Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S i DE J U N I O DE 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G i Reunión de Ja minoría de A c c i ó n Republicana A las once de la noche se reunió la m i noría de Acción Republicana, bajo la presidencia del Sr. Ruiz Funes. Se leyó en la reunión el voto particular del Sr. Fernández Clérigo, y se dio conocimiento de ocho o diez enmiendas que el Sr. Ruiz Funes presenta a los artículos que quedan por discutir del proyecto de ley de Tribunal de Garantías. caséns, preguntado por los periodistas, hizo una síntesis de la rnenciopada, enmienda. D i j o lo siguiente: -S e entiende que l a acción pública concedida por el artículo 123 de l a Constitución se refiere al recurso de amparo. E l recurso de inconstitucionalidad podrán ejercerlo solamente aquellas personas a las cuales se les- vaya a aplicar por l a autoridad judicial o l a gubernativa un precepto legal que ellas estimen inconstitucional. Según él, cual fuera la opinión de la autoridad judicial se suspenderá o no el procedimiento. Emitirá dictamen en consulta para lo judicial el Tribunal Supremo y para lo gubernativo el Consejo de Estado. E, ste recurso responde en lo fundamental a lo propuesto por loa señores Ossorio y Gallardo y Sánchez Román. Las oposiciones sostienen que la enmienda del señor O s s o r i o y G a llardo y del señor Sánchez R o mán anula p o r completo el artículo ciento veintitrés de la C o n s t i tución Se dio ayer el caso curiado de que la mayoría, compuesta a juicio de los que figuran en ella por los diputados de tendencias izquierdistas más extremas dentro de la Cámara, elogiaran el sentido de la enmienda presentada por los señores Ossorio y Gallardo y Sánchez Román, que limita, cercena y a veces impide el recurso de los ciudadanos ante el Tribunal de Garantías, y, en cambio, los partidos republicanos del centro, de derecha y los agrarios, mantuvieron estrictamente el sentido liberal y democrático que predomina en la ley y en el dictamen de la Comisión. E l Sr. Salazar Alonso decía ante un grupo de diputados y periodistas que la enmienda aceptada por l a Comisión y presentada por los señores Ossorio y Gallardo y Sánchez Román era irrespetuosa con el artículo 123- de la Constitución, que otorga a todos los ciudadanos, sin excepción alguna, el derecho a entablar el recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal de Garantías. Sólo los agrarios, radicales, federales y progresistas- -añadió- -han mantenido en esta cuestión el espíritu liberal, desconocido por quienes íaifío hablan de la democracia. E l Sr. Martínez de Velasco, jefe de los agrarios, manifestó que se ha desfigurado y falseado el espíritu y la letra de la Constitución al mermar las facultades de los ciudadanos para recurrir ante el Tribunal de Garantías- Agregó que la minoría se inhibirá de toda discusión en el proyecto de Garantías hasta que llegue al artículo adicional, que es una monstruosidad y que deberá ser combatido a sangre y fuego. tiene en cuenta que por apremios ya conocidos las Cortes votaron rápidamente la ley de Responsabilidad del jefe del Estado. Así se llega hoy a l a discusión del célebre artículo adicional. P o r si fuera poco lo que en él se pide, el vocal de la comisión de Justicia socialista Sr. Moreno Mateo presentó ayer un voto particular, en el que se dice lo siguiente: L a acción jurisdiccional derivada de la presente ley, no se extenderá a ninguna de las leyes n i disposiciones votadas por estas Cortes, con inclusión de este texto legal, ni a los actos realizados por el Poder público con anterioridad a la vigencia de la misma. E s decir, que ya no se excluyen solamente las leyes anteriores a la de Garantías, sino todas las que puedan votar estas Cortes. Otro voto particular, también de l a ¡mayoría, se presentó ayer al mencionado artículo adicional. L o firma el Sr. Fernández Clérigo, de Acción Republicana, o sea del partid o político del Sr. Azaña; y ya en éste se apunta claramente a la ley de Confesiones y Congregaciones religiosas, para impedir cualquier recurso contra ella. E l voto particular dice así: E n ningún caso la acción jurisdiccional derivada de la presente ley se extenderá a las leyes que hayan sido votadas por estas mismas Cortes Constituyentes, en virtud de mandato expreso de la Constitución de la República. N o hay que decir el interés que ha de despertar el debate de hoy, si se tiene en cuenta que muchos elementos de la mayoría están dispuestos a que el artículo se apruebe, matizado quizá con el voto particular del Sr. Moreno Mateos. Las oposiciones. L o s señores L e rroux, M a u r a y Martínez B a r r i o s conferencian Cuando llegó a la Cámara el Sr. Lerroux, el Sr. Martínez Barrios, dirigiéndose a él, le dijo: -Tenemos que. hablar. ¿Aquí? -preguntó el Sr. Lerroux. -N o aquí, no. Y se dirigieron a una de las secciones del Congreso, en la que poco después entró el Sr. Maura. Los reunidos estuvieron conversando durante una hora. A l salir, el Sr. M a u r a se limitó a decir que habían sostenido un cambio de impresiones sin importancia, y el señor Lerroux manifestó que l a reunión había tenido por objeto recoger la impresión del Sr. Martínez Barrios sobre la visita que ayer mañana hizo al presidente de la República ¿Interesante? -le preguntó un informador. -Siempre son interesantes las visitas al jefe áel Estado- -contestó D Alejandro, añadiendo- Y o no voy allí para que no se preste ello a cabalas e interpretaciones. E n la semana próxima ha de pretender el Gobierno que se discuta y apruebe la ley de Orden público, o su complementaria l a ley de Vagos y Maleantes. ¿Iniciará así el rompimiento de la tregua con las oposiciones? ¿Qué actitud adoptarán éstas? Tenernos la impresión de que será difícil, ya que las oposiciones se movilicen en un sentido de obstrucción organizada, con su Comité directivo y su plan de campaña. Pero creemos también que si el Gobierno se empeña en sacar adelante las leyes que no son propiamente constitucionales, ni se derivan del mandato constitucional, pudiera ocurrir que se econtrara solo con la mayoría para examinarlas y aprobarlas. ¿Quiere decir esto que las oposiciones intenten una retirada del Parlamento? De ninguna manera. L o que significaría en todo caso es que las oposiciones se abstendrían de intervenir en los debates para no pechar con las responsabilidades de coadyuvar a una obra legislativa, de finalidad turbia, puesto que de ella se hacía depender la permanencia de Gobierno en el banco azul. Y no hay qué decir qué situación llegaría a crearse en el Parlamento, si leyes como las de Orden público, Arrendamientos y Electoral, salieran sin el control de una discusión y sin la colaboración de las minorías. ¿El G o b i e r n o también? Oímos decir ayer a una personalidad política que el Gobierno debe conocer lo que se piensa acerca del mencionado artículo adicional, y como con delicadeza que les honra quienes fueron ministros, no quieren escudarse en dicho artículo que los exime de cualquier responsabilidad constitucional. P a r a tratar esta cuestión, que juzgamos de trascendencia, se reunirá hoy, a medio día, la comisión de Justicia. Ignoramos el criterio que ha de prevalecer en esta reunión, aunque suponemos que será respetado el texto del artículo. E l Sr. Gomafiz, miembro destacado de la Comisión, decía anoche que el examen del artículo dará l u gar en el salón de sesiones a uno de los debates más interesantes de las actuales Cortes. Se afirmó ayer, que aunque la ley de Garantías quedara terminada en la sesión de hoy o en la de mañana, no se votará definitivamente hasta el martes de la semana próxima. E l recelo, por lo visto, llegaba ayer al extremo de querer interpolar varios días entre la firma del proyecto de Confesiones y Congregaciones religiosas y la aprobación de la ley de Garantías. H o y se discutirá el ya célebre artículo adicional del proyecto de Garantías Constitucionales. U n problema politico A l ser presentado a la Cámara el proyecto de Garantías, las oposiciones parlamentarias primero, y la opinión pública después, se mostraron sorprendidas del artículo adicional que en él figuraba y que invalidaba toda acción jurisdiccional de la ley sobre las leyes y actos del Gobierno realizados anteriormente. Poco a poco se concre tó la protesta, por entenderse que el Gobierno se procuraba con el artículo un verdadero bilí de indemnidad. H a y que advertir además que este artículo adicional ha debido causar disgusto fuera del Parlamento en otros Poderes, si se D o s opiniones diametralmente A t o c h a 67. V e s t i d o s A b r i g o s E l p! aeer v e s t i r b i e n a l alcnr. ee fle tíxlfs. de opuestas E l Sr. Royo Villanova declaró ayer firmemente ante varios diputados y periodista que cree a ciegas en la crisis, tan pronto como se firme el proyecto de Confesiones y Congregaciones religiosas y se apruebe definitivamente el de Garantías Constitucionales. A su juicio, el Gobierno, ni intentará siquiera que se inicie la discusión de las demás leyes anunciadas. De este parecer eran personalidades jáe tacadísjmas de las oposiciones; BURQ Ü t S filO f í a d m i r a d o ten veces ssn conocer G W nombre. Eccí a u r a ¡mperjnrcenbiRza y da mayordurcíiónales capotas. b a r n i z q u e stec! ha
 // Cambio Nodo4-Sevilla