Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ni más práctico. Las telas lisas y las estampadas se ampliarán siempre con igual éxito para corbatas, puños y cinturones. Las hebillas y los botones de novedad son también capaces de rendir servidos señalados en diversas ocasiones. La blusa negra, adornada de lencería cotv trabajos primorosos, es muy distinguida; el piqué de seda se emplea mucho y da una nota de sencillez encantadora; eviten ustedes que la sencillez se convierta en vulgaridad. Las blusas dé lana nos orientan hada otros puntos; hoy llegamos en un momento en que todo lo práctico es lo que se solicita. Como estas lanas son finas y ligeras y con dibujos varios, a ustedes toca no meterse en complicaciones: algunos frunces, algunos pliegues, para dar amplitud, evitando rigideces, que es lo más temible. He aquí una forma que me gusta. ¿Gustará a ustedes también? Porque ¿sabré yo alguna vez si nuestros gustos son semejantes? Por si ustedes estuviesen de acuerdo conmigo, me lanzo a describir esta blusa. De aspecto sencillo, se cruza hacia la izquierda partiendo del nombro, para terminar en la cintura; una hilera de botones la cierra herméticamente el escotito rodea el cuello, y, si se desabrochan algunos botones, vuelven los delanteros en forma de solapas y se dibuja el escote éri pico. Seria muy bonito que esas solapas se. forrasen de una tela vistosa elegida con gran cuidado. ¿No creen ustedes que el negro sería el color ideal para esta b usa, sobre la que se destacaría otro tono opuesto? Algunas palabras más para afirmar la posibilidad de ponerse bonitas blusas de noche, con las que se puede ir al teatro o a comer a los hoteles. Ahora voy a hacerles una confidencia: es probable que ustedes estén cansadas de leer este artículo, y yo afirmo que estoy fatigada de tanto repetir la palabra blusa TERESA CLEMENCEAU MODELO WORTH. BLUSA DE C R E P É ROJO Y AZUL MODELO MAGGY ROUFF. BLUSA DE LANA CON J A R E TITAS t E l rosa y el negro gustan menos, a pesar de ser una combinación ideal, de efectos deliciosos recomiendo también el negro y el verde, el azul marino y el azul turquesa. Los encajes finos no son del momento actual, mientras que los gordos y pesados se emplean para hacer preciosas blusas. E l crespón arrasado conserva su puesto, porque posee cualidades que convienen a todas las señoras, sea cual fuere su figura. Tanto como recomiendo trabajar mucho el organdí, aconsejo la mayor sencillez para los tejidos sedosos. Se me figura que están ustedes pensando en et crespón de China, que les ha sido fiel durante tantos años. Pero he aquí un drama. me veo forzada a dar a ustedes una noticia desagradable. Tienen que abandonar a ese amigo; ha sido un compañero perfecto que no ha defraudado la confianza depositada en él; sin embargo, tienen que retirarle su amistad. Son frecuentes los tirantes unidos a las faldas y pasando sobre la blusa con gracioso aire infantil. Muchas blusas de vestir se llevan sobre la falda, con cinturón de largas caídas. Ahí encontramos también medio de hacer combinaciones bonitas. Las chorreras hacen esfuerzos para atraer la atención de ustedes; yo soy una de sus adictas. Prestan animación a las blusas, se colocan indistintamente, en el centro o hacia un lado, modifican su importancia en armonía con la blusa y adoptan distintas formas. Con objeto de puntualizar su novedad, diré que las chorreras se alargan tanto que llegan a caer sobre la falda: algunas acaban incrustándose en. ella. L a idea es buena, aunque tiene el inconveniente de no ser practica. Para conciliario todo propongo abotonar la chorrera a la falda; ésta participará de ese adorno, desmerecido hasta ahora, y no severa sometida a él. atetemos este estudio de la chorrera diciendo que son preas rayadas al bies, en rojo y blanco. Jvidemos que las blusas blancas de verano tienen adornos) les de tonos distintos y que no hay nada más gracioso ír OÜELO FRANCÉS. BLUSA DE S A T Í N VLOV