Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO í DE JULIO DE 1933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G ad. ninguna referencia de lo sucedido, porque se encontraba ausente de Alcalá de Henares cuando ocurrieron los sucesos. D o n Joaquín M é n d e z S i e r o Guardia civil del puesto de Medina de Ríoseco: Dice que el 9 de agosto llamaron por te- iéfono y le preguntaron si podía disponer de la fuerza. F ¿Q u é contestó usted? T -Q u e podían disponer en lo que fuera reglamentario... F ¿A qué hora se dio la llamada telefónica? T -A cosa de las cuatro de l a tarde. F ¿F u é el comandante Cáceres el que llamó? T -C r e o que n o pero en verdad es que no sé quién sería... S o l ¿Y usted ofreció la fuerza del puesto a un desconocido? T -S í señor; porque supuse que podía reclamar nuestro auxilio... S. -Pero, en resumen, sabe usted para lo que se l a pedían? T -N o señor. D o n Juan M o á n Guardia también de Medina de Ríoseco. Confirma l a llamada telefónica y añade que lo sabe de referencia, porque el testigo no se encontraba de servicio. F. ¿Se enteró usted de que se preparaba un movimiento de protesta contra el Gobierno? T -S í señor; lo oí decir al fondista del pueblo... F ¿P e r o usted, directamente, no tenía noticias? T -N o señor; yo, todo lo que sé es por haberlo oído a otras personas; de referencia únicamente... D o n A l f o n s o Fernández Preséntase una certificación que acredita que este testigo se halla enfermo. E l fiscal pide que declare otro día y a ello se accede por la Sala. T -S í señor: detuvieron cuarenta y tantas personas... S. ¿Se detuvo, pues, a todo el que se encontraba en el local? ¿N o es así? T -A s í fué... Conde, ¿Se ocuparon armas a todos y cada uno de los detenidos? T -Y o no puedo contestar a eso, porque no fui de los que hicieron el cacheo... C -E n t r e los que daban voces, ¿figuraba el teniente coronel Ugarte? T -N o puedo precisarlo; sólo sé que había dos militares... C. ¿Hicieron resistencia a entregarse los que fueron después detenidos... T -N o señor. C. ¿Estuvieron los detenidos en actitud correcta hasta que se les sacó del Palacio de Comunicaciones? T -S í señor. Canalejas. ¿Se les encontró armas a todos los cacheados? T -N o señor. Algunos no las llevaban. Gimeno Bayón. ¿Cuántos formaban el grupo a que usted se ha referido al empezar a declarar? T -S e i s personas. Cobián. ¿Cuántos años llevaba de servicio el testigo en Correos? T -N u e v e años. C. ¿Vio usted al director de Seguridad aquella noche? T -N o señor. C. ¿Vio que entrasen en el local a algún hombre muerto? T -S í señor lo v i Señojr Fanjul. ¿A qué hora ocurrieron los sucesos por los que le preguntan? T -D e madrugada. F ¿Y a las cuatro no había dado el d i rector ni otra autoridad orden especial para la prevención de un ataque al edificio? T -N o señor. F. ¿Qué recompensa obtuvieron ustedes por su conducta? T -Y o los galones de cabo... D o n Ángel V a l cabo de Ja G u a r dia civil Coincide en sus manifestaciones con las hechas por el anterior. Fiscal. ¿Llevaban armas los militares? T. -Yo- no los v i entrar, pero sí sé que lao llevaban los que intentaban entrar en la; sala de aparatos... F. ¿P a r a darles el alto les apuntaron los guardias con los fusiles? T -S í señor, y entonces retrocedieron... F. ¿Comprobó si entre los militares figuraba un coronel? T -N o señor; yo no pude comprobarlo, porque no tengo buena vista. F. ¿Sabe el declarante si en una manta llevaron a la Casa de Correos algunas armas recogidas en la calle? T -S í señor. F. ¿Advirtió si las personas detenidas llevaban un brazalete- T -S í señor; un brazalete blanco con u a aspa; pero no todts los llevaban. A otras preguntas contestó que de las armas se hizo cargo el director de Seguridad, y que ignoraba si las que introdujeron en una manta pertenecían a los detenidos o eran de ctras personas. E l S r Canalejas acomete una empresa nada, fácil ciertamente, pues pretende que el testigo le diga si brilla más una e s t r e l l a indiferente el número de puntas- -que ua brazalete por blanco que éste sea. C. -Usted- -dice- -nos habla de un brazalete blanco que vio por sus propios ojos, ¿no es esto? T -S í señor. C- -P u e s si son más brillantes las estrellas, 1 cómo no pudo verlas? T ¡Porque no brillaban tanto como dice el señor letrado... Y sobre si vio el testigo las estrellas o no las llegó a ver se nos pasa el rato dulcemente... Más preguntas- -casi todos los defensores tienen algo que preguntar- -y al fin se llama a otro testigo. Marchamos a una lentitud desesperante. E l Sr. Gómez, al llamar l a atención de un abogado, acerca de la necesidad de dar una mayor rapidez, ha dicho algo relativo al juicio final A l recordarlo sentimos escalofríos... D o n A l f o n s o Fernández A l b a d a Jejo Cabo de la. Guardia civil, que se encontraba de servicio en el Palacio de Comunicaciones l a madrugada del 9 de agosto. L e avisó un compañero de que acababa de entrar violentamente en el edificio un grupo de paisanos, en el que figuraban algunos militares con armas en l a mano... Fiscal. ¿Comprobaron lá graduación de aquellos militares? T -S í señor; eran un coronel y creo que un teniente coronel... F. ¿Les dieron ustedes el ¡a l t o! T -S í señor. F. ¿Se detuvieron? T -N o señor; tuvimos que encañonarles para que lo hicieran... F. ¿Comprobaron ustedes que se habían encontrado algunas armas en un coche? T -S í señor. Nos lo dijeron. Larramendi. ¿Sabe el testigo, l a clase de armas que llevaba cada uno de los del grupo a que usted se ha referido? T -N o puedo precisarlo. L. ¿Hicieron relación más tarde de las armas que se ocuparon a los detenidos? T -C r e o que sí. L. ¿Podía el testigo asegurar que alguna de aquellas armas pertenecía al corone! Sr. Cano? T -N o señor. Señante. ¿Detuvieron en Comunicaciones a otras personas de las que integraban el grupo a que se ha referido anteriormente? PRIMORES DE ARTE Entre las páginas en color del número de mañana de B L A N C O Y NEGRO descuellan las siguientes Z A N C O S lámina a todo color, de Goya. L E C T O R A portada, por E s t a lella. ESTATUA DE FELIPE por Pedro Tacca. IV, LOS T r e s testigos más y sesión acaba! a F U E N T E D E L D E L F Í N en el Campo del Moro. RUINAS D E L A CAPILLA R O M Á N I C A en el Retiro. EL MODERNO MADRID, foto artística. Véase el número de mañana de Blanco y Negro HOTEL MÍMICO, CÁDIZ PENSIÓN COMPLETA Ptas. 18, 22,50 Cuartos sin baños. tuartos con baños. A continuación declaran el cabo de la Guardia civil D Aquilino Barbero, quien corrobora las manifestaciones hechas por sus compañeros, sin añadir un solo detalle nuevo. E l sargento del mismo Instituto D. M a nuel Martín, quien reconoce entre los acusados al teniente coronel Sr. Ugarte y al coronel Sr. Cano y al comandante Ózaeta, y por último es interrogado el cabo de la Benemérita D Astenio López Mínguez, cuyas manifestaciones difieren muy poco de las precedentes. Y termina la sesión, que, como puede advertirse, resultó poco interesante, aunque se deslizó por unos cauces de sosiego que v i vamente deseamos se conserven en beneficio del orden, de la tranquilidad de espíritu y... de la brevedad. Porqup si los cálculos que publícamete expuso ayer el señor presidente no son equivocados, trescientos y pico de testigos- -aunque el pico no sea de chocha- -preguntados por cuarenta y tantos abogados, pueden arrojar la terrorífica cifra de quince mil interrogatorios... A l g o enorme, que hace pensar al que por obligación ha de presenciar este juicio en tomar el primer barco que salga para A m é r i c a -M A N U E L TERCERO.
 // Cambio Nodo4-Sevilla