Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
quílarles el pelo j pintarles el hocico después de lo cual, siempre según el periódico, no vaciló en anunciarla como origin a l P a r a semejante paso- -añadía- -se necesita más valor que el C i d P o r si todo es era poco, el articulista aconsejaba- al gran escritor que devolviera a la empresa dej Circo el dinero que la había cobrado de más dando como original una obra sencillamente traducida. Ventura de la Vega contestó a El Clamor Público, defendiéndose, y se defendió también contra la Empresa, que le reclamaba los derechos indebidos, y poco después estrenó otra zarzuela, también con música de Barbieri, y que llevaba por título el nombre de un personaje de Jugar con fuego: El marqués de Carayaca... en la que El Clamor Público descubrió otra ligera superchería El marqués de Caravaca era Un nouveau porcegnac, comedia de Scribe, estrenada también en París algunos años antes. Como se ve, con Ventura de la Vega no rezaba aquello de D e los escarmentados nacen los avisados y al autor de El hombre de mundo debían importarle poco los clamores de El Clamor Público. L o peor fué que el aprovechado autor hizo escuela, y como ai poco tiempo logró también magnífico éxito otra zarzuela, estrenada con el título de Por seguir a tma mujer, que era sencillamente traducción de un vaudcville francés, titulado Un monsieur que suit las fcmmcs, el sistema quedó establecido, y poco después un periódico famosísimo, El Padre Cobos, decía en una de sus populárísimas indirectas: E n el teatro del Circo se acaba de representar una zarzuela del Sr. Camprodón. A ésta seguirá una de! Sr. Olona, y se habla también de una del Sr. Suárez B r a vo. Estas obras podrán no ser muy buenas, pero en cambio todas son originales de Scribe. Todos los libretistas de zarzuela se dedicaron a tomarlas hechas y Camprodón llegó como autor cómodo al extremo que un colaborador suyo escribió, indignado, al leer cierta dedicatoria, lo siguiente: S i l a c o m e d i a es f r a n c e s a y los v e r s o s míos son, ¿qué dedica Camprodón a l a señora m a r q u e s a? El eminente Fleta, interpretado por el lápiz de Sirio. C U R I O S I D A D E S SOB R E L A S CHARLAS Ll RICAS Epílogo de una temporada Con un mes de retraso sobre sus propósitos, Federico García Sanchiz ha dado por terminada su actuación en esta temporada. A pesar de la prórroga, le ha sido imposible atender invitaciones de San Sebastián, Biarritz, Segovia, B a r c e l c m Castellón, Málaga, Valencia, Cádiz, Las Palmas, Tenerife, etc. Sigue ascendiendo el éxito de las charlas. Este a ñ o pronunció García Sanchiz veinte m á s que el pasado, en que y a se había batido un record. Sus actuaciones semejan en esto a l a s de los toreros: ¡Aquellas cien corridas de Joselito! Pero hasta l a fecha nunca tuvo Sanchiz una mala tarde. N o se le puede señalar un solo fracaso. Por el contrario, abundan los triunfos. Quizá los mayores fueron el del ciclo de Tierra Santa y el extraordinario político de El Clamor, para el que llegaron a pagarse asientos de paraíso a veinte y veinticinco pesetas. También resultó excepcional la charla benéfica en l a Casa del Pueblo, de Madrid. Los obreros ovacionaron a su huésped y bienhechor. Son innumerables los actos de esta índole realizados por García Sanchiz. N o se olvide que en l a última ocasión de los Reyes Magos donó cerca de tres mil duros para. que se adquiriesen juguetes con destino a los niños pobres. Por cierto que tales generosidades le han creado u n a leyenda injusta y no del todo leal: l a de su riqueza. Mejor sería calificarle de pródigo. Y no echarle en cara constantemente el que sus diadas no sean públicas o de convite. ¿N o cobran la entrada a las suyas Bernard Shaw, Waldo Frahk, el conde Kayserling y E m i l L n d wig? A Federico García Sanchiz se le debe, no sólo una nueva modalidad oratoria, sino l a innovación en nuestras costumbres de que sean de pago los actos culturales. Gracias a su ejemplo, han podido intentar la conferencia mediante taquilla, los señores Azaña, Alberti, García Lorca, Gómez e la Sema Y D losé Ortega y Casset. N u e s t r o embajador en París, -Salvador de Madaríagá, disertante de gran prestigio ea los Estados Unidos, tenia incluso un manan ger. Y nada más legítimo y honorable. Federico García Sanchiz no tiene manager. E s fama en los círculos teatrales que únicamente él en toda España no paga comisiones de agentes. Y naturalmente, no es que sea mal pagador. Es que jamás utiliza sus servicios, porque las ofertas le llueven con una abrumadora espontaneidad. Así los españoles correspondemos a su patriotismo. A cambio de la furiosa c v mistad de ciertos extremistas y del ouio de algunos cenáculos seudoliterarios, E s paña- le sigue con apasionado entusiasmoVerdaderas caravanas le han escoltado ea sus Misiones Pedagógicas, tan gallardas como desinteresadas. Y en los burgos podridos se le aclamaba hasta la apoteosis. E n uno de ellos, Yanguas de Soria, el temporal le obligó a refugiarse en la iglesia y hablar desde el pulpito. Concedió su licencia el obispo de Calahorra y se retiró el Santísimo. Aparte de que no había e; 1 el pueblo ningún otro lugar amplio y con techumbre. Todo, en fin, justificaba la improvisación, sin contar que existen muchos precedentes, y recuérdese si no la presencia de varios oradores seglares en la Catedral de Madrid, en fecha no lejana. E l tema era religioso y fué desarrollado dentro de la más pura ortodoxia. E l momento, en suma, resultó fervoroso y ejemplar. Hallándose en Sevilla, tuvo García Sanchiz el honor de una prolongada y particular audiencia con el cardenal Iluñdáin, y este eminente y austerisimo príncipe de la Iglesia felicitóle, alentándole a persistir en sus campañas, que bendijo. Nuestro querido amigo e ilustre colaborador las interrumpe por unos meses, con objeto de preparar otros ciclos de charlas. Por de pronto sabemos de una serie de tres, que consistirá en la navegación del Rhin, en la navegación del Danubio y en una peregrinación por la orilla del Duero, desde su origen. García Sanchiz está ya preparando su equipaje de gran viajero lírico. Que la suerte continúe siéndole propicia. DÍAZ D E M E N D O Z A OLVIDADO A la iniciativa de nuestro colaborador Tomás Borras, para que se perpetúe, en el teatro Español, de Madrid, el nombre ilustre de Fernando Díaz de Mendoza, se han adherido, en términos entusiastas, D. E m i lio Thuillier, la Sociedad de Autores D r a máticos y el Sindicato de Actores Españoles. E l Ayuntamiento, propietario del Español, y por ello, única entidad que puede reparar la injusticia que se comete con el que fué gala de aquella escena, tiene la palabra. N i aún así lograban los libretistas agradar a El Padre Cobos, que escribía indirectas de este calibre: Estos días de lluvia hemos visto a don Antonio G i l y Zarate con dos paraguas: uno, para él, y otro, para una zarzuela que está escribiendo. O de este otro: A cierto abonado que mataba el tiempo en los pasillos del Circo silbando motivos de una zarzuela, le advirtió un acomodador, noches pasadas, que no se acostumbraba a silbar más que en la sala... Cada cosa en su lugar. O así como suena: Dos amigos se encontraron días pasados en el Suizo. -A n o c h e asistí a la representación de Catalina- -dijo uno. ¿Q u é tal es? -preguntó el otro. -T i e n e de todo- -respondió el primero. ¿Menos versos? -tornó a preguntar. -T e aconsejo que la veas; pero ¡guárdate de oírla! Huelga decir que también el libro de Catalina era de Scribe. Su título de origen era, si no recuerdo mal, L etoile du Nord. L o curioso es que por aquella época era redactor muy asiduo de El Padre Cobos el maestro A m e t a que desde su magnífico éxito de El domiiíó azul, con libro de Camprodón... o de Scribe, era ya uno de los zarzueleros más famoso? Pero de Arriefa, el Don E m i l i o de mi Conservatorio, y de El dominó azul hablaremos otro día. ALEJANDRO MIQUIS DESDE LA CONCHA DEL APUNTADOR E l 10 del próximo ¡agosto reanudará, en el teatro Calderón, la temporada con el estreno de. la zarzuela Azabache, libro de Quintero y Guillen, música del maestro M o reno Torroba. Quintero y Guillen preparan una comedia para Carmen Díaz, y estrenarán en el Victoria su comedia popular La luz, que la compañía de A u r o r a Redondo y Valeriano León ha dado a conocer en B a r celona con extraordinario suceso. La lus será el primer estreno de la temporada en el Victoria, donde cu el mes de septiembre debutará la compañía Redondo- León, listo es lo que rueda por ahí, sin que nosotros garanticemos su exactitud porque cualquiera fía en los pronósticos teatrales. E n estos días es posible que la compañía del teatro Beatriz se traslade al escenario de la Comedia para continuar las representaciones de Sania Tcrcsita del Niño Jesús. É
 // Cambio Nodo4-Sevilla