Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRITICA Y NOTICIAS D E LIBROS Viaje a Mallorca de D José María Salaverría. Memorias de una pulga de D. José San Germán Ocaña. Letras de D. Francisco Valdés, por J. López Prudencio. Otros libros. sus pintorescos pueblecitos; las encinas en flor, nota dé eternidad frente a la alegría de los almendros y el misterio torturado de los olivos; el color de las romerías de unos habitantes sencillos y fuertes; el azul sedante del cielo y de la mar en él bravio acantilado de la costa; los. honrados, los laboriosos, los hospitalarios pueblos mallorquines. Él lector que siga despacioso las páginas de este Viaje. a Mallorca tendrá a su gusto todos los aromas de la isla, podrá evocar en plenitud todos sus encantos. La magia de la prosa de José María Salaverría se comp eta en el libro con unos lindos y artísticos grabados de Erwin Hubert, llenos de luz. -A. C. MEMORIAS B E UNA P U L G A -S i no se fra; tase de un autor tan acusado en su personalidad, de ejecutoria tan limpia y tan definido en su modalidad literaria comp San Germán Ocaña, cabría la duda, al enfrentarse con el título de este libro, de que su desarrollo derivase por cauces de dudoso gusto y poco en consonancia, desde luego, con la distinción y con la artística elegancia a que nos tiene habituados el culto redactor- jefe de La Nación. Apenas iniciada la lectura eri las primeras líneas, queda confirmado éste juicio y desvanecido el equivocó. L a figura del noDON JOSÉ M A R Í A SALAVERRÍA. (FOTO K O C H velista que escribió La jauría del amor, María Rocío y La ruta de los cautivos, surgen ante el lector en la plenitud de su dominio V I A J E A MALLORCA, de José María Salaen este arte de escribir, a la vez tan fácil verría. -José María Salaverría es el escritor andariego, el más anuariego de ios escri- y tan difícil. Tan fácil para los desaprensivos que todo lo fían a la cantidad del patores de España, que va alimentando su vida con curiosidad insaciable; por todos los iti- pel y de la tinta, y tan difícil para quienes nerarios, y labrando su obra con las impre- sólo persiguen la jugosidad de las ideas y siones recogidas en aquel vagar, vagar que la claridad de la forma. nunca puede tomarse en él en la acepción José San Germán Ocaña pertenece a esta de. descanso y recreo. última categoría, y, de tal modo ha sabido Escritor que pudiéramos llamar peripaté- hermanar sus vehemencias ingénitas y la fogosidad de su espíritu noble y franco, con tico, de observación y dinamismo, ¿i a copia absoluta de la realidad circundante no la escrupulosidad para acomodar el vocablo fuera cosa servil en el cinematógrafo, José apropiado a la idea justa, que su prosa aparece tersa y limpia y sus escritos llenos de María Salaverría podría designarse como el interés. Los que le hemos visto trabajar de escritor más cinemático de la época. Las impresiones escritas de este autor se cerca conocemos su repugnancia por el térrefieren unas, a su andar diario por las ca- mino chabacano y por la expresión grosera, lles de Madrid, por las páginas de libros y así cómo su delectación por todo lo que periódicos y por los repliegues cordiales de tienda a revestir el pensamiento de forma la gente que encuentra en su camino; otras bella. Estas Memorias de una pulga, que acaba provienen de sus viajes por el- continente y de dar a la estampa, son las auténticas mede sus andanzas intercontinentales. Este libro de ahora recoge, como su título morias de una señorita pulga, de la señorita indica, las impresiones de uir viaje a M a- Tolita, la pulga de las antenas pequeñas llorca. E l espíritu peregrino que ha goza- y graciosas Todas las delicadezas de la do antes con el descubrimiento de muchas feminidad, con los refinamientos de una niña bien que va expresando sus sensaislas oceánicas: las Azores, las Antillas, Canarias, Cabo Verde, va ahora a deleitarse ciones a lo largo de la narración desde los con la más bella de las nereidas mediterrá- días de la infancia hasta el alborear de los primeros amores, con una sucesión de cuneas, la isla de Mallorca. La isla. de la Calma, la isla de Oro, la isla riosas aventuras y de animados incidentes, de los gnomos, la isla arbolada... Las ma- constituyen el fondo del relato, sosteniendo ravillas de Mallorca, son tantas, que permiten el interés del lector hasta llegar al último aplicarle todos estos nombres, según el en- capítulo del libro, cuando un infausto suceso da al traste con todas las ilussiones de canto que nos subyugue de momento. la enamorada Tolita. Las bellezas de Mallorca, en la prosa cinPodrá parecer que la parvedad del asunto celada de Salaverría, adquieren prestigio de y la insignificancia del personaje habrá de cosa plástica Para cada horizonte, para cada escenario, hoy en la paleta de- este lite- restar. interés a la narración; pero, aparte de que en la literatura clásica tenemos morato- pintor las tonalidades que Convienen a delos que echan por tierra tales prejuicios, la emoción qué aquéllos sugieren: la CaSan Germán ha sabido vencer esas dificultedral de Palma, con su gracilidad, e intades, triunfando victoriosamente en su emgravidez; la Cartuja de Válldemósa, llena de poesía evocadora del romanticismo de peño. Cantó Luciano las alabanzas de la mosca; un poeta castellano nos legó El murChopin, su huésped ilustre; la caverna reciélago alevoso, y aun en objetos de muy ligiosa de Arta, el encantamiento de la inferior nivel, Antonio Palomero, el Horacueva del Drach, A paraíso de Sóller, con dó camarada, que era un poeta exquisito, nos Supo deleitar en su elogio al bastón. José San Germán Ocaña al ofrecernos aderezadas con observaciones de fina ironía y de intencionada mordacidad las aventuras del insecto, nos da a conocer, burla burlando, sabias enseñanzas, que bien pudieran ser aprovechadas por los hombres. Esta es precisamente la finalidad de la humorística novela. No. se olvide- -ry así queda expresado en el prologuillo crítico que la precede- -que una pulga, como sin duda íes ocurre a todos los seres del mundo orgánico, ha de considerarse como centro psíquico del Universo, o mejor la primera jerarquía zoológica y, desde luego, a mucha altura sobre el nivel del hombre Basta con lo dicho para dar a entender que esta nueva obrilla del novelista, mero juguete de imaginación, es digna, por su contenido y por la forma, de la merecida fama de que goza él autor en el mundo l i terario. Dos cuentos, El ilustre Berenjena y Los intrigantes de la oficina, que completan el libro, acreditan igualmente el espíritu de observación y el ingenió plácidamente zumbón- del joven e inteligente periodista. Unos saladísimos dibujos de Bon y deAgustín Segura ilustran c o n verdadero; acierto la interesante obra; -A R. T. L A ACCIÓN CATÓLICA Y LA POLÍTICA, por José Monar. -De palpitante actualidad para los católicos es este libro (segundo de los Mam 4 ales Monar) en el cual su autor expone fielmente las orientaciones contenidas en los documentos de la Santa Sede y del Episcopado acerca de las relaciones entre Ja Acción Católica y la política. Como el volumen anterior, titulado Vademectmi de 14 Acción Católica, lleva éste una carta- prólogo del cardenal Segura. Hemos recibido últimamente los volúmenes: La Economía mundial al alcance de todos, PÓ profesor A Webér; Estructura V ritmo de la Economía mundial, por E Wagemann; Seguros privados, por el profesor Herrmanndorfer; Derecho mercantil, por K Heinsheimer; Filosofía jurídica y social, por W Sauer; Instituciones del Derecho administrativo, por el profesor Fleiner, con los cuales ha iniciado su publicación l a Enciclopedia de Ciencias Jurídicas y Sociales Labor. DON JOSÉ SAN GERMÁN OCAJÑ A. (FOTO PRENSA ESPAÑOLA. L 1 i