Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 1 B C. M A R T E S ai D E M A R Z O D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 37. LA -Y o no comparto este júbilo- -me dice un agente de gran experiencia, mientras tomamos juntos el ascensor para subir al En la Bolsa de Nueva York Lunch Club- Esta alza es demasiado fuerWashington 20, 9 noche. (Crónica cableFederico García Sanchiz contesta te, y no está todavía justificada. ¡Siempre gráfica. Durante once días, el stock E x la especulación! Decididamente, somos jugaa Ja Comisión organizadora change ha estado sin abrir. Imagínense usdores empedernidos. E n alguna ocasión ha tedes el espectáculo. Este símbolo de l a r i Granada 20, 10 mañana. E l ilustre oraescrito usted que nuestro régimen y nuesqueza, este motor financiero del Universo, dor Federico García Sanchiz ha enviado a tras costumbres políticas eran absurdos. que fué l a Bolsa de Nueva Y o r k gobernaba la Comisión organizadora del homenaje a l Pues nuestro régimen financiero lo es todatodavía hace pocos meses todas las palancas doctor Pittaluga l a siguiente respuesta a l a vía más. -A la hora actual, Roosevelt está del mundo financiero. Que las gentes no pueinvitación que se le hizo ¡para su asistencia emprendiendo una tarea titánica. Nosotros dan y a penetrar bajo l a orgullosa columnata al mencionado acto: tenemos doce Federal Banks, que dirigen corintia de Broad Street para comprar o pa M u y agradecido a su invitación, que es doce distritos, y a los cuales están somera vender, es como si se dijese a los catótanto más de estimar cuanto que yo no he tidos y afiliados obligatoriamente todos los licos que la basílica de San Pedro estaba ceasistido nunca a esa cátedra de ParasitoloBancos que tienen lo que nosotros llamamos rrada al culto. gías, cuyas enseñanzas legítimamente celeuna carta federal y un carácter nacional. Pues el stock Exchange ha permanecido bran hoy el maestro insigne y los discípuPero hay muchos State Banks que escapan paralizado durante once días, y sin embargo los más aprovechados. -Federico García a está tutela. Míster Roosevelt quiere solas demás Bolsas del mundo han seguido v i- meterlos a todos, como se ha visto desde Sanhis. viendo. L a finanza no se ha paralizado. Nuesu primer mensaje. H a adoptado l a pova Y o r k ha perdido, pues, su soberanía, antes sición de protector del ahorro contra los indiscutible. L a s 2.500 personas que he visto C O N T I N Ú A N LAS INprestamistas de dinero poco escrupulosos. entrar hacia las seis, en el viejo edificio, al E n cuanto a los miles de Bancos privados, fin abierto, se mostraban bulliciosas, conmoVASIONES D E FINCAS supongo que, salvo los muy ricos, desapavidas y radiantes. Pero estaban también hurecerán. Aquí, en W a l l Street, se han abierRUSTICAS milladas. Sentían confusamente que comenzaba para ellas una nueva vida, en que ha- to las hostilidades entre los Bancos privaHuelva 20, 4 tarde. Desde poco tiempo ría falta tener más modestia, y en que no se dos y los Bancos comerciales. L o s directores a la fecha se están cometiendo en los camde estos últimos quisieran que los Bancos debería olvidar nunca l a terrible experiencia pos de l a provincia de Huelva grandes privados fuesen obligados a publicar un ba- atropellos contra la propiedad, que viene rede estas últimas semanas. E n las dos salas, lance regular, aun en el caso de que, como primiendo, con gran eficacia, la Guardia donde alrededor de los boxes de los agentes ocurre con el de Morgan, no acepten ningún civil. de cambio, se sienten los controladores del depósito inferior a 5.000 dólares. L e s acumovimiento de valores, se hizo, de repente, E n Rociana se presentaron a cavar en san de haber absorbido el ahorro americaun gran silencio, cuando el reloj llegó a punla finca de D Rafael Acosta ocho indivino para empréstitos extranjeros s i n ningu- duos, sin autorización del dueño. to de marcar las diez, Todos los, ojos se volna garantía. -vieron hacia un señor bajito, menudo y atenAnálogos casos han ocurrido en Chucena to, que allá arriba, en l a galería de mármol, Cándido Franco y Las responsabilidades están re- en una finca de Dy. Paterna del Campo. en aparecía sentado en una butaca de cuero. D e Mazanilla, Niebla pronto ¡levantó el brazo y dio un golpe v i partidas goroso sobre un gragn- gong de bronce. A estos ataques, los banqueros privados responden haciendo notar que el control reInmenso entusiasmo. Oyéronse entonces aclamaciones, acompañadas de silbidos entu- -gular y l a publicación de los balances no. han impedido a Harriman, detenido ayer siastas y toda aquella gente empezó de prontarde, falsificar los contratos, y, -en cuanto to a correr, a vociferar, a dirigirse apostroa las colocaciones en el extranjero, los esfes, cuándo en cada rincón del vasto recinto aparecían las primeras cotizaciones de v a- tablecimientos de crédito tienen una responsabilidad, por lo, menos igual a la, d Jos lores. A m i lado, en el balcón desde donde Jtogad a Dios en caridad por e l se lj yo observaba el espectáculo, oí a un vigilan- Bancos privados. alma del Excmo. Sr. i- ¿Y quién tiene razón? -pregunté. te que decía: -L o s dos- -me respondió el broker con- -Desde primeros días del Boom Cooledge no ha habido nunca tanta afluencia. D e los filosofía- Tanto en el modesto edificio de Morgan como en los gigantescos castillos que 15.000 miembros del stock Exchange veo tiene enfrente, se ha practicado el eterno aproximadamente 1.500 sobre el parquet, y de Oliva y Homero f oficio de los banqueros, que consiste en reobserven ustedes l a actividad de los anuncoger capitales y emplearlos, descontando ciadores. Llegan órdenes; eso es indudable. contralmirante do l a A r m a d a E n efecto, en los grandes tableros del un honrado corretaje, A uno se le reprocha que falleció cristianamente e n l a %i el empréstito peruano, al otro el empréstito Sur y del Norte se oían incesantes gatillaciudad de Aracena (Huelva) 8 venezolano. Mucho más justo sería recozos, a l a vez que aparecían los números nocer que en toda corporación hay cierto que indican a los agentes que se les requiere el 20 de marzo de 1933 1 porcentaje de bribones y que, en cuanto, a en sus boxes. Pero esta actividad no presalas emisiones a 80 por 100, sean americagiaba todavía el alza. a los ochenta y seis años de edad nas o extranjeras, no valen ya gran cosa a E l sitio donde se trataba el acero aparehabiendo recibido los Santos Saconsecuencia de l a crisis general. cía envuelto en un verdadero tropel. Todos cramentos y l a bendición de S. S. los ojos se volvían hacia el general NrudMister Roosevelt quiere reemplazar l a acgeman, que estaba dirigiendo un discurso tividad bancaria libre ppr una actividad a los clientes. Durante diez minutos- se moderada y controlada. Esta nueva concepguardó l a primera cotización del acero, que ción es necesaria para tranquilizar los esLP. A. debía constituir una indicación decisiva. P o r píritus; pero echa sobre los hombres del fin, se comprobó que el valor ganaba dos Estado responsabilidades formidables. H o y Su director espiritual, D E m i puntos y medio, y se inscribía a 26 3 4. L a Roosevelt lleva el viento en popa. Reclama liano Rodríguez; sus desconsolaAmerican. Telephone, que había quedado el la dictadura integral, gobierna toda l a fidos hijos D José, D Luis, doña 3 de marzo a 91 y medio, abrió a ciento y nanza nacional y va a conseguir que se María de los Dolores, D. Miguel, medio, y cuando, pooo después, subió hasta apruebe con ligéras enmiendas su tíí de. doña Trinidad y D Juan; hijas 103, una verdadera ovación, acompañada de economías de 500 millones. Quiere suminisclamores, se alzó de la muchedumbre. políticas doña Amparo Moreno trar trabajo a 900.000 personas y desea i n Suárez, doña María de los Dolo- J fl Afuera, la afluencia de curiosos en W a l l cluso ser dueño de quitar terrenos al cultivo res Rey y Sánchez y doña E n c a r Street y B r o a d Street embarazaba las acey fijar el precio de los alimentos. E n fin, ras. E l cielo se había puesto negro y se nación García Oliveros; nietos, asume todas las decisiones y todas las respreparaba tormenta. hermanos políticos, sobrinos y deponsabilidades. -M e n o s mal, si eso no es un presagio- -más parientes, Este hombre es admirable y temible a la murmuró alguien a m i oído. vez. Después de habar saneado las finanzas R U E G A N a sus amigos y perPero no. L o s precios se mantuvieron firpúblicas y privadas, ¿logrará hacer resursonas piadosas le encomienden a mas, y cuando a hs tres el señor menudito g i r a l a industria, que habrá de contentarse Dios en sus oraciones. batió de nuevo sobre su gong, con su marcon un mercado interior restringido? Ahí tillo de acero, l a satisfacción era todavía está el p r o b l e m a -J U M O S A U E W E I N genera! r- Prohibida Ja íegroáqccióój CRISIS NORTEAMERICANA Eí titánico empeño de míster Roosevelt CON OCASIÓN D E U N HOMENAJE A P 1 T 7 ALUGA