Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 27 D E A B R I L 1 D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G i g Congregaciones con láminas intransferibles, o bien en metálico, después de la oportuna contratación de empréstitos. Acordó también la minoría que se defienda la incompatibilidad para la enseñanza privada. o pública de todos los religiosos, aunque tengan títulos facultativos. A l conocer el Sr. Maura estos acuerdos radicalísimos de la minoría radical- socialista, dijo que, a su juicio, no podrían ser aceptados de ninguna manera por las minorías que no están en la comunidad de gobernantes. Los acuerdos, además- -a juicio del Jefe conservador- son anticonstitucionales y el presidente de la República ha de guardar fielmente la ley fundamental del Estado. E l Sr. Martínez de Velasco, hábilmente, logró, con una frase intencionada, que el Sr. Azaña dijera que no tuvo la pretensión de hacer meditar a la opinión pública sobre la visita que anteayer hizo al jefe del Estado antes de que se iniciara el debate político. Para don Alejandro Lerroux so bra ya Ja palabrería Preguntamos a D. lA kjandr ot Lerroux qué significación tenía su silencio, ya qué había renunciado a hacer uso de la palabra -Yo me he sentido bien interpretado por. el Sr. Botella Asensi- -nos contestó- Siempre creí que el debate había de quedar reducido a 3 a notificación del Sr. Botella en nombre de las oposiciones y a la contestación del jefe del Gobierno. Luego he visto que el debate tomó otras derivaciones. En el bolsillo tengo el guión del discursa! que yo pensaba pronunciar esta tarde. Después he variado de propósito, porqué creo que sobra ya la palabrería. Piemos llegado al memento de los hechos y los hechos son los que se derivan de la obstrucción a todo trance acordada por las oposiciones Comparto muchas de las ideas expuestas por el Sr. Maura. ¿Qué se conseguiría con que yo las reiterara? No- soy partidario de las batidas parlamentarias. Me parecen más útiles, sobre todo con esta Gobierno, las actuaciones. Y en e s o í estamos Yo no hablaré si no soy directamente aludido por el Gobierno. El señor Azaña, en un discurso de dos horas, pretende refutar los argumentos de los señores Cas- trillo y Maura Lo significativo en el discurso que ayer pronunció el Sr. Azaña fué su acometividad contra el Sr. Castrillo, a quien maltrató, y su manifiesto deseo de refutar, uno (por uno, minuciosamente, con clara reiteración, l cs argumentos que hubo de emplear anteayer el diputado progresista. LA los mismos amigos del Gobierno extrañó este empeño del señor Azaña. Tenía éste para contestarlos, en fila, todos les ataques del Sr. Maura y los lógicos razonamientos del Sr. Gil Robles. Pero fué el Sr. Castrillo el objeto de sus preferencias. ¿Por qué? ¿Por su significación política? En el extracto consignamos los temas abordados por el Sr. Azaña. Hemos de decir aquí que estuvo difuso, con léxico poco elevado, y usó del tono irónico y despectivo que tanto le Censuran las oposiciones. Con una novedad. E l Sr. Azaña se esforzó en exteriorizar su buen humor y lo consiguió plenamente, sobre todo al dirigirse al señor Maura. Todo el mundo notó que el Sr. Azaña lío quería recoger las apreciaciones incontrovertibles del Sr. Gil Robles. Seguramente debió comprender que el camino era didícil y quizá peligroso. El señor Gil Robles pronuncia un gran discurso Toda la primera parte de la sesió se consumió en la defensa de la proposición de los agrarios, en la que éstos pedían que se suspendiese el examen del proyecto de Confesiones religiosas, hasta que quedara liquidado el debate político, ya que la atmósfera estaba caldeada. E l propio presidente de las Cortes había dado muestras de su mal humor al contestar con acritud al diputado agrario Sr. Aizpún, mantenedor de la propuesta. Se El señor Alba prefiere no hablar veía claramente que la minoría agraria esL a sesión sugirió al Sr. Alba la siguientaba dispuesta a agotar todos los recursos pate frase: ra obstruccionar el proyecto de Confesio- -Prefiero no hacer comentarios. nes y Congregaciones; y esta actitud era observada con regocijo por las oposiciones Para el señor Unamuno el G. o- republicanas y con enfurecimiento bien notorio de los elementos ministeriales. bierno no gobierna y las oposiEn esta atmósfera se levantó para hablar ciones, sí el Sr. Gil Robles. Para ponderar su discurso Don Miguel de Unamuno decía ante uri sólo hemos de hacer la observación de que grupo de diputados que para el Gobierno no fué interrumpido ni una sola vez, a pesar EÓlo existe l a mayoría y las oposiciones np de que dirigió ataques rudos al Gobierno y Comentarios. Don Melquíades cuentan. subrayó una y otra vez, todas las que quiso, -Yo creo, sin embargo, añadía, que las ¡la tremenda derrota del Ministerio en las Alvarez elogia el discurso del pasadas elecciones. oposiciones. gobiernan mediante la fiscalizaseñor Gil Robles ción y que a veces gobiernan mucho más Con un razonamiento de lógica perfecta Susipendido el debate político, después de que el propio Gobierno. Ahí está ese Go demostró que la minoría agraria fué tratala intervención del Sr. Azaña, los pasillos bierno sin poder moverse. da desde el primer momento con hostilidad y desdén, y que siempre se vio perseguida en recobraron su animación. los más caros ideales por la política sectaria Preguntamos a D. Melquíades Alvarez El señor Franchy Roca dice que del Gobierno. Todos los caminos fueron cequé juicio le habían merecido los discursos. rrados por la mayoría, sobre todo aquel que Sin agravio para nadie, el mejor discurso el jefe del Gobierno saca las coconduce a la expresión de la opinión pública de este debate político corresponde al señor sas de quicio por medio de una convocatoria de elecciones G i l Robles. H a estado preciso en la frase, E l jefe federal, interrogado por los periogenerales. claro en las ideas y contundente en los razonamieatos. Además es el discurso que- ha distas, dijo que el modo de- discutir del seRefiriéndose a las elecciones dijo que los ñor Azaña es bastante cómodo. Saca las coV causado daño al Gobierno. agrarios han demostrado que son los más, y sas de quicio y siempre sale bien. que los apoya y los alienta una enorme corriente de opinión pública. Don Miguel Maura dice que el El señor Beunza censura el tono Causó verdadera sensación en la Cámara el argumento empleado por el Sr. Gil Ro- jefe del Gobierno ha escamoteado y los modos del señor Azaña bles para demostrar que el presidente del la contestación Consejo hubiera dedicado elogios sin tasa E l diputado yasconayarro Sr. Beunza dijo a los burgos podridos si éstos le hubieraní- -Me han parecido excelentes los discur- lo siguiente: otorgado su sufragio; y asimismo fué acogisos de los Sres. Gil Robles y Martínez de- -i a idea de lo que es el Sr. Azaña la d i do con muestras de asentimiento, en un gran Velasco- -dijo- Sus argumentos no tie- su tono de chacota al enjuiciar problemas y sector de diputados, el párrafo que dedicó a nen vuelta de hoja, y resbalan en la imper- co: as de trascendencia. Así se ha expresado mostrar la inclinación al sofisma deí señor meabilidad del Gobierno. Esto, sin embargo, en la tarde de hoy como si no le importara Azaña. L a elección del domingo no se planes inútil. Fuera de aquí l a opinión sabe ya nada lo que sucede fuera del Parlamento. teó en torno al régimen, sino en orden al a qué atenerse. En cuanto al Sr. Azaña no Lo verdaderamente curioso es que se Gobierno; es decir, que se votaba en pro o ha contestado uno solo de mis argumentos. acepten como buenos los argumentos del en contra del Ministerio. Yo dije que el Gobierno se apoyaba en tres jefe del Gobierno. Para él no tienen imporgrandes ficciones: la de una mayoría par- tancia alguna los pueblos que han votado, Últimamente el Sr. Gil Robles insistió una y otra vez en la necesidad de disolver el lamentaria representante de la mayoría del cuando se le dice que sus sufragios: fueron Parlamento y acudir a las elecciones genepaís, la de una mayoría ipara gobernar y la de derechas, y, sin embargo, no tiene inconrales, en las que obtendrían las derechas un de que esta mayoría es homogénea. ¿Ha di- veniente alguno en ponderar, exaltar y subenorme triunfo. cho algo de todo eso? Pero yo lo traeré ma- rayar la importancia de que hayan salido ñana a la. realidad. E l Sr. Azaña quiere es- ocho o. nueve mil republicanos. Pero, ¿qué La intervención del jefe agrario caparse... y no puede. pueblos los votaron? A continuación habló el Sr. Martínez de Velasco. Su discurso fué breve, preciso y El jugador de mingo claro. Subrayó la importancia del triunfo E l Sr. Martínez Barrios se expresó así: 1 obtenido por los agrarios. Demostró que la- -E l Sr. Azaña no ha contestado a ninpolítica desatentada deí Gobierno ha sido Hoy jueves, en vermouth benéfico, gún discurso. N i siquiera al del Sr. Gil la gran alianza de las derechas españolas, y pidió que la política se oriente en el sentibillar, UNA N O C H E CELESTIAL Robles. Cerno ciertos jugadores dee ¡j. cftta do que han marcado los votos en las elec- Opereta cantada por John Boles jr la etnisólo ha jugado con el mingo, r ¡ne d ws del pasado domingo, ocasión ha sido el jefe progresista. nente fliva Evelrn- Ifaye, 1 TEATRO LLORENS
 // Cambio Nodo4-Sevilla