Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Dos nuevos tantos consiguió el Betis. La pareja Adolfo- Timimi, que con Capillas, Eueron los delanteros que jugaron aceptablemente, realizó una combinación para avanzar, y, por último, Adolfo cedió al centro delantero, quien, con la cabeza, mandó el pelotón a la red, burlando tranquilamente la salida de Santamaría. E l tercer tanto fué. a consecuencia de un castigo bombeado sobre la puerta por Cabella, con remate fulminante de Capillas, que tocó con la cabeza. Y con decir que Arribas hizo un buen arbitraje queda registrado cuanto de interés ocurrió en la disputa Betis- Alavés. De este último equipio merece destacarse el portero, que luciría más en otro conjunto. Arana tuvo algunos aciertos en la defensa, y en el adelante hicieron cosas de jugador Urretavizcaya, y a ratos, Irureta. En el Betis, además de los ya mentados, ¡Arezo y Roberto, quien empezó desorientado, pero encajó más tarde para actuar con coraje, cuando menos. E l mejor de todos, Capillas, siempre en la brecha, aunque mal alimentado. Y nada más. E l Betis ha asegurado su clasificación. La. experiencia de esta su primer temporada entre los elegidos le servirá para la rectificación de errores. -ANTONIO O L M E D O Envío: Sr. D. Manuel López Travieso. Bilbao. Admirado compañero: Contesto la carta que me dirige en Excelsius, en deseos- -según usted mismo dice- -de aclarar el concepto técnico por mí vertido respecto al guardameta bético Urquiaga. Vaya por delante mi gratitud. Los elogios que me dedica me satisfacen. Proceden de personalidad competente en fútbol, y, sobre todo, de un compañero. Sepa usted que yo me solazo con la lectura de su prosa elegante por correcta. Nada tendría que oponer a cuanto dice de Urquiaga, si no fuese porque después de admitir que el injerto vasco actúe mediocremente en el Patronato, y de notificarme que en su ambiente es otro, añade que le guía la pluma el deseo de reparar en parte el concepto técnico que a mí me ha merecido el mentado guardameta. He de responder que en este caso no es necesaria reparación alguna. La reparación es oportuna cuando ha precedido una injusticia, y yo pretendo no haber sido injusto en mis juicios. Aclarar vocablo empleado en el principio de su amable escrito convendría quizá más al caso. Creo noblemente haber sido severo, nada más que severo, al juzgar a Urquiaga. Pero yaya la razón de mi proceder. E l segundo tanto betico marcado por Capillas StQjjerto en un momento actuación de su buena Cuando el vasco llegó a estas latitudes y eterno, que contando con la base de la cohubo de pasar por la aduana de la crítica, dicia peculiar tiene siempre a su servicio encontramos en su bagaje, junto a las ilu- entusiasta una o varias figuras destacadas, siones que traía de sus lares nativos un que si no pueden titularse ases son la mejor paquete, en el que había, si no recuerdo mal, semilla de futuros grandes jugadores. Y ahí veintitrés billetes de mil (pesetas, que pagó están para probarlo ese excelente lote de el Betis como precio de su trasplante. Aun- delanteros en el que hay algo más que coraje que hubiere algún error en la cifra, no sería y ese medio derecha en el que hay algo más apreciable. que una feliz promesa. Vea, admirado compañero Travieso, el ¿La derrota? ¡Bah! Ese fracaso abrumapor qué de mi severidad. Cuando una ficha dor podría cargarse por igual a las culpas se cotiza en miles de duros es porque el del portero, los defensas y los tiradores majugador no ya está hecho, sino que debe ha- dridistas. Pero conformémonos con subraber alcanzado las cumbres de la fama. Y a yar que la victoria del Madrid no desdibuja Urquiaga le falta aún mucho para situarse el triunfo arenero, de la codicia, del saber en el punto culminante. perder, jugando siempre y de la revelación Nada más que ofrecerme a sus órdenes y de cuatro o cinco valores, que si no se seenviarle un abrazo que estoy seguro que paran de la cantera vasca, darán a aquel será bien recibido de su admirador y com- fútbol motivos próximos de elogios excepcionales. pañero. -A. O. Alineaciones. Betis: Urquiaga; Arezo y Impresión de juego. -Muy distanciados Jiménez; Peral, Soladrero y Roberto; T i- en la clasificación los merengues salieron a mimi, Adolfo II, Capillas, Lecúe y Cabella. jugar al tono de la tarde más displicente. Alavés: Santamaría; Arana y Euskaldu- Era suficiente el empate para que el Madrid na; Castro, Arriero y Urquidi; Sarmantón, resultara campeón y el juego de los futbolisUndabarrena, Barañano, Irureta y Urreta- tas locales parecía conformarse con el propósito mínimo de la igualada. vizcaya. Frente, r. semejante propósito, el Arenas M a d r i d 8; Arenas, z comenzó a atacar furiosamente, llevando en El triunfo arenero. -Nunca de un equipo el ataque todo el fuego que saben comuniarenero podrá decirse que está vencido has- car a sus afanes los muchachos bilbaínos. ta que el arbitro advierta que se llegó al fi- La linea media local fué fácilmente desbornal. N i siquiera cuando como el domingo el dada en una tarde en la que se demostró que marcador señale una diferencia de seis goals el fuerte de estos tres muchachos no es precicontra los de Guecho. Estos juegan y se samente la velocidad, y esos nuevos valores- -Iriondo, Barrios y Teófilo- descendiendo lanzan denodadamente a la conquista. de un nuevo tanto para disminuir la distancia, que en huracanadas avalanchas, amenazaron la breve o no les convierte en esos hombres defensa internacional y lograron sacar de de energía arrolladura clásica, que mantie- quicio al flemático guardameta. nen hasta el último momento los entusiasNo obstante, cada avance que el Madrid mos del comienzo. iniciaba se advertía fácilmente el peligro de Por eso el Arenas es y seguirá siendo un sus disparadores, al que en esta jornada iba equipo de público, porque los espectadores a añadirse el espíritu de Hilario ganado a tienen el convencimiento de no salir nunca la actividad y a la decisión, suponemos que defraudados, porque saben que han de asis- por un alarde de exhibición del que sea como tir- a una lucha varonilmente sostenida de! fuere no caben sino elogios. Tuvo que intervenir Zamora asediado j principio al fin. Ese es gl triunfo arenero
 // Cambio Nodo4-Sevilla