Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS QUE FUERON SITIOS REALES VARIOS PALACIOS Y UN AÍQMM EL PALACIO bt L A SÍAílDAt. ENA, D E SANTANDER v. incautarse el Estado republicano de la parcela del Estado monárquico, cine se cono: ía cutí la denominación de Sitios Reales una ola- de codicia recorrió los escondrijos burocráticos de España. Los Ayuntamientos desataron el balduque de mohosos e pedien es Para buscar el rastro de sü derecho a las fincas que, üominalmente, estaban adscritas a la Corona. I Je no formarse e! Patronato que hoy actúa, eí conjunto de res deiicias y parrjues se habrían desperdigado en muchos dominios, iue es tanto como suponer sü decadencia y hasta su (e trueciótl, 1 a unidad e criteri. i. la superioridad cultural y el de interés de la junta, que actúa eliminando los propósitos económicos, ha rescatado para el Arte y la Historia lo mejor de los famosos lugares. Sólo en ciertos casos ha dona o albinas piezas del conjunto, las que no ofrecían primordial interés estético y poliali rprovecharse, sin detrimento, para el bien corporativo. Pcdraltjes. se entregó a la Generalidad catalana; Miramar. a! Municipio de San Sebastián; la Magdalena, de Santander, al ministerio de Instrucción; el Alcázar sevillano, a aque Ayuntamiento. Ignoro cUvo será et dominio actual sobre los palacetes de tlofia Isabel v D. Fernando, de Madrid. Ni éstos ni Pedralbes merecen figurar A en un Catálogo nacional. Pedralbes, construido hace pocos afios, representa el aburguesamiento de tas Monarquías, la disminución de sil simbolismo. 1- lay eil Barcelona residencias particulares que resisten ei parangón con Pedralbes. No es esto decir que ciertos fabricantes y políticos modernos v i van attül como Reyes, sino cute ios Reyes vivían cohio las clases mercantiles. Lección due siempre da la plástica, ligada a lo intimo de las cosas, puesto que es su expresión. Cuando la Monarquía se empequeñece v abdica de sü prestancia externa, cuando los Monarcas, por mal entendida llaneza, aspiran a cottiühdlrse con todo el mundo es que también la sUbstahcia del régimen ha disminuido, y, al declinar la forma, el régimen entra en sü última fase. No es indiferente lo ceremonioso en ningún organismo. Inglaterra, al conservar Uniformes y rituales, con extraordinario respeto a las tradiciones, lo que hace es perseverar ett sti organización y preservarla de la disolución. Si el Rey de Inglaterra se convirtiese en un dubtmn vulgar, al poco tiempo Inglaterra serla gobernada por cualquiera de los clnbinan. Él apkbeyamiento, el patalallanismo es nefasto; como dicen en Francia, el mal gusto conduce al crimen Por eso, si se analiza lo que- pueden mu- damente decir las estampas de los Sitios Reales, se ve que la diferencia entre el Palacio de Oriente y Pedralbes señala la curva qtie la Monarquía describe en nuestra historia. Én un palacio como et dé M a drid no puede alojarse más üüe el jefe de Un Imperio; ett el hotel de Pedralbes puede vivir el gerehte de tina institución. Responde también otro palacio, el de M i ramar, al tobo modesto que adoptan las Monarquías cuando se tratts. orinan en constitucionales; es decir, cuando los Reyes están condicionados y se creó la base política de la soberanía popular Mirahiar es ttn edificio de insignificante apariencia, magnífico de situación. Para San Sebastián, esa ciudad milagrosamente Hermosa, tiene M i ramar la importancia de constituir l a clave de arco de su prosperidad. L a dama míe levantó esa villa biso el San Sebastián moderno, en gran paite. Acento diferente es el de otro recentísimo palacio: el de la península de la Magdalena, de Snntauder. La tottografía del lugar v et carácter del edificio recuerdan las mejores residencias aristocráticas i n glesds. AlH se ha establecido. tlria tJnive sklad de verano. Éste curso se estudiarán temas de cierto, aire pedantesco alemán tan del gusto de la segunda República: L a ¿4