les pedían que quedaran allí, así como todos los que deben ser deportados vayan a aquel lugar, pues están encantados por el buen negocio que. han hecho. -Correia. 1 Detalles de la llegada Lisboa 14, 11 noche. L o s 29 emigrados políticos españoles fugados de V i l l a Cisneros han desembarcado esta noche, entre ocho y nueve, en Cezimbra, puerto de pesquería a 35 kilómetros de Lisboa. N o han desembarcado en l a playa, sino en una punta de tierra situada al Oeste de la bahía donde está situado un fortín llamado Fortín del Caballo, medio derruido. H a n aparecido repentinamente; se presentaron a las autoridades. A l alcalde le lian hecho manifestaciones que éste no ha declarado. H a n comido ligeramente y han salido para Lisboa, a las diez y media de la noche. V a n acompañados del alcalde, autoridades y otras personas. -United Press. Los evadidos llegan a Lisboa Lisboa 15, 1 madrugada. Llegó a Coimbra un langostero francés con los fugados de V i l l a Cisneros. Inmediatamente se d i r i gieron a Lisboa, donde acaban de llegar. E s tán todos con perfecta alud y buena disposición. Casi todos se han dejado crecer las barbas. D Alfonso de Borbón y León se hospedaba con otros en e l hotel Metropol; otros han ido a l Avenida Palace y otros en varios hoteles. L a noticia de su llegada a Lisboa y su paso por las calles con las barbas crecidas, a pesar de lo adelantado de l a hora, despertó much o interés y ha sido muy comentada. L o s periodistas y fotógrafos han asediado a los fugados, que han charlado y dirigido bromas. -Correia. No dieron palabra de honor de no fugarse Queremos desmentir ef que alguna vez hayamos dado palabra de honor de no huir de V i l l a Cisneros; no la dimos n i la hubiéramos dado aunque l a hubieran exigido. Tres días perdidos en el Océano Durante el viaje estuvimos tres días perdidos completamente en el Océano. E l agua era poca, así como la comida, teniendo que racionarlo todo. N o nos hemos desnudado ni una sola vez en les catorce días del viaje porque no traíamos más ropa que la que teníamos puesta en el momento de la evasión; pero los sufrimientos eran para nosotros alegrías, porque sufríamos loor España. Mayor que la alegría de la libertad era la de haber cumplido con nuestro deber. Nos ha producido grandisgusto el saber que por nuestra causa había sido castigado el gobernador de V i l l a Cisneros, el que, aunque sin olvidar sus deberes, siempre se portó correctamente con los deportados. Durante el viaje nunca E l primer relato de la evasión Huímos sin ninguna complicidad, ni de europeos, ni de moros, porque no queríamos volver a em barcar en el España número 5 Lisboa 15, 3 Avenida Palace cinco militares V i l l a Cisneros. madrugada. E n el hall del conversamos con los veintiy cuatro civiles fugados de Todos han traído las bar- Cezimbra es una villa de Portugal, en e l distrito y diócesis de Lisboa, formada ñor las feligresías de Nassa Sanhora de Consol ó l o y de Sao Thi. 3 go, a 25 kilómetros de Setubal, que es la estación de ferrocarril más próxima. Cuenta unos nueve mil habitantes. Cezimbra conserva su histórico castillo, levantado en la playa, en e reinado de Juan I V y entre sus monumentos piadosos cuenta la ermita de Nuestra Señora del Cabo, a la que acuden periódicamente centenares de peregrinos. E l terreno de Cezimbra es muy fértil y fecundo, constituyendo su principal producción cereales, y aceite. L a cría de ganado y la pesca constituyen también una de las principales fuentes de riqueza. ¡L a fundación de Cezimbra es antiquísima. Se atribuyó a los celtas, unos trescientas años antes de Jesucristo. Estuvo en poder, de los moros, siendo reconquistada por A l fonso Henríqugz en 1165. Fué muy castigada esta villa por las continuas guerras, a l cabo de las cuales quedó destruida, hasta que la reedificó Sancho I en 1200, concediéndole privilegios y franquicias. Dionisio la elevó a la categoría de villa en 1323. El puerto de Cezimbra La distancia salvada por los deportados L a distancia entre V i l l a Cisneros y Cezimbra es, a vuelo de pájaro, de 2,500 k i lómetros. Pero como no es probable que. lo evadidos hayan pasado muy cerca de las islas Canarias, habrán recorrido un semicírculo que alargara la distancia en un m i llar de kilómetros. Tres m i l quinientos k i lómetros en. catorce días suponen 250 kilómetros al día. H O T E L M O N T- THñBOR O 5. O H L S MONT- TMABOR K S SS Ampliado en 1030. 180 habitaciones, 100 bañes. GEBKNCIA E S f A S OJ ¿A 4 r a o