Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Soñó el orfebre germánico con resonante victoria que libertase su nombre del olvido y de la sombra; soñó con metales ricos labrar la flor de una joya, la rara flor de un milagro que para el alma devota valiese como plegaria y pregón de fe católica. Y el ensueño del orfebre prendió en el alma de Córdoba. A vuelo están las campanas rompiéndose en risa loca, las juncias y los mastrantos de las calles son alfombra, llueven desde los balcones jazmines, nardos y rosas: silencio es la muchedumbre, ritmo de marcha la tropa, van cantando los clarines y los tambores redoblan. Del Perdón por la ancha puerta raudales de luces brotan... Es un temblor de luceros la fulgurante Custodia... Es como calada aguja de insigne catedral gótica, como ciprés rutilante que el sol con sus rayos borda, como una torre de oro que con esmaltes se exorna. LA CUSTODIA DE ARFÉ, EN CÓRDOBA Y es penacho y lumbrarada de majestad cegadora; fino chapitel de encaje que al gran templo de Colonia supo arrancar el orífice para una iglesia española; milagro de filigrana donde la ojiva se alonga como manos que se juntan pidiendo misericordia. Prodigio de maravillas, tabernáculo de gloria, trono del Cuerpo Divino resplandeciente en la hostia, brilla el viril engarzado entre las piedras preciosas entre cielos de zafiro y entre sangre de amapolas- -plasmada en rubí de fuego y en granate de alma roía. Y allí está el Cuerpo de Cristo, redención perdonadora, beso de Dios que sublima la impureza de la escoria. E l sueño del maestro Enrique a es siempreviva de gloria; ogro el orfebre- poeta cincelar la magna estrofa cuajando el sol de su anhelo en el sol de la Custodia, y ese sol de pedrería es la plegaria de Córdoba. M R. B L A N C O- B E L M O N T E (Poto Ruiz Vernacet.
 // Cambio Nodo4-Sevilla