Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A. B C M A R T E S 31 D E E N E R O D E 1933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAO. ij. EL PROBLEMA D E L PAPEL SE H A B L A DE IMPONER A L P A P E L PARA PERIÓDICOS UN G R A V A M E N D E IMPORTACIÓN D E CINCO PESETAS, M E D I D A O U E E N T R A Ñ A R Í A U N G R A V E Q U E BRANTO PARA L A PRENSA A continuación publicamos las conclusiones adoptadas unánimemente por todos los diarios españoles en, Ja Asamblea de Barcelona. Primera. Declarar absolutamente intangible el régimen arancelario actual. Segunda. Declarar también su oposición irreducible a toda fórmula que, de una manera directa o indirecta, recargue el precio del papel importado. Tercera. Conceder u n amplio voto de confianza a los representantes de la Prensa en l a Comisión mixta, siempre que en sus acuerdos no se aparten de los dos puntos anteriores. Cuarta. Nombrar una Comisión ejecutiva, con carácter permanente, para que atienda a l logro de las anteriores conclusiones; adoptar aquellas medidas conducentes a tal fin, recogiendo el espíritu de la Asamblea. Insistentemente se ha afirmado estos días Insistimos en que la protección que en que la solución que va a darse al conflicto todo caso quiera otorgarse a la Papelera planteado por la Papelera consistirá en ele- por el Gobierno no puede ni debe ser a var a cinco pesetas el derecho arancelario expensas de otra industria del volumen y sobre el papel. de la importancia de la Prensáj que atraEsta medida elevaría inevitablemente el viesa por una crisis evidente. precio del papel nacional en la misma proLa Papelera, el Gobierno y la criporción. Y dada la crisis de la Prensa, rasis de los periódicos zonada- ya en innumerables artículos y dePor si la situación realmente precaria en mostrada con infinidad de datos, y muy concretamente en el seno de la Comisión 1 orden económico por que pasan los periódicos de España no fuese bastante, ha venido a nombrada para estudiar las causas y la so- agravarla este problema, planteado por los lución del conflicto creado por la industria fabricantes de papel. Es realmente imposidel papel, las Empresas periodísticas no po- ble que las Empresas periodísticas puedan hacer frente a las dificultades que se acumudrán soportar este recargo. lan sobre ellas, y es conveniente que el goEsperamos que el Gobierno, alentó a la bierno medite de una manera serena y con defensa de los intereses de todas las indus- un gran espíritu de justicia la. forma de estrias, no tratará de tmjorar la situación tablecer una ayuda que, en definitiva, la presnada comprometida de la Papelera a expen- tan todos los Gobiernos a los periódicos de sas y con perjuicw evidente de los perió- sus respectivos países. La crisis económica que se sknte en la dicos. mayor parte de los negocios, crisis de cuyo Hay otras razones que conviene tener origen y desarrollo no hemos de tratar en muy presentes en este asunto. Hace pocos estas breves impresiones, ha repercutido más días se ha publicado el balance comercial que en ningún otro caso de las actividades nacionales en la Prensa. L a razón sencillíside España con uno de los- países importama es que: siendo él principal ingreso de los dores de papel: Noruega. En ese balance periódicos la publicidad, y siendo ésta la se advierte que sólo las naranjas de España partida más movible en los presupuestos de se importan en aquel país por valor de las diversas industrias o negocios, la partida vías de cinco millones y medio de coronas. o presupuesto de publicidad es el primero Nuestro comercio de exportación a Noruega que se reduce o se suprime en los presupuestos de gastos representa en su totalidad cerca de dieciséis Es decir, que los periódicos sienten más millones de coronas. En cambio, el papel que ninguna otra clase de negocios las difinoruego que entra en España equivale a cultades económicas en que vivimos, y por poco más de un millón de coronas, y no eso, y por ser un vehículo de cultura y una defensa dí la independencia espiritual del hay que olvidar que Noruega es ahora a principal nación importadora de pap el a país, necesita la ayuda y la protección del Estado y del Gobierno. Este, pues, ha de España. resolver el asunto sobre estas bases: elevaEsperamos que el ministro de Agricultu- ción del precio de venta de los periódicos; ra, de acuerdo con su compañero el de Es- ordenación de ese aumento, que ha de ir tado, meditará las consecuencias que para acompañado necesariamente de una regülalos agricultores y productores españoles po- rización del papel; ordenación de la participación que en el aumento del precio de venta dría tener el recarga, arancelario de que se han de tener todos los factores que interviehabla. nen en la vida de los periódicos. Estos son los puntales para la atenuación Esto aparte de que, como ya se hizo observar en la AsanMea de Barcelona, cualLE. USTED quier recargo significa la creación de un impuesto sobre el papel y, por lo tanto, la modificación arancelaria. del problema. Es decir, la crisis económica de los periódicos; no dé la industria del. papel, salvo una solución que fuese sólo para, ayudar a la fabricación papelera, que sería el tercero o cuarto caso de privilegio que se le otorgaría desde que la Papelera funciona. Si se estableciese un estudio comparativo entre los millones de pesetas que representan de capital las Empresas, periodísticas deEspaña y los de la Papelera, y los millares de empleados y de obreros de ¡os periódicos, muchos de los cuales; tienen más de trescientos obreros, y los qué trabajan en la totalidad de 3 a industria papelera, se vería fácilmente la desproporción inmensa que existía entre unos y otros. Por eso conviene mucho tener en cuenta que cualquiera modificación en los impuestos directos o indirectos que sufren los periódicos para introducir el papel fabricado fuera de España, sería agravar más la enorme crisis que pesa actualmente sobre las Empresas periodísticas. No negamos a L a Papelera el derecho de pedir a los Poderes públicos aquellas mejoras que el Estado pueda darla. Pero procurando siempre que ello no represente un. sacrificio para los periódicos, pues aun partiendo de que se establezca el aumento en el precio dé venta de- ellos, no puede pensarsej ni remotamente, que en ése aumento pueda tener, una participación la parte correspondiente al papel. Francia y los demás países, en los que se ha estudiado a fondo el problema este de la crisis de lá Prensa, han procurado asegurar su vida por medio de leyes y disposiciones protectoras, descargándole de cuanto representa gravar su publicación. E l ejemplo puede y debe servirle de enseñanza. E l problema no es de ahora, es de hace mucho tiempo. Los fabricantes de papel han de buscar los ingresos y los beneficios en las distintas clases de papel que fabrican, pues sabido es que no es exclusivamente para los periódicos la producción fundamental de ellos. Hay una serie de artículos sobre los cuales se puede gravar, sin perjuicio para nadie, el costo de su producción, y en cambio el papel destinado a periódicos, que no se puede considerar como negocio, sino como un vehículo de cultura y- de defensa de. las energías generales del país, ha de quedar por lo menos en 4 a situación del arancel que actualmente disfruta. -J U A N P I C H Y P O N S PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE EMPRESAS PERIODÍSTICAS DE CATALUÑA.