Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S 12 D E J U L I O D E 1933- E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 20. E l S r M A D A R I A G A (D, Dimas) retira una enmienda. L a Comisión acepta una del S r R u i z Lecina, socialista, proponiendo la. redacción siguiente: P a r a gastos de material de primer establecimiento y los que sean necesarios para el aseo, limpieza y conservación de las escuelas de nueva creación, adquisi- ción, incautación, arrendamiento y expropiación forzosa de los locales y obras de adaptación en los mismos, instalación de servicios, material científico, escolar y de oficinas, así como arriendo de locales y obras de adaptación y ampliación en los Institutos y colegios subvencionados, gastos de establecimientos necesarios para el alojamiento de los asistentes a los cursillos, 21.708.301 pesetas. Para las indemnizaciones de l a Junta encargada de l a sustitución de l a Segunda E n señanza dada por las Ordenes religiosas, gasto de locomoción, etc. continúa la misma redacción del dictamen. E l Sr. H O R N defiende otra enmienda. Pide que se supriman los conceptos de gastos de material de primer establecimiento, aseo, conservación de las escuelas de nueva creación y adquisición, incautación, etc. de los locales. E l ministro de I N S T R U C C I Ó N P U B L I C A le contesta y aquél retira l a enmienda. Se aprueban los artículos primero y segundo. Se acepta la siguiente enmienda del diputado agrario S r Ortiz de Solórzarno: Artículo adicional. D e l a aplicación de esta ley con la distribución efectiva de las cantidades autorizadas, el Gobierno dará- en su día cuenta circunstanciada a las Cortes Con lo cual queda terminada l a discusión del dictamen y éste aprobado. Dictamen de arrendamiento de fincas rústicas E l P R E S I D E N T E (S r Baeza Medina) pone a discusión este dictamen, hallándose desierto el banco azul y una docena de dipuEnfermos de los ojos. Doctor tados en l a Cámara. E l S r G U E R R A D E L R I O hace notar que se ha puesto a debate inesperadamente este importante dictamen y ruega a l a presidencia que aplace l a discusión, a fin de que puedan estar presentes los diputados que han de intervenir en l a discusión. E l S r C I D se adhiere a esltas palabras. E l S r B E S T E I R O ocupa de nuevo la. presidencia y desde ella recuerda que l a discusión de este proyecto se anunció en la Prensa, por l o cual, ruega que los oradores que hayan de consumir los turnos de totalidad lo hagan. E l S r G U E R R A D E L R I O anuncia la presentación de varios votos particulares y enmiendas de l a minoría radical. E l S r C I D requerido por la presidencia para consumir un turno, pone dificultades y ruega de nuevo el aplazamiento de l a disL o m i s m o le ocurre a l S r B A L B O N T I N requerido para tratar de un dictamen sobre créditos para l a Guardia civil. E l P R E S I D E N T E en vista de ello, suspende l a sesión m cmientáneaimente. CU procurado siempre evitar, congratulándose (de que las fuerzas del Ejército hayan tenido necesidad, sino contadas veces, de salir a la calle, sin intervenir en hechos de carácter grave. Estima que con la ley que se discute el Gobierno podrá evitar y refrenar movimientos, que, de este modo, no trascenderán a la calle, en l a cual los choques con la fuerza pública suelen ocasionar víctimas. E l Gobierno- -dice- -considera absolutamente necesarias las facultades que pide en este proyecto de ley, facultades relativas a la posibilidad de disolver asociaciones armadas y otras entidades capaces de provocar conflictos de orden público. Declara que no tiene interés personal n i de oportunidad en l a aprobación de este proyecto, pues sólo le guía el deseo de que su sucesor en la cantera no se encuentre inerme ante conflictos de orden público, como el orador lo estuvo en muchas ocasiones. P o r tanto, cree haber rebatido la especie de que ei proyecto sea una imposición de Gobierno. Respeta el criterio de algunas personas que entonan cantos a la libertad, pero la realidad exige dar facultades a las autoridades para imponer vigorosamente el respeto a la sociedad a los criminales autores de atentados y colocadores de bombas. L e interesaba hacer constar l a amplitud del criterio del Gobierno en la discusión de la ley. E l Sr. B A L B O N T I N acusa al Gobierno de no haber sabido sustituir a l a Guardia civil, Cuerpo de infausta memoria, con una nueva Guardia más humanitaria, pues la de Asalto, creada por la República, ha empleado pecir. es procedimientos que han hecho volver los ojos a l a Guardia civil. Acusa al ministro de l a Gobernación de causar graves daños en sus intereses a modestes obreros, que tienen que pagar de su bolsillo las multas impuestas a los periódicos comunistas y sindicalistas. Morón y hasta el guardia se conmueve... Ese matiz de piel, entre indio y agitanado, que da el Jugo lie loto Intea en tono bronceado es E l proyecto d e O r d e n Público t algo sugestivo, admirable, verdaderamente j moderno. Basta pasarse una franelita emSe reanuda l a sesión a los pocos minutos. papada de Jugo de Loto en Ocre o Bronceado por la cara, escote y brazos, para que Se pone a discusión el dictamen sobre O r sé ponga la piel dé rigurosa elegancia. Y cen Público. tenga en cuenta, señora, que con este admiE l ministro de l a G O B E R N A C I Ó N conrable producto se quitan las pecas, arrugas, testa a los oradores que han intervenido en granitos y todas las calamidades que afean la piel, y como no tiene grasa, deja la cara el debate y manifiesta que l a l e y tiende a tersa y suave, sin ese empastamiento aceievitar los sucesos que hoy frecuentemente toso que repugna. En todas las perfumerías ocurren. Estima que la, ley de 1870 y a no tiene el verdadero Jugo de Loto Intea, en tiene posible aplicación, pues sus defectos dos, tamaños de frascos. ¿Le interesa ver el obligaban a frecuentes suspensiones de las folleto y recibir explicaciones? Escriba a AURISTELA, Apartado 82, Santander, garantías constitucionales: y a: declaraciones del effado te guerra, que. la ¡República ha una cobrizi Se dirige al ministro de Justicia, quien ha hecho declaraciones en la Cámara contrarias a la libertad y a la democracia. E l ministro de J U S T I C I A protesta. E l Sr. B A L B O N T I N afirma que así ha sido y que el S r Albornoz no ha hecho en ese sentido de avance hacia las modernas ideas sociales sino de retroceso, puesto que aprovecha todo aquello, que combatió en la oposición para i r conltra las organizaciones obreras. E l ministro de J U S T I C I A vuelve a inten u m p i r y a protestar. E l Sr. B A L B O N T I N N o hay derecho a. pasarse k vida defendiendo la libertad y la democracia para venir después a una completa retractación de tales ideales. E l ministro de J U S T I C I A L o extraño es que un comunista no comprenda mis palabras, teniendo frente a sí el espectáculo de Rusia. E l S r B A L B O N T I N repite que el señor Albornoz defiende hoy lo que combatió siempre, y que, en resumen, apoya desde el P o der una ley que limita la libertad de asociación obrera. E l ministro de J U S T I C I A alude a asesinatos y crímenes que no pueden quedar impunes. E l Sr. B A L B O N T I N sigue atacando al Sr. Albornoz, siendo interrumpido con i m properios por los socialistas. En, Sr. M E N E N D E Z (D Teodomiro) grita que el Sr. Balbontín toma coñac de ocho pesetas l a copa y que recientemente pagó uria cuenta de 84 pesetas. E l S r B A L B O N T I N Y su señoría v i ve de las fábricas de armas y por eso es partidario de la guerra. (Escándalo. E l Sr. M e uéndez lanza frases de indignación y cólera. Anuncia el S r B A L B O N T I N que tiene presentadas veinte enmiendas al artículo p r i mero y presentará cuarenta al segundo, ochenta al tercero, etc; por lo cual los socialistas deben tener paciencia, pues está dispuesto a seguir hablando hasta que le apliquen la guillotina. El P R E S I D E N T E le ruega que ponga término a su intervención. E l S r B A L B O N T I N se aviene a ello, pero tiene que decir que el proyecto es el más cruel y repugnante que ha dado a luz ezte Gobierno. (Rumores. E l Sr. O R T E G A Y G A S S E T (D E. afirma que eslte proyecto sólo tiene paridad con algunas disposiciones de l a Dictadura y r. o tiene precedentes ni aun en el Estado fascista. Establece- -cice- -el proyecto un estado de prevención que es inconstitucional y contrario a los intereses del Estado. E j i el estado de alarma se suspenden ya las garantías, y ts peor que el antiguo estado de guerra, que era una ficción, algo arcaico. E l estado de alarma de la ley es contrario a la Constitución, como lo es el esperpento de l a ley Electoral, hecha a medida del Gobierno. E l P R E S I D E N T E le ataja, haciéndole ver que le quedan cuatro minutos de discusión. E l Sr. O R T E G A Y G A S S E T lee el texto del artículo 61 del proyecto, que es contrario en plazos y preceptos a la Constitución. E l ministro de l a G O B E R N A C I Ó N N o lo traía el proyecto. L o ha añadido l a C o misión, y cuando llegue el momento de su discusión hablaremos. Queda terminada la totalidad. E l S r B A L B O N T I N combate el Título I en plan de abierta obstrucción. Empieza leyendo buena parte del dictamen. Lee después un texto del Sr. Albornoz, en el cual declara que la República había de ser liberal y que él era más liberal cada día, a pesar de lo cual- -dice el Sr. Balbontín- -a los tres días se declara antili- beral y con í propósitos de ser menos liberal cada dis.
 // Cambio Nodo4-Sevilla