Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S xa D E M A Y O D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 20. ¿Dónde vais a meter a esta población estudiantil? ¿Tenéis locales? ¿De cuántas Marías de Maeztu disponéis en vuestras Residencias? (Risas. L o que ocurre es que sabéis que no podéis sacar el proyecto, porque os vais a i r Y pensáis: E l que venga atrás, que arre. E l Sr. D e los Ríos no nos ha explicado cómo va a crear, por medios taumatúrgi- i eos, esps internados. (Rumores en la raía- yoría. Y o digo que las leyes que no tienen realidad ponen en ridículo al Gobierno y a las Cortes. ¿Que las personas que están acostumbradas a llevar a sus hijas a los actuales internados de religiosas van a inscribirlas en otros del Estado, que no se sabe l o que van a ser? N o lo creáis. (Protestas de la mayoría. Por algo el Gobierno redactó su proyecto en l a forma que hoy reproduce l a minoría radical. L a s palabras del ministro no tranquilizan a nadie. L a solución no se i m provisa con palabras y con fraseología. E n interés vuestro debéis retirar ese dictamen. E l jefe d e l G o b i e r n o d e c l a r a q u e se p e d i r á n l o s c r é d i t o s n e c e s a r i o s p a r a la a p l i c a c i ó n d e l a l e y E l presidente del C O N S E J O ante las p a labras del Sr. Royo Villanova, tiene que decir que esta ley que se está votando es una ley seria, de carácter orgánico, y no una ley financiera o de presupuesto. Declara que el Gobierno solicitará oportunamente del Parlamento, los medios necesarios para llevarla a cabo. L e interesa tranquilizar al Sr. Villanova respecto de este extremo. D i s c u r s o del señor Pildaín E l Sr. P I L D A I N dice que pocas veces se ha levantado a hablar en situación tan comprometida, pues tiene que contestar a persona de tanta cultura como el ministro de Instrucción Pública, en quien reconoce tolerancia y respeto para las ideas de los contrarios. Pide al Sr. D e los Ríos que no se deja influir por el rencor de quiénes apasionadamente combaten l a enseñanza religiosa, Solicita el cumplimiento de l a Constitución, qué prohibe l a enseñanza a las Ordenes Religiosas, pero no a las Congregaciones. Hacer lo contrario- -dice- -es vulnerar. L a s Congregaciones pueden levantar su voz en nombre del derecho y decir que los anticonstitucionales son los propios ministros. Con relación al derecho de los padres dice que tiene que secundar l o que se ha estudiado a este respecto en el mundo. L o s niños no pueden elegir, y, en su nombre, pueden ejercer este derecho los padres, no el Estado; y no es un reaccionario n i un congregacíonista el que aboga por el derecho de los padres, que son quienes transmiten sus apellidos a los hijos, y no el E s tado es León du Suit, quien es tan laico como el Sr. D e los Ríos, y aboga por el derecho preferente de los padres. L a teoría contraria es l a del fascismo, l a de H i t l e r educar a los niños en Ta doctrina del Estado; pero todo hombre liberal debe estar enfrente de ese proceder de M u s solini, de H i t l e r y del ministro de Instrucción Pública. (Rumores y risas. Recuerda que el Tribunal Federal de Washington, en función de Tribunal de ga. rantías, echó abajo una ley análoga a l a que ahora se está discutiendo en nuestro P a r lamento, por su carácter anticonstitucional. Afirma que este proyecto es un ataque al buen nombre de España. Cita a l a Universidad de Lovaina, que es l a única que ha establecido en serio en Europa los estudios hisoánicos y que tiene tan preferente; aten 1 conversación con el Sr. Fernández Clérigo, y si ahora no lo recuerda, allá él. E l ministro de J U S T I C I A Esas son referencias de pasillos, a las que no presto atención. E l Sr. S A L A Z A R Tengo un perfecto derecho a repetir aquí dentro lo que se ha dicho en el seno de l a Comisión. E l ministro de J U S T I C I A Insisto en que nada he dicho, y añado que IK tolero impertinencias de su señoría n i de nadie. E l Sr. S A L A Z A R (indignado) Eso es impropio de un ministro y yo llamo l a atención de l a presidencia sobre l a conducta de un ministro que interrumpe constantemente y no deja cumplir su misión fjscalizadora a los diputados, llegando a cometer l a impertinencia de llamarme impertinente. (Caanpanillazos y protestas de l a mayoría. E l S r B E S T E I R O ruega; que se evite todo apasionamiento. E l S r S A L A Z A R insiste en su protesta. E l S r E S T E L R I C H ¡Qué arrebato os ha dado el quorum! (Protestas de los radiE l Sr. S A L A Z A R mantiene que el propio ministro reconoció que era imposible fijar plazo y no se explica que ahora l a Comisión se sienta acuciada para fijarlo. P o r eso mantiene su voto contrario al dictamen nuevo que fija l a sustitución para octubre. D i c e al ministro de Justicia que es menester conocer las estadísticas de las enseñanzas actuales. Afirma que el Gobierno debe ser prevenido porque una sustitución precipitada puede conducir al fracaso del sistema. Asegura que cuando un grupo de diputados defiende en frente del dictamen el primitivo proyecto del Gobierno, merece mayor consideración todavía que el Gobierno. Se dirige al ministro de Instrucción Pública y le pregunta si l a sustitución de l a enseñanza religiosa por l a del Estado puede ser inmediata como propone en su voto el Sr. Baeza Medina, o, por lo menos, se podrá llegar a ella en el mes de octubre. E l Sr. J I M É N E Z D E A S U A dice que la interpretación de la base transitoria que se discute es que al día siguiente de aprobada l a ley ha de quedar suprimida l a enseñanza religiosa. E l Sr. S A L A Z A R A L O N S O estima respetable l a opinión de la Comisión, pero estima ineludible que hable el ministro de Justicia. Interviene el ministro d e Instrucción Pública E l mnistro de I N S T R U C C I Ó N P U B L I C A alude a l a estadística referente a l a enseñanza religiosa, que ha publicado el ministerio, en l a que se deduce que l a población escolar educada por los religiosos asciende a 350.000 niños. Asegura que para sustituir l a enseñanza religiosa por la del Estado se necesitan siete mil nuevas escuelas. Cree posible el esfuerzo para primero de enero, y necesaria también su realización, porque está impuesta por consideraciones de carácter político. Recuerda que este esfuerzo de creación de escuelas l o hizo y a l a República a su advenimiento. Y como estaba acordada a creación de 4.000 escuelas, más sólo habrá que rectificar el acuerdo elevando el número a 7.000. Estima, que es necesario acometer enseguida esta sustitución. Cree que el Municipio no va a cooperar a l a creación de estas escuelas con su aportación de locales, material primario, etcétera, lo cual es reglamentario; pero aún así el Estado tiene medios sobrados de acometer l a reforma. Declara también que l a sustitución por el Estado- de la enseñanza religiosa en materia de segunda enseñanza, es también posible para l a fecha de primero de octubre. P a r a ello se necesitarán 510 profesores y para formarlos está dispuesto a llamar profesores de normales, licenciados, profesores de Institutos y someterlos a un cursillo de seis meses, que se dará este verano en Chamarán, Santander y otros Centros pedagógicos. E l Sr. M O L I N A N I E T O interrumpe diciendo que se debe pensar en tanto gasto innecesario como esto va a representar (rumores) y en lo que supone la medida contra el derecho de los padres a elegir l a educación conveniente para sus hijos. E l ministro de I N S T R U C C I Ó N P U B L I ca contesta diciendo que este camino sirve a la idea que siempre tuvo de crear un Estado a base de cultura; y por lo que respecta a los padres de familia dice que se trata de servir a los intereses de los hijos, y no los de los cabezas de familia. Sale al encuentro de lo dicho días pasados por el Sr. Royo Villanova. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A Pido la palabra para alusiones. (Risas. L o digoporque el presidente no me deja hablar. E l P R E S I D E N T E H o y hablará su señoría. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A Dios se lo pague. (Nuevas Risas. E l ministro de I N S T R U C C I Ó N P U B L I C A afirma que pronto podrá disponer el Estado de veinte internados. P o r lo que respecta a los nuevos profesores, no se trata de incorporarlos a los escalafones, sino de hacerlos practicar en los cursos escolares. Estima que el sistema de- oposición ha fracasado, porque los ingresados se convierten en funcionarios, muchos de los cuales se desvían prontamente de su vocación. Se entabla después un diálogo entre el m i nistro y el diputado católico Sr. Urquijo acerca del régimen de Inglaterra sobre l a subvención del Estado a las escuelas confesionales. E l ministro afirma que l a subvención se otorga con condiciones, esto es, con la cláusula de conciencia Después justifica que frente a l a tesis seguida en España durante siglos, se presenta hov la antítesis que defiende el Gobierno actual, pues en España se han separado a maestros de sus cargos por no acudir con los niños a recibir a los arzobispos. Después habla del camino seguido por H i t l e r en Alemania imponiendo hoy una intervención del pastor protestante en la enseñanza, pero esto- -dice- -ocurre en los países de fermento hugonote que no existe en España. Termina con un párrafo dedicado a la excelsitud del laicismo, que es aplaudido por la mayoría y los radicales. E l Sr. S A L A Z A R A L O N S O mantiene su voto. L o s internados d e monjas n o tienen sustitución p o s i b l e E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A dice que en la estadística no se habla para nada de la segunda enseñanza para las niñas de diez a quince años. Afirma que en Granada habló con unas monjas que se dedican a la enseñanza. (R u mores en los socialistas. ¡Pues así es como se estudian los problemas! exclama. E n dicho Centro recibían instrucción una 3 cincuenta niñas de los pueblos de l a provincia, confiadas por las familias a la seguridad del colegio religioso. ¿Cómo se ha de sustituir esta enseñanza? N o se trata de presionar al Gobierno- -dice- pero nadie me puede convencer de que en primero de octubre, aunque. estén designados profesores y organizados los internados, se van a llenar, éstos de muchachas estudiantes.