Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S a DE FEBRERO D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA, PAG. ar. ción del ministerio de la Guerra, que prohibe el ascenso a todos los que obtuvieron anteriormente otros por méritos de guerra, a partir de 1924. Cree que en el Parlamento se está perdiendo el tiempo. A l Sr. De la Villa le dice que lá choza del Seis Dedos fué atacada por una compañía de guardias de Asalto. E l Sr. D E L A V I L L A Primero fueron once guardias, y después veinticinco. Esta es toda la fuerza que se reunió en Casas Viejas. E l Sr. O R T E G A Y G A S S E T No se puede admitir que disparando sobre los cinco o seis anarquistas que defendían la choza, se causaran 19 muertos. Además, no es cierto que el Sr. De la Villa, haya sido testigo presencial: lo- fué un sobrino suyo que. es médico de los guardias de Asalto, recientemente nombrado. E l Sr. D E L A V I L L A Es un republicano... (Grandes rumores. E l Sr. U N A M U N O interrumpe. E l Sr. D E L A V I L L A E l Sr. Unamuno tiene cinco o seis caras y todos le estamos aguantando. (El Sr. Maura y otros diputados protestan. Con tal motivo se produce un pequeño escándalo. E l Sr. D E L A V I L L A replica, diciendo que no pertenece a ningún departamento ministerial y que sólo se debe a sus debieres como diputado. Después de un diálogo con 1111 diputado radical acerca del número de guardias que acudieron a Casas Viejas, el Sr. De la Villa insiste en la defensa de la fuerza pública que intervino en los hechos y se sienta. E l Sr. E S P L A pide la palabra. E l Sr. B A L B O N T I N protesta y dice que éste no tiene derecho a hablar, porque es- un subalterno del ministro de la Gobernación. nos hizo dudar y fué lá presencia dé üñ ígdividúo esposado, entre los cadáveres hallado Pero lo ocurrido, fué que después dé detenido uno, de los rebeldes y esposado, y cuando la fuerza pública intentó acercarse- a. la casa tres o cuatro vie. ces, siendo en to das ellas recibida a tiros, encargó al detenido que se acercara a la casa, desda la cual se h acía, resistencia, y convenciera a los rebeldes dejo absurdo de su obstinada resistencia, dadas las fuerzas que se hallaban, en el pueblo y de los medios de que disponían. En los R A D I C A L E S ¿Y por qué ¡se Ié envió esposado? E l Sr. E S P L A Porque estaba detenido. (Fuertes rumores. Estamos seguros áe. que los hechos ocurridos son tales como constan en nuestros informes: E l Sr. G U E R R A D E L R I O Hubo 19 muertos. E l Sr. E S P L A No hubo nada anómalo E l Sr. R E Y M O R A Eso sí que es falso, y. eso si que es cómodo para el Gobierno. E l Sr. E S P L A En Sevilla hubo 14 ó i ¿agentes de la Policía muertos o heridos, y, después de ocurridos todos los desafueros conocidos del ministerio de la Gobernación recibieron órdenes disponiendo que a los detenidos que lo fueran haciendo armas contra la República se les considerara únicamente como combatientes. ¡Y esto cuando eran asesinados vilmente en la calle guardias que iban desarmados, y cuando se habían cometido toda clase de crímenes. Realizada la, agresión en Casas Viejas, el ministerio de la Gobernación contestó con la debida energía. E l Sr. A R A N D A rectifica. E l Sr. -MORENO M E N D O Z A censura acremente la política del Gobierno y dice que ten Casas Viejas se encontraron 11 ca. dáyeres. sobre la ceniza, pero sin quemaduras y acribillados a balazos. Estima, que esto hace pensar en que estábamos mejor con el régimen pasado, pues aquellos Gobiernos tiránicos siquiera no involucraban las cuestiones y no ponían- a unos obreros enfrente de otros para, servir intereses de partido (Aplausos- de. los radicales. E L Sr. B A L B O N T I N pide al Gobierno que aclare; un punto. Todos los diputados sin excepción están de acuerdo en que hay que prescindir de la crueldad para reprimir un movimiento, toda vez que esto es un principio elemental de toda sociedad. Está probado que el levantamiento de Casas. Viejas- fué un disparó suelto y retrasado qus no ofrecía peligro para el régimen, y cuando ya no eran posibles los (laños para la República, por lV fuerza pública se incendia, una choza en la que había varios hombres, una mujer- y ún niño. Esto fué una salvajada, porque lá choza pudo ser sitiada. El Sr. E S P L A Había un guardia herido en el corralillo y la. fuerza estaba obligada a defenderle. Lo contrario hubiera sido una cobardía. E l Sr. B A L B O N T I N No basta. Cuando, ardía la choza salió una muchacha con las- ropas ardiendo y- sé disparó sobre ella. Esto no era necesario y constituye una salvájada. Eso es lo ocurrido en Casas Viejas: una salvajada. E l P R E S I D E N T E (Sr. Besfeiro) Como el Sr. Lerroux ha pedido la palabra para mañana y es obligado reservársela, habiendo intervenido todos los diputados- que deseaban tomar parte en esta interpelación, se suspende lá discusión de ésta. A continuación, como el presidente juzga que el cansancio de la Cámara no favorecería a la discusión del proyecto del orden del día, referente a la total extinción del presupuesto del Clero, levanta, la sesión a las siete y media. 1 1 El Sr. B A R R I O B E R O Yo tengo en cuenta epTiúmero de muertos y el número de detenidos. El P R E S I D E N T E D E L CONSEJO: ¿Pero dónde está la represión? Actúan los tribunales de Justicia, nada más. El Sr. B A R R I O B E R O habla del complot, que debió ser descubierto y abortado. E l P R E S I D E N T E D E L CONSEJO Cuando 3 a Policía descubre un complot se dice que éste es inventado, y cuando no lo descubre se nos acusa de imprevisión. Esto es siempre. E l Sr. B A R R I O B E R O habla de los malos tratos en la Jefatura de Policía de Barcelona. El PRESIDENTE D E L CONSEJO: Si su señoría cree en elios tiene el deber moral, político y legal, de traer aquí las pruebas. E l Sr. B A R R I O B E R O dice que los malos tratos no se atajan con leyes de represión, sino con una libertad completa de propaganda. Considera fracasada. la ley de Defensa de la República. Oirás intervenciones E l Sr. A R A N D A (diputado radical por Cádiz) dice que aunque el Gobierno afirme que el caso no tiene trascendencia, él tiene que recordar el caso del militar que había perdido una pierna en una acción de guerra de poca monta, pero el interesado, al comentarla, decía que para él había sido tan grande como Warterlóo. También afirma que tuvo importancia la bomba que ha derribado su casa de Jerez, y el asesinato de un sereno de la misma población, el cual ha dejado siete hijos huérfanos. Relata las gestiones que hizo cerca del ministro de la Gobernación para que enviara fuerzas a Jerez, en vista del sesgo que tomaban los acontecimientos, y dice que el Sr. Casares le contestó diciendo que no lo consideraba necesario, pero que la mandaría a la media hora de observarse cualquiera anormaíidd. Después insistió el orador y no obtuvo contestación. Poco después estallaban las bombas en su casa. Cree que. hay una responsabilidad en haber desatendido las peticiones, formuladas. E l Sr. E S P L A Eso no tiene relación con el. debate, pues se trata de un hecho aislado. El Sr. A R A N D A dice que siempre defendió al proletariado y realizó grandes sacrificios por la causa republicana. Relata lo ocurrido con motivo del arriendo de una tierra de. su propiedad contra el cual- protestaron en una carta amenazadora varios obreros de la Confederación Nacional del Trabajo, por entender que los obreros que trabajaban en aquella tierra pertenecientes a la U. G. T. eran esquiroles. E l haberse negado terminantemente a. despedirlos fué la causa de la colocación de la bomba y del asesinato del infeliz sereno; y contra tales hechos protesta, señalando la responsabilidad del ministro de la Gobernación, por haberse desentendido de la petición de fuerzas que el orador formuló oportunamente. E l Sr. O R T E G A Y G A S S E T (D. Eduardo) manifiesta que el Gobierno está gobernando a la deriva, y él tiene que hacerlo, constar así, porque estima que es un deber de diputado que tiene su acta refrendada co ri tres sellos de distintas provincias, y tiene que añadir que en los actos del Gobierno encuentra verdaderas insensateces. Afirma que la República sufre un gran quebranto, cuando los periódicos franceses y otros europeos ponen de manifiesto lo qtte ykwe ocurriendo. Censura la compra de una finca; a. cierto aristócrata para- construir n- aquélla; los coárteles dé E 1 Goloso, y ataca, la disposi: El subsecretario de Gobernación contesta a Jos oradores E l Sr. E S P L A contesta al Sr. Aranda y dice que éste pidió el envió de fuerzas para defender intereses de oficiales de la Guardia civil que tomaron parte en el- movimiento del 10 de agosto. E l Sr. A R A N D A Esa es la mayor injusticia que pudiera haber lanzado su señoría; El Sr. E S P L A se duele de las acusaciones del Sr. -Guerra del Río. E l S r G U E R R A D E L R I O Yo acuso al Gobierno. E l Sr. Esplá habla cómo hablaba el conde de Bugallal al defender al general Martínez Anido. E l Sr. E S P L A E l Sr. Guerra del Río ha hablado de crímenes del Gobierno. -E l Sr. G U E R R A D E L R I O No ha dicho eso. Lea su señoría mis palabras en el Diario de Sesiones. E l Sr. E S P L A En el Diario da Sesiones v en La Nación dé anoche. (Rumores. E Í Sr. G U E R R A D E L RIO. ¡Pero si está en la conciencia de todo elmundo! Los diputados socialistas de Cádiz y. Sevilla no podrán decir otra cosa. H a habido fusilamiento en Casas Viejas. -E f Sr. E S P L A Tenemos informes del jefe de la fuerza, del sargento de la Guardia civil y podemos afirmar que no son ciertas las acusaciones. Hubo- un caso, que J U E V E S Y. V I E R N E S jioi- Y i i U V M H A I N E S