Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 17 DE F E B R E R O D E 1933. N U M E R O S U E L T O 10 CENTS. REDACCIÓN: PRADO DIARIO 1 LUSTRA m í Jf M B MmmJp jH ÍL 1 km D O A Ñ O VI G E SIMQNOVENO. N U M E R O 9,28 6 SEVILLA B S A N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S X A N U N C I O S MUÑOZ O L I V E C E R C A N A A T E T U A N Por el pronto, interesa que el ministro de Instrucción nos haga saber si ya da por conclusa la información o si pende todavía de datos, complementarios. Cuando esa declaraResulta, según todas las señales, que el ción se formule oficialmente habrán dé estaministerio de Instrucción Pública no posee blecer las Direcciones de Enseñanza, como ¡todavía! la estadística completa de los co- propuesta al ministro, la relación de los Colegios de segunda enseñanza y de, las es- legios y de: las escuelas. Entonces, por caso cuelas primarias de las Ordenes religiosas. y nominalmente, será el momento de rectifiSi prosperase- -que no prosperará- -el dictacar y de discutir. Y se podrá saber si- las Cimen de la Comisió parlametaria, para que ee fras globales que se. han dado fuera del procediera a la clausura fulminante de todos cálculo oficial son fantasía o responden alia esos Centros, el Estado no sabría cuántos, realidad, aproximadamente al menos. Entre ni cuáles son; de modo que carecería de la tanto, el rechazarlas sin más fundamento q (ie primera base para organizar ls substitu- unas estadísticas que se toman para lo que conviene y se rechazan al compararlas cbn ciones. Que el ministerio no conozca a estas horas datos particulares, para lo que no sirve al todo el censo escolar de los colegios reli- argumento, nos parece de una ligereza imgiosos, es cosa tan increíble, que casi la di- propia del problema y desde luego de viejo putamos de inverosímil; porque ese censo, y desacreditado sistema polémico. detallado por cursos y asignaturas, está en la matrícula de enseñanza privada de los Institutos. No hay que recurrii a informes L A M U L T A A L A GAlocales; no hay qué esperar compulsas, ni comprobaciones; cualquier otro dato ha de C E T A D E L NORTE ser gratuito; el verdadero, el oficial, es el, E l ministro de la Gobernación ha. imde la matrícula. Y en cuanío a las escuelas puesto a La Gaceta del Norte, de Bilbao, de primeras letras, ¿rio parece absurdo que una multa de 10.000 peseta; por haber inhayan podido funcionar sin que estén incluidas en el Censo y en l a órbita jurisdiccional sertado una información fotográfica, en. la cual aparecen de la inspección del. Estado? Si se probase cargando contralos guardias de Seguridad varios estudiantes, ahora que han funcionado irregularmente, tendían orar ante el monumento al que pre- de un modo tan autónomo e, independiente, Corazón. E l ministro ha entendido, Sagrado y así o que no se tenia noticia oficial de su exisconstar en la orden a! gobernador, tencia, ¿no sería ello un caso flagrante de hace fundamento de la medida, que la fotocomo abandono? grafía publicada envuelve desprestigio para Pero no es lo peor el retraso, sino la for- un instituto de la República Si se trata de una fotografía compuesma precipitada e imperfecta, con que ahora se quiere improvisar. la información, lo qué ta en la cual, falseando la realidad se preproduce inexactitudes y omisiones. El Debate tende dar la falsa sensación de que la fuerseñala alguna inconcebible. Parece ser que za, pública procedió con dureza inmotivada en la estadística de Madrid, no figuran los contra. un grupo que no ofrecía- resistencia, Marianistas, que tienen la friolera de mil es una cosa; pero si el informador; fotográalumnos. Si. en Madrid se omite con tan des- fico no hizo sino, reproducir, -total- ó- parcialenfadada facilidad un Centro de mil escola- mente una, escena, entonces resulta que se res, y que, además no se halla en un escon- castiga el hecho de, publicar 3 a información drijo, ni a, leguas de Ja capital, sino en un de sucesos púbKetís, ló qüé. 8 i récé. ab- enorme edificio del barrio de Salamanca, surdo precisamente, porque fueron tata púpuede imaginarse la serie de omisiones me- blicos. L a fotografía no quitáíni añade nada; nos voluminosas. de que adolecerán los cen- no cabe, cómo en una irifolrfnacióri escrita, sos de las provincias. El Debate supone que que se refiera 1 a. multa al comentario. Y r. i se trata de ir substrayendo cifras, para pre- siquiera puede estimarse punible la intención sentar así la ficticia y falsa apariencia de de hacer resaltar un episodio o un detalle si el episodio o el detalle no aparecen desuna necesidad de substitución mucho menor de lo que arroja la realidad. E l deseo de apa- figurados. Pero en todo caso, y en ambos rentarlo, es evidente. Pero no llegamos a com- casos, sea para castigar una fotografía amapartir la sospecha del colega. Sería dema- ñada, sea para sancionar un efecto buscada, siado burdo el sistema. L a rectificación la que realmente tienda. a desprestigiar a los. haría inmediatamente el juicio público. Como, agentes de la autoridad, ahí está el Código en el caso este de los Marianistas. Lo que im- penal con figuras de ambos delitos, y es a porta, para evitar amaños, o simplemente los jueces, a quienes corresponde perseguir errores que contribuyan a fingimientos, es la comisión. E l sistema de sanciones guberque se publiquen las estadísticas de provin- nativas no es admisible, aunque ahora- ¿t cias y por distritos. Y desde luego, nomi- pretenda justificar con una ley excepcional. nales. Así, el propio ministerio brindará la Los delitos por medió de la imprenta están ocasión de que públicamente se pueda com- perfectamente definidos y previstos entre los probar cada caso. Y las autoridades laicas delitos especiales del- Código; y, con su pede cada lugar impugnen las cifras... o ten- nalidad correspondiente. No puede alegaras que en la ley penal- se omita- él- aprecio dé gan que reconocer su certeza. circunstancias para culpar a- quien adultere Insistiremos oportunamente en esta peti- una referencia o malévólániérite propague ción y esperamos que no lo haremos solos. una versión contrahecha con, propósito d Es demasiado grave este asunto para que inferir injurias o promover difamaciones. pueda resolverse entre t i papeleo de unos La multa gubernativa no debe ser una invacuantos negociados. La opinión tiene derecho sión en la tabla penal; sólo puede imponera conocer con toda exactitud lo que va a se en casos precisos y delimitados de la ley suprimirse, provincia por provincia y pue- de. Policía de Imprenta y. de la de Ordejí blo por pueblo. Público. Avenirse al sistema de esas multas LOS C O L E G I O S REL 1 G 1 ÓS 03 excepcionales, cuya cifra se eleva a cuantía tan desproporcionada. sería aceptar que dependiese del arbitrio gubernativo la estabilidad económica de una Empresa periodística. Bastaría que un gobernador se, encariñase con la práctica para que no tuviera que sufrir la oposición, de la Prensa en su provincia. Y admitir, que una información, se dipute como delictuosa sin que lo diga y lo razone en su fallo el Tribunal competente, equivaldría a negar la necesidad de las garantías procesales, con. el derecho de la defensa; porque ni aun da lugar a probar la falta de intención o la inexactitud del cargo; es una sentencia sin indagatoria, sin probanzas y sin juicio. Contra ese sistema y contra cualquier procedimiento que no eea el de las leyes ordinarias, que deben regir la vida del derecho en un régimen que se llama democrático, nuestra protesta constará siempre. s LA S I T U A C I Ó N POLÍTICA Y P A R L A M E N T A R I A La sesión de ayer demostró claramente que el Parlamento es inútil sin un régimen de convivencia Madrid 17, 2 madrugada. L a mino- ría radical, perfectamente disciplinada y unida, intensificó en d día de ayer sus procedimientos obstruccionistas. Empeñado el Gobierno en mantener el proyecto de concesión de una carretera a la ciudad de Alicante y dispuestos los radicales a. que del Parlamen- to no salga una sola ley- -excepto la de Confesiones y Congregaciones religiosas- -no se pudo pasar de la discusión de las primeras enmiendas al artículo primero; y los diputados de la minoría radical designados para intervenir, hicieron, sin rodeos ni ambages, una clarísima obstrucción. Hablaron de l a situación política, del banquete del Frontón, de las responsabilidades que el Gobierno contrae al enfrentarse con la opinión pública y- hasta uno de los oradores, el Sr. Rey Mora dio un curso de Retórica acerca de las cualidades de. una pieza oratoria; de la carretera de Alicante, ni hablar. E l Gobierno y la mayoría asistían al espectáculo, mudos v cariacontecidos. Seguramente reflexionarían que es mucho más fácil perder la convivencia parlamentaria que recobrarla; y que una mayoría puede ser útilísima cuando en todos los sectores políticos hay el acuerdo de respetar sus decisiones, mas es totalmente in- eficaz cuando una minoría considerable se empeña- en imposibilitar la vida tíe unas Cortes. ¿Cómo terminará esta situación de tirantez insoportable? Esta pregunta se repitió ayer muchas veces en Jos pasillos del Congreso. Se adivinaba el momento de la ruptura escandalosa; ese momento en que la Cámara pierde el freno y todos los odios acumulados estallan de una vez. E l Gobierno, al- encontrarse con que la obstrucción radical es algo seria y. se ha de mantener sin plazo ni término, pensó contrarrestar! en la misma tarde de ayer, declarando la sesión permanente. No se, d e
 // Cambio Nodo4-Sevilla