Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 16 D E A B R I L D E 1 933. NUMERO EXTR 10.20 CENTS. REDACCIÓN: P R A D O D E SAN S E B A S T I A N SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS, M U S O Z O L I V E C E R C A N A A T E T U A N SEVILLA ABC de Claudio Coello. Pudo apreciar el público que al caer en barrena el avión se desprendía del mismo un hombre pendiente del paracaídas y que sobre el tejado de 3 a casa donde había caído el aparato se elevaba una columna de humo. Todos estos detalles hicieron temer que el accidente de aviación hubiera revestido caracteres de gravedad. DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O VI G E SIMO N O V E N O J N U M E R O 9.335 C O N OCASIÓN D E L A F I E S T A D E AVIACIÓN CELEBRADA AYER E N BARAJAS, S E P R O D U 1 E R O N DOS A C C I D E N T E S D E AVIACIÓN EN MADRIDY EN DICHO AEROPUERTO, RESULTANDO EN TOTAL SEIS M U E R T O S Y V A R I O S H E R I D O S C a e u n aparato en el tejado, que incendia la casa número 3 i de Ja calle de C l a u d i o C o e l l o fallecieron anoche. E n Barajas aterriza violentamente o t r o avión, resultando pereciendo que el observador y resultando tan gravemente heridas tres señoras que se hallaban en el último p i s o teniente G o b a r t L u q u e y el sargento Jiménez L o b a t o La fiesta de Aviación, que, por su amplio programa, el público había acogido con despierto interés, se ha malogrado por la doble y siniestra ocurrencia del accidente sobre el campo de Barajas, y de la trágica caída sobre un edificio de la calle de Claudio Coello. El gentío que presenciaba en el Aeródromo y en sus alrededores los ejercicios de las escuadrillas advirtió instantáneamente, desde que el aparato, falto de atando, iniciaba un descenso vertiginoso, la irremediable fatalidad del choque contra el suelo y las consecuencias mortales para los aviadores. Un ¡ay! prolongado, proferido por millares de voces, se confudía con el estrépito del golpetaso. La impresión de horror y de condolencia fué tan unánime, que, espontáneamente, sin esperar aviso alguno de suspensión, casi todo el público comenzó a desfilar. No menor impresión de espanto circuló por el público transeúnte en La Cibeles, Puerta de Alcalá y calles inmediatas, al ocurrir el otro suceso en la calle de Claudio Coello. Y la impresión se extendió con rapidez fulminante por toda la capital. El pueblo de Madrid, siempre sensible ante la desgracia, se mostraba anoche apenado por los dos accidentes acaecidos horas antes. En todos los sitios el comentario de condolencia era tan xpresivo como idéntico. Al darle eco no éffnecesario añadir citan de corazón nos sumamos a esas expresiones del ánimo público, tan justamente apenado. Pero para cumplir cabalmente nuestro deber informativo, también hemos de consignar que se comentaba con extrañeza y con censura la constante infracción- -de que ayer hubo copioso ejemplo- -de una orden que no sabemos se haya derogado, que está en vigor, prohibiendo el paso de los aviones sobre los poblados. Esa orden, basada, por cierto, en un acuerdo internacional, se desobedece constantemente. Nuestros lectores de Madrid- y acaso también los de otras poblaciones- -son frecuentemente testigos de ello. Si los aparatos de Tablada hubiesen llevado otro trayecto, lejos del caserío, es probable que el accidente no hubiese adquirido la gravedad que tuvo. De todas maneras, cumplimos un deber recordando la conveniencia de observar la orden, Y es la Dirección de Seguridad la que debe meditar y resolver. Madrid 15, 6 tarde. Esta tarde, próximamente a las cuatro, el público que transitaba por la calle de Serrano se encontró dolorosamente sorprendido con el espectáculo que ofrecía la vertiginosa caída de un aparato sobre ana de las casas de la calle enclavado en la misma manzana de casas donde se ha desarrollado el trágico accidente. Según los médicos que la asistieron, si no surge ninguna complicación la herida, no reviste importancia. muertos sus tripulantes, el C ó m o ocurrió el accidente Pocos momentos después comenzaron a conocerse noticias de la forma con que se ha desarrollado el trágico accidente de A v i a ción. E l aiparato que cayó sobre el tejado de la casa número 29 de la calle de Claudio Coello lo pilotaba el cabo Andrés García de la Calle, de la Base de Tablada, que llevaba como pasajero al sargento de la Radio Tomás Garrido Barrero. Según cuenta el piloto, yendo en escuadrilla con ocho aparatos más, el suyo iba a la distancia de un metro del biplano del capitán que mandaba el grupo de Aviación. Inopinadamente oyó un ruido muy extraño en el motor y entonces Andrés tiró de la palanca y vio que en el aparato se había producido una avería de importancia. Tan rápido se produjo el descenso del avión que no le dio tiempo más que para quitarse el cinturón y lanzarse al espacio en el paracaídas. Fué a parar sobre el tejado de la ¡antigua casa de la Moneda, que da a la calle de Serrano. Inmediatamente acudieron en su auxilio y por una escalera descendió del tejado. Por rotura de un cristal sufrió una herida en la mano derecha. A c u d e n los b o m b e r o s Impresión en el público E l suceso se desarrolló minutos antes de las cuatro de la tarde y rápidamente acudió el servicio de incendios con varias bombas. Los trabajos desde los primeros instantes iban encaminados a evitar que el fuego h i ciese pasto de las llamas a las casas, sobre todo en la que cayó el avión. L a conmoción es extraordinaria en la barriada. A l inmenso público que acude al lugar del suceso lo contienen fuerzas de Asalto y soldados de Infantería, que impiden el acceso al edificio. E l cadáver del sargento c a y ó al patio de la casa M a d r i d 15. E l aparato que cayó sobre la casa número 29 de la calle de Claudio Coello es el R- 3, de Tablada, y pertenecía a la escuadrilla del capitán Rexach. A l caer el aparato sobre el tejado de la. citada casa hizo explosión el motor y seguidamente se elevaron unas grandes llamaradas, que empezaron a consumir la armadura. A l verificarse el encontronazo del aparato con el tejado murió el sargento observador y su cadáver, completamente destrozado, fué a caer al patio de la casa número 29. E n el momento de caer el aparato, como la caída había sido presenciada por todo M a drid, numerosas dirigieron a l a calle de C l a u d i o j l M f t t a l la aglomeración de gjrjÉl rieros momentos e s t o r h i k t o los vecinos H l a s pues de los M u e r t e del sargento G a r r i d o Como antes decimos, el aparato cayó sobre el tejado que da a las guardillas de la casa citada anteriormente. Se prendió fuego, ardiendo en su totalidad, como asimismo el tejado. E l sargento que lo ocupaba, T o más Garrido, cayó al patio de la casa, y quedó muerto en el acto. púb v eros a í o a H m t a s per- L o que cuenta una vecina. mujer herida Una Cuenta una vecina de la guardilla, llj á- Felisa García, que hallándose en cansillo con otras oyeron el ruido iprj por la caída del avión y sin tiempo cosa advirtieron que la techun rrumbaba. H a y herida una nujer, Fernández de L sg ¿ue fi gabinete insátco deí