Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 8 D E M A R Z O I E 1933. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 17. natural que después de aquel requerimiento tan vibrante del presidente del Consejo, lleno de angustia y apremio, algunos diputados de la mayoría se apresurasen a presentar a l a Cámara una proposición de confianza. N o fué así. E l Sr. Besteiro, cuando el debate se agotó, preguntó reiteradamente si había algún otro diputado que quisiera hacer uso de la ¡palabra. Silencio. E l presidente suspendió la discusión y el Gobierno y los diputados salieron calladamente del salón de sesiones. Para el señor Menéndez el Gobierno debe proceder sin contemplaciones E l subsecretario de Obras Públicas, señor Menéndez, dijo a los. periodistas: -L a cuestión sigue en pie. E l Sr. Azaña ha hablado con sinceridad y nadie puede creer y a que el Gobierno es responsable de lo ocurrido en Casias Viejas. A h o r a bien, yo estimo que el Gobierno debe proceder rápidamente, sin contemplaciones. y con toda energía, caiga el que caiga, y si: es pneeiso procesar a gobernadores y a quien sea, por alto, que esté, hágase inmediatamente. Los ministros se reúnen en Con sejillo Después de l a sesión se reunieron en el despacho áa ministros con el jefe del Gobierno los señores Casaras! Quiroga, PrietdJ De los Ríos, Largo Caballero, Albornoz, GU; ral, Domingo y Zulueta. ¡j No. hay para qué subrayar i a expectacióit que produjo este Consejillo. Numerosos diputados permanecieron en el salón de conferencias en espera de l a re ferencia de los ministros, y pudo notarse quéi predominaban los radicales- socialistas, que sostenían diversas conferencias y apartes También sé. observó que los señores A l b o r noz y Gordón Ordax sostenían una larga conversación. E l Sr. Albornoz había salido del salón de ministros seguramente para conferenciar con el diputado radical- socialista E l cambio. de impresiones de- loa consejeros duró una hora. Los primeros ministros; que salieron fueron, los señores G i r a l y A l- bornoz, q u i e n quitaron importancia a ¡a reunión que acababan d é tener. Comentarios, opiniones y juicios El señor Maura declara que e! Gobierno está completamente muerto E n los pasillos hubo desusada animación inmediatamente. Los incidentes de l a sesión dran comentados en diversidad de tonos por la mayoría y las oposiciones, pero se reconocía hasta por diputados ministeriales que la jornada había sido muy. mala para; el Gobierno. E l S r Maura decía l o siguiente: -L o importante no ha sido lo quei se ha dicho, sino l o que se h a hecho, y es que l a mayoría ha permanecido en- silencio cuando el presidente del Consejo habló del voto de confianza. Este no ha sido presentado hemos visto salir a un Gobierno del sa jpu de sesiones fracasado en el Parlamento. E s t á muerto. Completamente muerto. A m í lo que me indigna es que no se haya levantado un diputado herido en su dignidad, para, protestar del e n g a ñ o en que se le ha tenido durante cincuenta días. Y lo digo porque hoy se ha demostrado claramente qu 3 el Gobierno lo sabía todo, porque el gobernador de Cádiz lo sabía también. El señor Carrillo declara que la disciplina es fundamental en los partidos politicos E l significado diputado de l a minoría socialista Sr. Carrillo, enterado de las declaraciones hechas por el Sr. Unamuno, se expneisó de este modo: -Que tengan todos presente que el partido socialista no está integrado por autómatas. E n el partido y en l a minoría discutimos y discrepamos. Se contrastan los c r i beirios y las ¡opiniones y si se llega a l acuerdo concreto lo votamos. L a disciplina de los partidos es algo fundamental, y s i el partido socialista no la tuviera, ¡qué sería de lai República! El señor Largo Caballero declara que la crisis sólo se producirá en el Parlamento o en Palacio Momentos después salió el ministro d Trabajo, quien confirmó que se habían camSegún don Mel quiades Alvarez jamás biado algunas impresiones sobre el debate, estuvo ningún Gobierno en situación pero sin carácter alguno de Consejillo. ¿T e n d r á consecuencias e l debate dé parecida hoy? -le preguntó un periodista. D o n Melquíades Alvarez dijo: E l ministro replicó con gran viveza: í- -E n m i larga vida parlamentaria no hs- -Pero, ¿cuándo van ustedes a creer! ó visto a n i n g ú n Gobierno en situación pareque se les dice? ¿Cómo vamos a decir que cida a l a del Sr. Azaña, E l Gobierno se emno hay crisis? Hemos tenido, como es n a peña en sostener- lo insostenible! y estoy contural, un cambio de impresiones, pero sini forme con el Sr. M a u r a en que l a campaña alcance de ninguna clase! E l Gobierno no electoral ha de ser activísima! y q u é los suPara don Miguel de Unamuno la apela- cesos de Casas Viejas y sus muertos van a caerá sino dentro del salón de sesiones o cuando el presidente de l á República- le- digal ción del señor Azaña a la mayoría fué pasearse por toda España. Además, el de que se vaya; de modo que cuando suceda, bate político es ya inevitable. E n cnanto venlo han de ver ustedes. O a h í dentro o en inútil ga l a Comisión que lia ido a Casas V i e j a la puerta de Palacio. M e parece que lo hese reproducirá l a cuestión con mayor, vioD o n Miguel de Unamuno, a l conversar mos repetido varias veces el presidente del lencia e instantáneamente se reproducirá e! Consejo y nosotros. ¿Creía alguien que íbacon otros diputados, d i j o debate político con todas sus consecuencias. -M e p á r e t e una tontería l a apelación mos a reunimos ahora para decir que nos del jefe del Gobierno a l a conciencia de los Entonces se u n i r á n a las pruebas que trai- marchábamos? N o olviden ustedes que sólo gan los comisionados lo. que esta tarde ha ministeriales. E n esto de l a conciencia no hay das fórmulas para l a crisis: o l a falta dicho el presidente del Consejo. entra sólo l a parte moral, sino l a intelectual, de mayoría en el Parlamento o l a descon- para poder discernir de l a gravedad de los fianza del presidente de l a República. L a terhechos que se discuten, y comolos que auUn diálogo entre l o s señores Sa azar cera fórmula, n o de ninguna manera. Er ¿llan ahí dentro 110 tienen capacidad intelecAlonso y el general Queipo de Llano cuanto a los debates, no pierdan ustedes de tual, me parece ocioso el intento del señor vista qua nosotros todos estamos acostumE l diputado radical S r Salazar Alonso brados a aguantar mucho m á s que todo esto. Azaña. Ocioso e inocente. salió a- los pasillos, lamentándose de l a trisEl señor Martínez Barrios declara que te jornada ¡de ayer. El señor Domingo dice que la reunión Se encontró con el general Queipo de L l a fué normal no quiso ahondar en sus intervenciones no y ambos entablaron un diálogo acerca E l ministro de Agricultura, al salir del de las manifestaciones hechas por el señor F u é muy felicitado el Sr. Martínez B a Consejillo, dijo sonriente que el cambio de Azaña, relativas a los tenientes. de Asalto rrios por los diputados de las oposiciones. impresiones había sido normal, de comentaque se negaron a prestar una declaración Ante ellos dijo lo siguiente: rios acerca de lo sucedido en l a sesión. rotunda, requeridos por sus jefes. -Y o no he querido ahondar n i agrandar D i j o también que el jueves h a b r á C o n E l S r Queipo de Llano le dijo entonces 3 a herida en mis intervenciones. Nosotros que él conocía una carta de uno de esos te- sejo lein Palacio, pero que antes ncvse reunino queremos el asesinato del Gobierno, sino nientes, en l a que. asegura que ante feus je- r á n los ministros. su suicidio. Queremos que el Gobierno se Como se le preguntara si en el Consejillo fes declararon que no se solidarizaban con dé cuenta de su situación y procure no agravarla, aferrándose al banco azul. M á s claro los capitanes firmantes del acta, pero que habían leído de nuevo los discursos pronunciados en el salón de sesiones, e x c l a m ó n no se le puede decir a un Gobierno cuál es tampoco se prestaban a firmar una declara- ¿E s que no teníamos bastante con h a el camino que debe seguir. ción que se les pedía, en l a que asegurasen berlos oído una vez? que no recibieron las órdenes tan discutidas. M i insinuación de que l a ignoración del E l Sr. Queipo de Llano irwitó, al Sr. S a gobernador de Cádiz hacía m á s patenta Otras manifestaciones lazar Alonso a que saliese con él para cootras ignorancias ha debido ser recogida en E l ministro de Obras Públicas, Sr. Prieto, el acto. Asimismo se ha debido dar alguien nocer esa carta y ambos se marcharon del pasó ante los periodistas sin- despegar los por aludido de mis palabras relativas a que Congreso. labios. Aquéllos le dijeron: sólo el Sr. Azaña interviene en este debate. -Esperamos una declaración de usted sobre l a reunión. A juicio del señor Alba el ambiente es- ¿Declaraciones m í a s? No, no. Y o soy, terrible una esfinge. Don Santiago Alba habló un momento Se observó que el S r Galarza asistió á con los informadores. Sueldo, 8.000 pesetas. Edad, 23 a 40 a ñ o s la última parte de l a reunión ministerial o, D i j o que el ambiente que rodea al GoInstancias hasta el 18 de marzo. -Para el por lo menos, que estuvo en el despacho de bierno es terrible. L a situación se hace inprograma, que regalamos, Contestaciones ministros algún tiempo. sostenible por minutos y es preciso acabarla. y p r e p a r a c i ó n con profesorado del Cuerpo, Interrogado, por. los periodistas dijo q e u diríjanse a l INS TITÜTO K F X S Precia Reconocía desde luego que al Gobierno le dos, SS, y Puerta del Sol, 13, r n ü a su juicio, los miáistróa no -Mofan celehabía fallado l a mayoría. 1