Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 25 D E M A R Z O D E 1933, EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G grupo se abalanzó sobre las autoridades, obligándolas a separarse de la presidencia. E l alcalde accidental intentó imponer su autoridad y desasiéndose de los que le r o deaban e incluso golpeaban, se agarró a l coche mortuorio, junto a l cual cfontinuó hasta llegar la comitiva a la tenencia parroquial de Nuestra Señora del Pilar, muy cerca del Hospital Clínico. E n torno suyo iban las demás autoridades antes citadas. Desde el patio del Hospital Clínico hasta la iglesia el público numerosísimo que formaba en la comitiva y el que estaba estacionado en las calles no cesó de silbar y de dar voces de protesta. Unos cuantos jóvenes que parece pertenecen a la organización de los escamots, se dispusieron a proteger a las. autoridades, repartiendo algunos estacazos y bastonazos, entre los que protestaban, los cuales se defendían asimismo con sus bastones. L a confusión que se o r i ginó fué enorme y las autoridades pugnaban en vano (por formar la presidencia- oficial, sin conseguirlo, y corría quiera que los hermanos de la víctima habían quedado algo apartados del coche mortuorio, muchas personas les obligaron a situarse en l a primera fila. 1 L A POLÍTICA Y L A S C U E S T I O N E S S O C I A L E S E N L A G E N E R A L I D A D D E CATALUÑA Agentes de Policía tiroteados p o r pistoleros. S e reúne el D i r e c t o r i o de Ja E s q u e r r a E l señor C o m p a n y s cree que no deben aplazarse las elecciones municipales. E n el entierro del joyero asesinado son apostrofadas las autoridades. 1 De sos atentados terroristas D e l asesinato del j o y e r o D e t e n ciones p o r otros hechos delictivos Barcelona 24, 3, tarde. L a Policía continúa sus pesquisas para el descubrimiento de los autores de los últimos hechos delictivos. E s t a madrugada procedió a detener a una mujer llamada María Teresa Faura, que parece ser es l a amante de uno de los individuos que tomaron parte en el atraco de ayer, Félix V i t a l i Este individuo había declarado ante l a Policía que acababa de llegar procedente de Manila y carecía de domicilio en Barcelona. E n virtud de los trabajos realizados por la Policía, se ha comprobado que V i t a l i habitaba en una casa de la calle de Maso Casanova, donde inmediatamente se practicó un detenido registro. Los agentes se incautaron de diversos objetos y documentos, que prueban claramente que el detenido, no sólo conocía a los otros dos individuos que tomaron parte en el atraco, sino que está en constante relación con ellos. También se comprobó que fué V i t a l i quien sacó de su casa la barra de hierro con l a que golpearon al señor González, padre. Estas diligencias, y otras que viene realizando la Policía, serán comunicadas al Juzg- ado, como nueva demostración de lá culpabilidad de los detenidos. Con María Teresa Faure ha sido detenida otra mujer, llamada Eugenia Garnier, que acompañaba a la primera. L a mujer detenida ayer, María Seguí, es la amante del apellidado Bordori, y las tres continúan detenidas en la Jefatura de P o l i cía. Esta madrugada se han realizado también varías detenciones relacionadas con el atentado de que ayer fué víctima, en el muelle, el patrono Agapito Blasco. Los detenidos serán interrogados y presentados a algunos testigos presenciales del hecho, y al herido en el mismo, para ver si les reconocen como autores del hecho. L a Policía ha recuperado la mayor parte de los géneros robados en un estanco de la calle de Cortes, en pleno día de la semana pasada. Los géneros recuperados tienen un valor de unas 3.900 pesetas, y corno supuestos autores del robo están detenidos Antonio Creus, su mujer, H i g i n i a Lahoz, y Juan Casas Bofarrol! dades comerciales y mercantiles y un enorme gentío, en el que se mezclaban individuos de todas las clases sociales, que deseaban acompañar el cadáver del infortunado joyero D Florencia González, vilmente asesinado anteayer por unos atracadores, y evidenciar de una manera elocuente l a protesta del comercio y de l a ciudad por el suceso. Se calcula que se congregaron en las inmediaciones del Hospital Clínico unas veinticinca m i l personas. Momentos antes de formarse la fúnebre comitiva, el alcalde accidental, Sr. Vilalta, penetró en el depósito judicial para expresar a los hermanos del interfecto el pésame de la ciudad por el criminal atentado de que D Florencio González había sido víctima. Con el alcalde llegaron también a l gunos concejales y poco después el Sr. Pérez Farras, comandante de los Mozos de Escuadra, con el secretario (política del señor Maciá, el gobernador accidental, señor Azcárraga; el jefe superior de Policía y u n diputado del Parlamento catalán. A eso de las cuatro y cuandoi iba a ponerse en marcha l a fúnebre comitiva, a l a que precedía una sección de guardias urbanos y el clero parroquial, con cruz alzada, y al formarse la presidencia de autoridades con los hermanos de l a víctima, de un modo espontáneo e impresionante surgió una protesta formidable del inmenso gentío reunido. L a protesta se exteriorizó en silbidos y gritos de ¡fuera! ¡fuera! dirigidos a las autoridades para obligarlas a que abandonaran l a presidencia del duelo. U n numero; OTRO 0 M U i S O DE LAS iM PESETAS A N T E E L ÉXITO E N O R M E M E N T E EXTRAORDINARIO A L C A N Z A D O POR E S T O S C O N C U R SOS, QUEDA ABIERTO OTRO E N LAS M I S M A S CONDICIONES QUE LOS ANTERIORES INTERESA A TODOS CONOCER L A S B A S E S D E E S T E CONCURSO A L C O N C U R S O D E L A S 1.000 PESETAS P U E D E N ACUDIR T O D O S SIN G A S T O NI E S FUERZO Véase Incidentes en el entierro del cadáver del joyero señor González. L a s autoridades, apostrofadas Barcelona 24, 12 noche. Esta tarde, cumpliendo las instrucciones giradas por las entidades comerciales de Barcelona, se cerraron, a las tres, todos los establecimientos comerciales, incluso los bares, en cuyas terrazas aparecían amontonadas las sillas sobre las mesas. E n muchos de ellos se había fijado un cartel, en el que se indicaba el cierre, como protesta contra el asesinato de! comerciante Sr. González. Desde mucho antes de las, tres comenzaron, a acudir al patio del Hospital Clínioo rumbosísimas representaciones de las enti- Blanco y le ff 4 L a correspondencia destinada a 5 este concurso deberá dirigirse poniendo en el sobre Para el concurso de. B l a n c o y Negro A l llegar el entierro a l a parroquia, las autoridades, vista la excitación de los concurrentes al duelo, abandonaron aquel lugar, marchando el alcalde en un taxi y el gobernador en coche oficial. Momentos antes de volver a ponerse en marcha la comitiva corrió la voz de que había llegado el señor Companys para figurar en l a presidencia del duelo, y ello originó de nuevo un gran g r i terío, mientras muchas personas se dedicaban SÍ buscarle, así como al Sr. Maciá, con el propósito de exteriorizar su protesta contra las autoridades. E l consejero de Gobernación, Sr. Selvas, que ostentaba l a representación de la presidencia de la Generalidad, tampoco pudo incorporarse a la comitiva, por la confusión que se había producido. U n o de los familiares de D Florencio González ha tenido que ser auxiliado de fuerte excitación nerviosa. Parece que se ha prestado auxilio a varios individuos que han resultado contusos durante la refriega que sostuvieron con los jóvenes escwmots L a fúnebre comitiva siguió por l a calle de Casanovas hasta l a Diagonal, donde se i n i ció el desfile ante las personas de l a familia del finado. E l gentío que se hallaba estacionado en la ¡Diagonal obligó a que la fúnebre comitiva; se dirigiera hacia, la calle de Salmerón, para pasar por donde había sido asesinado el se- ñor González. D e la Jefatura de Policía se han enviado dos camionetas con guardias de Alsalto, para evitar cualquier nueva a l teración de orden. A l llegar la comitiva á la calle de Salmerón, ésta se hallaba invadida por una inmensa multitud que hacía dificilísimo el tránsito por l a misma. L a multitud intentó detener el coche fúnebre en el lugar donde había sido asesinado el señof González, y se escucharon algunos silbidos; pero, al observarse que los guardias de Asalto hacían ademán de descender del coche, se ha callado toda manifestación que (pudiera parecer perturbadora del orden y el entierro siguió hasta l a Rambla del Prat, donde se despidió el duelo. Numero- sos concurrentes al luctuoso- acto se d i r i gieron al palacio de la Generalidad, desfilando en el mayor silencio. L a s autoridades habían adoptado grandes precauciones en la plaza de San Jaime, prestando servicio de vigilancia guardias dé Seguridad, situados en las bocacalles, y Mozos de Escuadra. U n grupo bastante numerosa se trasladó al P a lacio de Justicia, con la pretensión de en trevistarse con el- presidente de l a Audiencia. Parece que no pudieron lograrlo, pero hablaron con algún magistrado, ál que ex- presaron su deseo ds gue l a presiderjcifeJíig: 1 1 L
 // Cambio Nodo4-Sevilla