Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
España cristianismo, de lo marxista, es desfeminizar la mujer Se quiere corregir la obra sobrenatural: que seamos todos iguales, aunque el mandato físico y moral del origen lo impida. Si la mujer es, por su constitución, más floja para lo rudo que el hombre, se la endurece, se la talla con las precisa? amputaciones; si su moral es otra- -m o r a l más hermosa, porque es de entrega, de sacrificio y de perdón- -se la hace egoísta, cerrada a la sensualidad, y se ahuyenta de su conciencia la idea de Dios. N o es un síntoma sin importancia que algunas mujeres alquilen un padre eventual, pactando que él hará dejación de derechos sobre el lujo y se separará con alejamiento absoluto de su fugaz E v a E l matriarcado es el sentimiento de máximo orgullo femenino y su mascnlinización. E l estímulo para que dejen de ser hembras crece en nuestros días confusos. H a y numerosas Sociedades que sólo se preocupan de la mujer en cuanto voto o elemento de lucha partidista. España Femenina es un oasis. A ninguna asociada se le impide sino que deje de ser mujer. Cuando a amazona aparece allí no encuentra ambiente y se va. Aparte ello, España Femenina tiene otra consigna: favorecer a la perteneciente a la clase media. H a v muchas entidades aristocráticas y les superan en número las obreristas, así como crece, para éstas, la tutela del Estado. España Femenina acoge a esa señorita, educada en tono superior al del populacho, que lia de trabajar y se encuentra con los círculos de élite cerrados y los de la clase proletaria hostiles. España Femenina es el clima propio de las familias mesocráticas; participa de lo elegante y de lo manual. María Valle fundó España Femenina (paseo de Recoletos, 29. y con la Asociación apareció la primera eñ que tuvo asilo la siempre desdeñada muchacha de la clase media, estud ianta, empleadita, huérfana. E s academia y ateneo; casino y montepío; bolsa de trabajo con s o c o r r o y salón d i té y de baile; residencia baratísima Femenina Una de las clases, -cinco pesetas l a pensión- y comedor para asociadas- -una cincuenta cubierto- biblioteca y lugar de charla. Tiene todos los matices y satisface todas las necesidad des- -culturales, económicas, sociales, de estudio, trabajo y diversión- -de sus componentes. Ahora inaugura simultáneamente dos actividades más: la deportiva, en un solar de. la Castellana, generosamente cedido por un aristócrata, y las C o lonias de reposo P o r cien pesetas, España F e m e n i n a envía a veranear, con todo p a g a d o y por veinticinco días, a una muchacha que gane menos de doscientas pesetas mensuales. H a establecido una Colonia en la Sierra y adí se repondrán esas pobres alumnas, que se agota n p r e p a r a n d o oposiciones, las cajeras de almacén, las taquimecas, todas l a s que luchan por abrirse paso en la vida y no están comprendidas en la denominación de obreras. H a dotado España Femenina treinta plazas. Como la entidad, apolítica en absoluto, no está subvencionada por nadie y vive sólo de las cuotas de sus asociadas, no puede ampliar el número de veraneantes. P o r eso admite el pago de becas por el público. Cien pesetas pueden p r o porcionar la alegría y la salud, el reposo y el buen ánimo a las deliciosas mujercitas de Universidad, escuela, comercio y oficina. Cien pesetas, tan sólo, lector. Cíen pesetas para favorecer, con pureza, a una desconocida. Cien pese as por que dé un viva a tu nombre, y palmotee con júbilo, la adolescente vivaz y aniñada, de elegancia pobre, en flor todavía, que nos pareció tan bonita cuándo la vimos pasar por la calle, apresurada por la pesadumbre de ir al trabajo... f TOMÁS BORRAS J Equipos de tennis de España Femenina (Fotos Zegrí.
 // Cambio Nodo4-Sevilla