Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Se descubren en Zaragoza dos depósitos de bombas. La Policio de Zaragoza acaba de descubrir dos depósitos de explosivos en aquella capital. Con tal motivo han sido detenidos Z arios sujetos de filiación extremista. He aquí las cajas que, conteniendo cincuenta y chico bombas de percusión, estaban ocultas en la calle de Iturraláe, número (Foto Marín Chivíie. Nadie parece estar satisfecho con el Gobierno actual, excepto, naturalmente, los que- forman parte de él o de él do penden Siguen agudos comentarios sobre las amargas decepciones que ha padecido el pueblo español con la política revolucionaria, y señala el anhelo casi general de unas nuevas elecciones. P e r o E l Gobierno y las Cortes no sienten n i n g ú n deseo de separarse. L a mayor parte de ios diputados j a m á s disfrutaron felicidad igual, y sólo desean que continúe. E l Gobierno puede contar, pues, con su apoyo y sumisión. L o que le e x t r a ñ a en cambio, a M a r c Helys es lo indiferente, sumiso y abúlico que hoy se muestra el pueblo español bajo cualquier forma de Poder. Y m á s lé sorprende todavía que l a mayor parte de los periódicos nacionales le inspiren el odio a la guerra imperialista con el extranjero, aunque en sus c a m p a ñ a s le exciten a la lucha de clases v a la guerra civil. L o s españoles, tan turbulentos antaño, en que todo pretexto les era bueno para batirse, hoy sienten el temor de las aventuras. Son furiosamente pacifistas, desde el gran señor; hasta el último mozo... E s evidente que Sancho Panza empieza a vencer a D o n Quijote. ¡Q u é rubor para nuestro amor propio! Después el autor analiza los efectos de l a persecución religiosa en E s p a ñ a Describe minuciosamente los incendios de los conventos y de las iglesias, hace m á s de un a ñ o narrando episodios que ha oído a quienes los presenciaron llenos de indig- nación. S i n e m b a r g o- -a ñ a d e- esas violencias no constituyen el verdadero drama moral que padecen dolorosamente las almas religiosas en E s p a ñ a porque siempre es posible achacarlos a los cabezas de motín. YA verdadero drama es el laicismo frenético invadiendo la enseñanza y las obras de caridad. D e l conflicto religioso pasa la encuesta a estudiar el aspecto de diversas provincias españolas. P o r todas partes donri. e estuve procuré siempre mezclarme con el pueblo e interrogar a aquellas gentes relacionadas con el elemento obrero o cam- pesino. Pues bien, el pueblo, tanto en l a ciudad como en el campo, no se muestra menos decepcionado y descontento que el b u r g u é s Sobre la Reforma agraria, sobre la gran tragedia del campo andaluz hace M Helys amargos comentarios. Y no es menos deso adora. aunque tristemente v e r í dica, l a descripción de l a hermosa Sevilla, de lo que fué antes y ahora es desde que se va desangrando, exánime, por las fuerzas destructoras de la anarquía. Pudiera parecer esto exagerado si recientes sucesos sangrientos y la enérgica protesta de aquellas clases sociales en su abandono no confirmaran su rigurosa exactitud. L a enconada lucha de los Sindicatos v Confederaciones obreras, el nuevo feminismo político, la rivalidad de los distintos partidos parlamentarios, completan dicha encuesta sobre l a E s p a ñ a republicana. ¡Cosa e x t r a ñ a! E l autor no tiene el menor elogio para nuestra Constitución, que, según parece, asombra al mundo, n i le da la menor ipiportancia a los debates de las Cortes Constituyentes. ¡l í a b r á s e visto! Y es que estos extranjeros, en el fondo, nos tienen mucha envidia. N o quieren reconocer que un país donde a diario hay bombas, petardos, crímenes sociales, atracos, huelgas y motines es un país que goza ele plena v i talidad H o y estamos tan avanzados que hemos dejado a t r á s a los r e t r ó g r a d o s países europeos y y a sólo se atreven a hacernos la competencia en ciertas zonas africanas y en el Extremo Oriente. Demostremos, pues, cuanto antes nuestro altruismo fundando en E s p a ñ a la L i g a de Amigos de Zululandia o la de simpatizantes del caos chino ALVARO A L C A L Á GALIANO Sr. O r i o l con amenazas y una política de desintegración nacional se darían satisfacciones a Sevilla, hasta en aquello que no fuera justo y perjudicara a las demás provincias. L a lealtad, el sacrificio, el patriotismo no se tienen en cuenta, al menos en los días que corremos. P a r a que una región sea atendida es necesario que antes haya puesto en peligro la integridad de la P a tria, o amenazado con crear este peligro y contar con un número de diputados suficiente para sostener en el Poder a un Gobierno que la nación rechaza: pero en el bien entendido que a cambio de este apoyo el Gobierno, con la sumisión de una mayoría parlamentaria, que no quiere disolverse, pase lo que pase y sea lo que sea lo que se someta a su aprobación, les concederá cuanto pidan para las provincias que representan, y, de añadidura, aVos cargos para ellos o los amigos. E s una política que está dando muy buenos resultados a los que la practican: a los que piden y a los que ceden, sin que las derivaciones, que van a ser catastróficas, les preocupen. A t e n g á m o n o s a los hechos. ¿Cómo ha logrado Cataluña v i v i r a espaldas de E s p a ñ a unida a ella sólo en aquello que le interesa? N o ha sido con afirmaciones patrióticas, como las muy españolísimas del Sr. O r i o l L o ha obtenido después de treinta a ñ o s de porfiadas campañas a n t i e s p a ñ o l a s de descrédito, en Cataluña y eu el extranjero, de cuanto es más preciado del alma nacional; da expulsión, acentuada últimamente, del idioma castellano en la tierra catalana, y de llevar los ideales separatistas más allá de las fronteras de C a t a l u ñ a en Valencia, en Galicia, en las Vascongadas, a fin de que con el concurso de estas regiones, cuya autonomía no le importa y si pudiese se pondría en contra, como se opuso a la de Cuba, poner cuatro frentes a la debilidad de E s paña, que diese por resultado la independencia o la autonomía de Cataluña, o, d é lo contrario, E s p a ñ a pereciera como Estado y como nación. Esto como plan general. E n lo accesorio provocaban conflictos que no dejaban gobernar y perturbaban la vida nacional; bomba que estallaba o huelga revolucionaria que los anarquistas acordaban, bomba y huelga manejadas por el Gobierno, con la satisfacción de toda E s p a ñ a para arruinar a C a t a l u ñ a ultrajes al E j é r c i t o y, a la bandera de la n a c i ó n grites de ¡M u e ra E s p a ñ a p a r a negarlos luego en el P A R A L O S B U E N OS SEVILLANOS E n la reunión que los agricultores sevillanos celebraron el 8 de mayo en el Círculo de la Unión Mercantil, de Madrid, el señ o r D Francisco Oriol, presidente de la Confederación Patronal Agrícola, en un elocuente discurso, pronunció las siguientes patrióticas palabras. S e v i l l a sabe que inventando una política regionalisía con miras al separatismo y amenazas bien pronto conseguiría remedio para sus males; pero a ese coste no lo quiere. ¡E s t á tan unida a España, que no desea su salvación si ha de ser a costa del hundimiento de E s p a ñ a! Bellas palabras, que caerán en el v a cío; patriótica actitud de Sevilla que en lo alto no se tendrá en cuenta! Tiene razón el
 // Cambio Nodo4-Sevilla