Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 16 DE MAYO DE 1933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 24. E N USÁNSOLO S E PRODUCE UN CHOQUE ENTRE REPUBLICAN O S Y NACÍ O N A L I S T A S Resultan una mujer y un niño muertos. D o s heridos graves Bilbao 15, 4 tarde. A y e r noche se produj o en Usánsolo, barrio de Galdacano, un choque entre republicanos y nacionalistas, en el que unos y otros hicieron uso ds las armas, resultando dos muertos, una mujer de cincuenta y cuatro años, y un niño de trece, y dos heridos, uno de ellos gravísimo. L a noticia no se conoció en Bilbao hasta las primeras horas de la madrugada, si bien para entonces había destacado la autoridad gubernativa un camión de guardias de A s a l to, que después de restablecer la tranquilidad quedó cuidando de la vigilancia en d i cho punto. D e cómo se produjo el hecho circulan muchas versiones. Según una que llega a nosotros por conducto fidedigno, ayer se celebraba en el citado barrio la romería de San Andrés, que congregó no solamente gente de! pueblo, sino de toda la provincia, y con este motivo el Batzoqui engalanó sus balcones izando l a bandera nacionalista. A l propio tiempo, los republicanos del grupo radical- socialista tenían organizado un mitin en Amorabieta, y con este motivo pasaron ante el Centro Nacionalista bastantes republicanos, sin que se produjera el menor incidente, hasta el momento en que acertaron a pasar por l a plaza de San Andrés dos autobuses ocupados por republicanos que iban al mitin. N o sabemos de quién partiera l a provocación, pero es lo cierto que se dieron vivas a l a República y goras a Euskadi, y que con este motivo se produjo el primer encuentro, que por fortuna no tuvo ahora consecuencias, pero bastó para exacerbar los ánimos y prepararlos para el choque sangriento que por causas idénticas habría de lamentarse más tarde. Volvieron los excursionistas a pasar bajo el Batzoqui, y otra vez se lanzaron los consabidos vivas y goras, e inmediatamente se inició un intenso tiroteo que duró bastante rato, y en. -el curso del cual llegaron a hacerse a la vez más de cien disparos. Los republicanos debieron echar pie a tierra de sus autobuses para tirotear a los del Batzoqui, en tanto que éstos avanzaron hacia ellos con el mismo propósito, porque tanto los autobuses como el Batzoqui presentan numerosos impactos de los balazos disparados por uno y otro bando. Y aquí viene la primera contradicción en las versiones propaladas, toda vez que mientras que los republicanos afirman que fueron tiroteados desde el Batzoqui cuando pasaban, sin apearse de los autobuses, los nacionalistas aseguran que los republicanos echaron pie a tierra, y que se dirigieron a su Centro con propósito de asaltarlo, pero lo cierto es que las víctimas son de uno y otro bando, entre ellas una mujer, que resultó efectivamente herida, en el mismo autobús, y una nacionalista; el chico de trece años, y aquí otra contradicción: se dijo en los primeros momentos que los cuatro heridos lo fueron yendo sentados en el autobús, y los nacionalistas afirman que el muchacho recibió el balazo encontrándose en el Batzoqui. Más verosímil es esto último, por cuanto el chico es nacionalista y no parece fácil que formase parte de los excursionistas y toda vez que es un hecho probado que fué sacado del Batzoqui cuando se le trasladó al Hospital de Bilbao, al que llegó y a fBuerto. t tro Esperanza Zapata, de cincuenta y cuatro años, casada, natural de Zamora, y con residencia en Bilbao, calle del Cristo número 17. Murió a consecuencia de un ba lazo en la yugular. Ignacio San Miguel Oyar. zábal, de trece años, hijo de Eugenio y Juana, vecino ambos de Galdacano, murió a consecuencia de un balazo en la región lumbar, que le produjo intensa hemorragia. Juan Manuel Ruiz, de veinticinco años, soltero, chofer de un autobús, presenta una herida por arma de fuego en la muñeca derecha, sin orificio de salida, pronóstico menos grave. Adolfo Díaz, de veintisiete años, natural de Bilbao, domiciliado en Torre U r i z a se le apreció una herida por arma de fuego, con orificio de entrada en la región lumbar izquierda. Su estado se calificó de pronóstico muy grave. Estos dos heridos fueron curados en l a casa de socorro del Hospital civil de Bilbao, y desde ella se llamó al doctor D Francisco Pérez Andrés, para que operase urgentemente, como así lo hizo, a las once de la noche, a Adolfo Díaz, porque el proyectil le había interesado órganos importantes. Extrañó desde los primeros momentos el hecho de que pudiera prolongarse tanto tiempo el tiroteo sin que acudieran los ferales del pueblo a restablecer la normalidad, pero éstos explicaron su tardanza afirmando que creyeron se trataba de disparos de cohetes por los festejos del barrio. A l fin se presentaron dos forales, que impusieron su autoridad, haciendo disolverse a los contendientes, e impidiendo que los republicanos llevaran a término su intento de asaltar el Batzoqui, y más tarde, a las nueve y media, se presentaron los guardias de Asalto qué destacó el gobernador al tener conocimiento de los sucesos. Estos guardias procedieron inmediatamente a clausurar el Batzoqui y a la detención de toda su d i rectiva. También detuvieron entre la noche de ayer y l a mañana de hoy a otros muchos nacionalistas del pueblo, entre ellos, como personas más destacadas, a varios concejales y al capellán de la fábrica de dinamita. Los forales montaron un servicio- de v i g i lancia, al pie del Batzoqui. También se trasladó a Galdacano, en automóvil, el jefe de la brigada local, señor Sanz, con varios agentes a sus órdenes, y desde allí fué informado el gobernador de los sucesos. armada hubiera precedido alguna agresión de palabra. E l otro muerto es un chico de doce o tre ce años, seguramente de Usánsolo, que no ha; sido todavía identificado, y que iba subido al estribo del ómnibus. L a bala que le produjo la muerte penetró por la espalda. H a y dos heridos más: Adolfo Díaz, y el otro, el chofer Juan Manuel Ritiz. V a n practicadas diez o doce detenciones, y se recogieron tres pistolas. Inmediatam nte se enviaron fuerzas de Asalto y agentes de Policía. Clausura del C e n t r o Nacionalista Se ha clausurado el Centro Nacionalista, y entre los detenidos figuran algunos directivos del Batzoqui. L o s disparos se hicieron! desde las ventanas de dicho Centro, y l a bandera de los radicales- socialistas aparece agujereada por los balazos. E l Sr. Fatras, que como ya se ha dicho, se detuvo en Usánsolo, regresó a Bilbao sobre las seis de la tarde. V i o l e n t o incidente de unos d i p u tados con los radicales- socialistas Esta mañana acudieron a avistarse con el gobernador, para protestar contra esta referencia y contradecirla con sus informes sobre lo sucedido, los diputados a Cortes señores Leizaola y Eguilor, a quienes acompañaban algunos correligionarios, y cuando esperaban en la portería a ser recibidos por el Sr. Sevilla, se produjo un violento incidente, que estuvo a punto de tener desagradables consecuencia. Fué provocado por un grupo de radicales- socialistas, que al llegar al Gobierno civil para tratar también de este asunto, se hicieron anunciar ante los citados diputados en los siguientes términos: Venimos a protestar del asesinato de estos criminales. Protestó de estas palabras el Sr. Leizaol a y sobrevino un ruidoso incidente, que h i zo necesaria la mediación de los guardias, ordenanzas y oficiales del Gobierno civil, para apaciguar los ánimos. Momentos después se retiraron del Gobierno los citados diputados y sus amigos, quedando sólo los radicales- socialistas. El gobernador ratifica la información L a referencia del gobernador E l Sr. Sevilla, con arreglo a estos informes, facilitó a un redactor de la Hoja Oficial, la siguiente referencia de los hechos: -A y e r domingo- -le ha dicho- -se celebraron dos actos: uno en Amorabieta, para la inauguración del Centro Republicano Socialista, y otro en Ortuella, de carácter nacionalista, para la inauguración del Batzoqui, Para asistir al acto de Amorabieta, en el que tomó parte el diputado D. Vicente Fatras, fueron de Bilbao varios correligionarios. Y a de regreso, a las tres y media, se detuvieron en Usánsolo, y a la llegada hubo algunas voces de viva la República, gora Euskadi y muera España. Pero no pasó nada más, y se incorporaron a l a romería que se celebraba en dicho barrio, hasta las ocho y cuarto, que decidieron regresar a Bilbao, en ómnibus, yendo montados la mayor parte, y algunos andando hasta el puente. A l llegar frente al Bptzoqui se dieron nuevamente gritos de gora Euskadi y muera. España. Simultáneamente a estos gritos se oyeron unos disparos e inmediatamente una descarga cerrada contra los ómnibus, resultando muerta una mujer llamada Esperanza Zapata, esposa del presidente del Comité radical- socialista de Begoña, Sr. Sebert, que iba con ella asomado a una de las ventanillas del vehículo, lo que demuestra la tranquilidad, que no hubiera tenido ¡en el caso de que a la agresión. L Las víctimas de este tiroteo fueron cua- E l gobernador recibió a las dos de la tarde a los periodistas y ratificó la información dada por él sobre los sucesos de Usánsolo. D i j o luego que los heridos mejoraban y que no parece que haya, por el momento, peligro de muerte. Añadió que el total de los detenidos era de 33. ¿De ambos bandos? -le preguntó un periodista. -N o señor. Nacionalistas todos- -contes tó el gobernador. E l mismo informador le preguntó si se podía rectificar la especie de que el chico muerto lo hubiese sido también yendo en el autobús, puesto que había caído herido en el Batzoqui, a lo que replicó el Sr. S e v i l l a -N o es cierto que resultase herido dentro del Batzoqui. Esto lo averiguará el juez. P e ro desde luego parece que le cogieron al pie del ómnibus y le llevaron al Batzoqui. D e todas maneras ya se averiguará, estudiando las referencias y las posibilidades para comprobar todos los extremos. Se le preguntó si tenía noticias del incidente registrado momentos antes en los pasillos, entre los dos diputados y los elementos radicales- socialistas y contestó el Sr. Sevilla negativamente, pero con visible disgusto añadió: -M e ocuparé de averiguar lo ocurrido, y desde luego impondré el correctivo que sea del caso. Terminó diciendo que esta tarde asistirá al entierro de la mujer muerta a consecueneisi l s y? sos ¡de J ánsc ¿0
 // Cambio Nodo4-Sevilla