Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO DO. ILUSTRAVIGE- DIARIO DO. ILUSTRA AÑO AÑO V I G E- SIMONQVENO 10 C T S N U M E R O FUNDADO E L i D E J U N I O D E 1905 P O R D T O R C U A T O SIMONQVENO 10 C T S N U M E R O LUGA DE TENA ESCENAS D E LA VIDA CONTEMPORÁNEA 1 VOTOS D E MU ER Se ha inaugurado un nuevo estilo. (Un gobernante. E n las elecciones del domingo votaron muchas mujeres. Por el hueco que rompía l a amurallada pared, la- luz poniente alumbraba el trabajo de los ruecas. U n grupo de mujeres repasaba ropa de iglesia, Sentadas en el esparto del suelo. Substituíanse raídos encajes, componíanse sabanillas de altar, terciopelos lustrosos, telas de plata. Las mujeres hablaban poco y quedito. Casi todo lo decían con suspiros, invocando a los santos preferidos. L a tarea comenzada con el alba había de termií narse con el Ángelus. A la mañana siguiente había de hacer sus votos doña Guiomar en el convento de la Encarnación, de A v i l a de los Santos. Año mil quinientos... Año 1933. E n la casa se recibe un padrón. Se está haciendo un Censo nuevo. E n este Censo, por primera vez, se anotan las mujeres. Pasado el tiempo se anuncia que en la plaza Mayor se han colocado unas listas domiciliarias de personas con derecho a voto. Se ruega una consulta individual de comprobación para reparar errores posibles. A c u den los empadronados. Años atrás acudían solamente hombres. Este año acuden muchas mujeres. Son las mujeres que tienen voto. Las nietas de doña Guiomar, que practican una nueva forma de voto. Ágiles, de cuerpo galgueño modelado por el deporte, van de un tablero a otro buscándose, para ejercitar un nuevo derecho que el tiempo las conquistó. U n tiempo más justo que el de su abuela, a la que no le era permitido ni la risa sonora. P A R A L O S AMIGOS D E L A U N I O N SOVIÉTICA Hace unas semanas la Prensa europea publicaba un documento terrible, acusador, sobre la situación de Rusia bajo el dulce régimen soviético, que ha hecho bueno al de los Zares autocráticos. E r a una carta de la hija de Tolstoi, dirigida al mundo civilizado, para revelarle los horrores que está padeciendo el pueblo ruso a pesar de la tenaz propaganda de sus agentes bolcheviques, con el fin de Convencernos de que aquel país es una A r c a dia. Y o no recuerdo haber leído la traducción de aquella carta en ningún periódico español. A l menos, tengo la certeza de que aquí la Prensa en general no le concedió la. importancia que se le ha: dado en el extranjero. Tampoco debe sorprendernos el silencio, acaso intencionado, de nuestros órganos revolucionarios, ya que el propio Trotsky ha dicho, con irónico desdén: E n España no necesitamos hacer propaganda comunista en la Prensa, porque allí nos la hacen gratis los periódicos burgueses y capitalistas. Veamos, pues, ahora lo que hoy dice Alejandra Tolstoi, la hija del gran novelista León Tolstoi, que tanto fomentó en el pueblo ruso el espíritu revolucionario con sus absurdas teorías sociales. Bajo el epígrafe N o puedo callarme publica lo siguiente: Cuando en 1908 el Gobierno zarista condenó a muerte a algunos revolucionarios, un grito salió de la boca dé mi padre: No puedo d a l l a r m e! Y el pueblo ruso, unánime, se unió al grito de protesta contra aquel asesinato. j Ahora, cuando millares de seres humanos, en el Norte del Cáucaso, son fusilados o desterrados y que mi padre ya no vive, siento la imperiosa necesidad de elevar mi débil voz contra las ferocidades bolchevistas, tanto 1 1 (En una calla de cualquier ciudad. Dos sindicalistas dialogan melancólicamente. S I N D I C A L I S T A P R I M E R O -Los comunistas han matado a nuestro compañero José. S E G U N D O -N O podré olvi- SINDICALISTA darlo i nunca. ¿Qué haríamos para que ese crimen fuese castigado? SINDICALISTA PRIMERO. ¿Traes tu pis- tola? SINDICALISTA SINDICALISTA SEGUNDO. -Sí. PRIMERO. -L a casualidad nos ayuda. Aquel hombre que cruza l a calle simpatiza con los comunistas. Dispara... á José? S I N D I C A L I S T A SEGUNDO. ¿E s el que mató SINDICALISTA PRIMERO. -No; pero está Suscripto a dos revistas que propagan el comunismo. Tírale. ¡Püm! Cae un sereno de comercio está cobrando sus recibos. SINDICALISTA TRÍMERO. ¡No es ¡Ptim! Cite recadó. SINDICALISTA un chiquillo que va que ése! ¡E s aquel que abre tanto los ojos! ¡F u e g o! a un mal. T R Í M E R O -T i r a s muy Espera. (Dispara él mismo. justicia está hecha. (Vanse (En un teatro orador acaba de presionante, en el jos para arreglar ¡Y a cayó! L a tarareando. se celebra un mitin. El segregar un párrafo imque da definitivos conseel mundo. E L I ORADOR. -Dicho esto, comprenderéis que si, no votáis al señor Pérez, la sociedad está perdida. toy conforme, y me gustaría hacerle callar a usted Ccn un argumento que tengo a mano! E L ORADOR. ¡Venga ese argumento! UN O Y E N T E (Desde el paraíso. ¡No es- (Uti seguiído después recibe una pedrada en los parietales y se encierra en el tenas mutismo de las conmociones. O Y E Í N T E SEGUNDO. (Al oyente anterior. (Le hunde mi fruutal con. una porra. E L PADRE DEL OYENTE P R I M E R O -E n Usted es un equivocado. V o y a convertirle. nervioso estado en que me ha puesto el ver a m i ljijo golpeado, no puedo sufrir los g r i tos que lanza aquella señora del proscenio. Hagámosla callar antes de pasar a otra cosa. llegado el momento de exponer mi ideales. (Le dispara un tiro, y la señora cae. E L ¡MARIDO D E L A SEÑORA. -Creo que ha el (Arroja los cinco pesados sillones del palco sobre un grupo de espectadores. Los amigos de éstos vacían sus pistolas contra los bornberos. La concurrencia abandona el local en ¡perfecto orden y es vapuleada y desnudada en la calle por un grupo de sociólogos disconformes. (Grupo de campesinos en torno al cadáver del administrador de una finca. E L J E F E DE LOS CAMPESINOS. -Compañe- ros: L a conformidad es el más fuerte enemigo del progreso. liemos conseguido el rep a r t o! de las tierras. N o nos detengamos aquí. Exi jamos también el reparto de los difuntos -Proceden dáver. a convertir en trozos al ca- Y el domingo, 23 abril, el alba alumbró la nueva conquista, y las mujeres españolas se acercaron a los Colegios electora es. S i n duda lo hicieron con una gran emoción y una gran sinceridad y hasta con un gran instinto político. L a mujer tiene un buen sentido de la realidad. N o hay sino verlas en los Institutos. Pero, además de la aportación de más como que he trabajado doce años con el su cultura nueva, puede traer a la ciudadaGobierno soviético y he visto con mis pronía la armonía de ¡ue estamos necesitados. pios ojos extenderse el terrorismo. Esta modalidad de la vida política tiene toE l mundo callaba. Millones de hombres das mis simpatías. Creo en la influencia de la mujer en la sociedad y creo necesario que eran, desterrados o morían en las cárceles y esta influencia salga del hogar a la calle. en los campos de concentración. Miles de Todavía habrá resistencias espiíituales. N o ellos eran fusilados en el acto. en balde llevamos siglos de reclusión de la Los bolcheviques, la empredieron primero mujer. Hasta hace poco la mujer española se con las clases enemigas, con los creyentes, diferenciaba de la mujer marroquí en que los religiosos, los profesores, los sabios. A h o llevaba la cara descubierta. E n cada casa, sin ra la emprenden con los obreros y los camproponérselo, casi sin darnos cuenta, tal es pesinos... y el mundo; sigue callando. la fuerza de la. costumbre, había un pequeño convento. U n día, cuando mis hijos eran peDesde hace quince años el pueblo ruso paqueños, pedí permiso a la profesora, que era dece esclavitud, hambre y frío. El Gobierno francesa, parn nue drías? i r a os niños a bolchevique sigue oprimiéndole, y le arrebauna- fiesta. ¿Y las niñas -replicó- ¿P o r ta su trigo y otros productos, que envía al qué han de ser sólo los niños? Desde extranjero, porque necesita dinero, no só o aquel día nunca he vuelto a hacer distingos para comprar maquinarias, sino para Vt injustos, preferencias de las eme no me daba la propaganda comunista, en el mundo entecuenta. E r a ya una necesidad incorporar a la mujer totalmente a nuestra vida. Hacerla ro. Y si os campesinos- protestan y ocultan partícipe y responsable también. Hoy ya no su. trigo pan. sus familias hambrientas... se podemos temer su incultura, que es más esles fusila. tudiosa que los hombres. Y como hay a go E l pueblo ruso ya no tiene fuerzas para en ella perdurable, que es la ternura, suavizará con su intervención estas esquinas que. soportar sus padecimientos. L a rebeldía late por todas partes: en las fábricas, en los los hombres tenemos y que cada día se acusan más y cada día nos hace más difícil el talleres, en los pueblos y hasta en regiones ensamblarnos cordiaimente en la vida. enteras. Los campesinos, arruinados, mu r W, F E K í í A N D E Z F L O I R E Z G. C O R R O C H A N O ñéndose de hambre, se fugan 4 ¿Ucrania. por miliares
 // Cambio Nodo4-Sevilla