Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íner sobre arte está recogido su pensamiento y sus teorías, que entonces al buen ¿ú blico alemán le parecieron eminentemente revolucionarias y que, gracias al apoyo entusiasta y generoso de L u i s I I de Baviera, pudo llevar a l a práctica, al socaire de l a construcción del teatro de Bayreutk, cuyas ¡representaciones marcan una época en el arte de representtar. P a r a Wagner, naturalmente, un tenor, un bajo un barítono cualquiera, por muy excelente voz que poseyera, no valía para nada de no saber moverse en escena, hablar, accionar; representar, en suma. Tanto como ila educación de la voz estimaba indispensable l a educación para saber representar, al objeto de elevar el arte escénico al rango que debe tener siempre este arte tan comiplejo, fruto de diversas actividades diferentes que se aunan hasta confundirse e identificarse en la representación. E l autor, el intérprete, el músico, el escenógrafo, han de formar, pese a su pluralidad, una singular armonía, un todo perfecto y uniforme, un acorde amplio. Bien está, pues, admirar su genio como compositor, su espíritu genial, que dio a l a música una estética nueva, que puede agradar más o menos, pero no debe olvidarse, y menos en estos tiempos, que tanto se habla de l a necesidad de l a renovación de l a escena, sus teorías, que están todavía de actualidad, n i su obra de dramaturgo, n i su labor como director de escena, porque en sus dramas y en l a postura escénica de sus obras hay mucho que aprender, que mirar y que admirar aún hoy, a pesar de haber transcurrido ya cincuenta años de su muerte. La mayor gloria de Wagner, l cumplirse los cincuenta años de su muerte, consiste, en mi opinión, en que todos los principios fundamentales del drama lírico, tal como él los concibió, quedan en pie. N i los veristas italianos, n i Strauss. n i aun los debussystas franceses, han podido dar un paso más allá, a pesar de las aparentes transformaciones y la policromía orquestal de estos últimos tiempos. a JOAQUÍN TURINA Wagner es el artista sobre el cual se han escrito, seguramente, mayor número de obras estudiándole y analizando sus portentosas creaciones en todos sus aspectos, y no es fácil añadir, al correr de la pluma, algo i n teresante a cuanto ya se ha dicho. Repetir que su genio, que su figura gigantesca ocupa en la. historia de la música un espacio muy dilatado, quizá un área más extensa que la ocupada por ningún otro de los grandes creadores; que su arte alcanza, en el memento en que se. produjo y en ciertos aspectos técnicos, perfecciones, cimas no logradas por sus antecesores, es decir una vez más lo que por todos está admitido. Y ya que no me sea dable aportar al cortés requerimiento otra cosa mejor, vaya a esas páginas l a expresión más fervorosa de admiración que, un artista ofrenda con la más honda emoción, en esta memorable fecha, a uno de los más graneles genios, gloria de l a Humanidad. BARTOLOMÉ PÉREZ C A S A S Kufferath, renovó, valiéndose de l a abundancia de recursos que el desenvolvimiento del arte musical ponía a su disposición, el maravilloso fenómeno de los poetas de l a antigüedad y de los trovadores de l a Edad Media, los cuales eran a l a vez literatos, compositores y ejecutantes. Medio siglo transcurrido desde su muerte es una considerable cantidad de tiempo, dado el vertiginoso caminar de l a actualidad. A pesar de lo muchísimo que desde entonces se ha producido y de los indiscutibles valores con que hoy cuenta el arte de l a música, la sede que con su muerte dejó el coloso alemán sigue vacante. ¿Seguirá vacante mucho tiempo... ¡Chi lo sa! Pero yo me inclino a creer que sí. Alicante. RICARDO VILLA Wagner ha sido el último gran genio musical auténtico, cuyo sentido más profundo y universal de su arte es la elevada empresa ele liberación espiritual que le informa; bien en pugna con el chabacano espíritu de nuestra época, en l a que legiones de hábiles i m i tadores producen una música de efectos fisiológicos más que artísticos, según el mismo Wagner profetizara- -en los albores de lo que se viene calificando ha tiempo de arte moderno- -en un folleto que escribió con ocasión del centenario de Beethoven. E l rasgo más original- -dice- -del arte moderno es su falta de originalidad; y su inapreciable ventaja consiste en la mezcla de todos los estilos, asequible a l a más grosera percepción, susceptible de satisfacer el gusto de toda clase de auditores. ¿Qué hubiera pensado de los anárquicos y atrabiliarios experimentos sonoros contemporáneos el inmortal autor de los preludios, interludios, paisajes y finales de sus obras dramáticas- -verdaderas sinfonías representadas- el creador de tantas páginas sublimes en las que la música se diviniza... Temperamento dramático por el gesto, l a actitud, la emoción; por la grandiosidad de sus creaciones el arte wagneriauo se desenvuelve en un ambiente musical de doloroso misticismo, impregnado de elementos simbólicos, correspondientes a las determinadas s i tuaciones psicológicas de sus legendarios personajes, entrelazadas por el Icit motiv, rítmico, melódico y armónico, especie de símbolo sonoro por su poder expresivo, animador del texto y elemento representativo de su personal estilo; pues la melodía infinita no es otra cosa que un artístico tejido de Icit motivs y de armonías, desenvuelto en una atmósfera musical de intensa tensión patética por el acento rítmico. La disonancia wagneriana difiere de l a brutal disonancia contemporánea tanto por la suavidad y dulzura con que está tratada como por las sutiles combinaciones y enlaces armónicos realizados con talento y arte supremo, por sus resoluciones eufónicamente bellas. E n la obra wagneriana se encontrará siempre equilibrio de forma, refinamiento en los hallazgos y conquistas técnicas perdurables con que enriqueció el arte musical, oposiciones de los timbres en la orauestación de delicadas sonoridades, por l a oposición de sus admirables contrastes. ¡Qué enorme distancia media del arte de Wagner y el de nuestros días, aun entre el que ostenta apariencias de seriedad! ROGELIO VILLAR E. ESTEVEZ- ORTEGA Unas veces al frente de l a orquesta del extinto teatro Real, otras estudiando sus partituras, otras haciendo arreglos de sus 1 N MEMOR 1 AM obras, he invertido meses, años, lustros, ¡Triste destino el del genio! Atormentada embebiéndome en la grandeza lírica, poética su existencia por los sufrimientos de un per- del maestro de Bayreuth. petuo engendrar y en lucha con todos y con E l pensamiento, las palabras que se me sigo mismo hasta dar cima a su labor, rendirpiden dedicadas a su conmemoración las se ante l a muerte con la ilusión, si es que resumo diciendo que con el drama wagneha logrado el triunfo, de un bien ganado riano surgió el genio musical, para quien descanso y la tranquilidad de que su obra nada existió en l a Naturaleza que él no perdure. expresase con su música. E n una palabra: Mas luego surgen unos señores, que, con Wagner, como dice su gran comentarista notable ahinco y sin que nada les apremie (ya que suelen legarse de generación en generación su piadosa y ardua tarea) no dan paz a l a pluma hasta que creen haber desEVITASE truido la aureola del genio, demostrando que CON MS su obra nefanda; su familia, quizá, no auténtica, y que no debemos confiar demasiado en su pretendida nacionalidad... A l g o de esto sucede con Wagner, no todo, pues su nacionalidad y estado civil nunca V á l v u l a s fie escape y a d m i s i ó n para motofueron puestos en duda pero, gracias a algures de e x p l o s i ó n inoxidables a c c i ó n gases; nos de los señores a que aludimos, su obra calidad tipo G R A I Z E P P E L I N ya no divierte a una minoría selecta de hoy. Importador: P A B X J O B A R R E R A Me da cierto rubor confesar que aún R Arias, 6, B i l b a o -P Vergara, 2 2 Madrid perdura en mí l a emoción del primer contacto con su música, allá por el año 1881, siendo yo estudiante en Berlín, donde asistí al estreno en esa ciudad del Anillo de los Nibelungos; el maestro estaba presente. Y l o peor es que mi admiración hacía su obra musical no ha disminuido desde entonces... Valor se necesita para hacer esta declara ¡BBBI ción, tratándose de un romántico y de un TURISMO- -CAMIONES fichado, por haber- nacido en el estúpido s i Contado. Plazos. Cambios. glo x i x Y o también debo estarlo, pues pertenezco al mismo siglo (única coincidencia de que puedo ufanarme) en cuanto a lo de romántico, no saben todo lo que se pierden los que no lo son. Allá ellos í Felizmente existe un arte más allá del bien y del mal, así como buen número de gentes que lo aman sinceramente, sin preRendimientos hasta el 90 por 100. juicios de escuelas, épocas o... capillas. 1 A ellos me sumo para, tributar al maes. Pedid presupuesto para toda clase de. instalaciones. tro mi modesto homenaje de admiración en la conmemoración del cincuentenario de su SOCIEDAD ESPAÑOLA D E PRODUCTOS 1 ininüfes CALORÍFUGOS f Ricardo Wagner figura y figurará en el número de los elegidos, sean cuales fueren las modalidades, las ideologías y las trayectorias que épocas, escuelas, tendencias y conceptos impriman a l a música, sencillamente porque su obra colosal es l a obra de un genio auténtico. RAFAEL D E N EDITO- óbito. E. FERNANDEZ ARBOS DOIiÓto 3 aCt S 4 part. 41, S A N T A N D E R Ingeniero delegado en M a d r i d M Poihbot NúJñez do Balboa, 78. T e l é f o n o 59953.
 // Cambio Nodo4-Sevilla