Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TRAJE DK C A B A S O L NEGRO Y BLANCO T R A N S F O R M A B L E SIN B L U S A R E S U L T A U N T R A J E D E N O C H E (M O D E L O H E I M) T R A J E D E T E J I D O R I B O U L D I N G U E COLOR GRIS (MODELO ACNÉS DRECOU- L o más importante es la cuestión de escotes y mangas, puesto que el largo se aproxima, y no hay motivo que se oponga a L alargar el traje de tarde y a que se acorte el de noche para que se encuentren. Muy bonita la idea de cortar la parte superior de un cuerpo en forma de A la cabeza de la letra se detiene en el nacimiento del cuello, mientras que ambas barras se extienden hasta los hombros. Delantero y espalda son iguales; en la nuca, sobre el piquito de l a A lleva un lazo pequeño. Las mangas cortas de farol permiten que este vestido de noche sirva por la tarde, poniéndose debajo una camiseta de encaje con mangas largas. U n borde del mismo encaje puede sobresalir alrededor de la fa da. Este modelo es de crespón romano negro. Otro modelo de raso eiri color cabeza de negro, con algunas presillas recubiertas de tela, que forman el cinturón, el cuerpo escotado en cuadro con anchos tirantes; para usarlo de día bastará con echarse encima una esclavina de encaje metálico o de crespón bordeada de presillas para que tenga re ación directa con el traje. Luego vemos una falda de crespón arrasado negro y un cuerpo de lame negro y plata; sobre el escote, a manera de collar, caen varios retorcidos de lame gruesos en el centro y finos en los extremos, bajo los cua es se adivina el escote, que apenas se ve. Unas mangas postizas se abotonan a las cortas del cuerpo. Las pelerinas, cortas y redondas, bordadas en lentejuelas, se destacan brillantemente sobre la sobriedad del conjunto. Es gracioso alternar hileras de lentejuelas con cintas de terciopelo iguales de color a la tela del vestido. Diré también que las mangas largas, bombachas, se rematan con un elástico que las ciñe a la muñeca o las recoge en el codo. Estas son supercherías de buena intención, sugeridas por los modistos. Presten ustedes atención a la descripción siguiente, porque la merece y puede serles útil. U n cuerpo escotado al bies parece difícil ponérselo de día; no, señoras mías; bastará con poner sobre ese gran escote varias bandas estrechas de tela, unidas por un calado estrecho. También puede cubrirse con un trozo de tela plegadito y sujeto con botones o con varios bieses abullonados formando dibujos con entredoses calados. Amplias solapas cruzadas sobre el pecho son correctas de línea, y abiertas con discreción, se obtiene un escote en pico muy correcto. Si nos fijamos en el trabajo de pequeños cordones formados con pespuntes, observamos que las líneas en sentido contrario unas de otras, son fáciles y se emplean en el caso que hoy nos ocupa y nos interesa. Canesús claros, muy altos, plegados, que se prolongan sobre los hombros; brazales que abarcan el brazo por varios lados, y otras mil invenciones que ustedes, con su inteligencia y gusto exquisito, se complacerán en crear. Permítanme que les haga notar los rizados alrededor del escote, los cuales disminuyen o agrandan la importancia del escote. Por último, si dejamos de lado los escotes v nos preocupamos de los cuerpos cerrados hasta la base del cuello, comprobamos su encanto unido a las mangas ceñidas de tul que simulan su ausencia total y componen una línea nueva. N o es complicado tener mangas supletorias de diversas formas, que facilitan el uso de este modelo, oor la tarde. Heme ya al fin de mis descripciones, deseo oue ustedes hayan podido seguir todas sus fases, v de nuevo repito que el juicio de los modistos nos ha reservado increíbles sorpresas. TERESA C L E M E N C E A U
 // Cambio Nodo4-Sevilla