Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S ai D E J U L I O D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 16. periodistas que veía muy confusa la situación. -E l Gobierno- -dijo- -pretende sortear las dificultades para llegar a octubre, aprobar entonces el presupuesto y no afrontar l a cuestión política hasta febrero o marzo; pero no creo que las circunstancias le dejen desarrollar este programa. También hablaron los informadores con el ex ministro D Abilio Calderón. P a r a éste el momento político es malo para el Gobierno y malo para todos los hombres liberales. Vendrá algo, dijo, que nos arrollará a todos. ¿M á s a la izquierda? -A l contrario. Mucho más a la derecha. A l g o de lo que hay en Italia y Alemania. ¿Prevé usted acontecimientos? -A h o r a no. P a r a octubre, sí. P o r motivos económicos, desde luego. L a economía es el factor que rige hoy la vida de los países. E n España hemos vivido los años de 1931 y 1932 en- pleno derroche y ahora vamos a sufrirlo E l ministro de Hacienda, que es hombre muy preparado, se da perfecta cuenta del despilfarro en que estamos metidos. E l déficit del próximo presupuesto no será de doscientos millones, como se ha d i cho, sino de setecientos cincuenta. Y con esta perspectiva, ¿se puede creer en un desarrollo normal de l a política? A pesar de todos los esfuerzos del Gobierno, no fué posible reunir el quorum citado para ayer ¿coles próximo, es decir, para la declaración de la sesión permanente, habrá muchos d i putados más de los que se necesitan; y es claro que ese día podrán hacer las votaciones de quorum que hoy no han podido verificarse. 1 A c e r c a de las vacaciones parlamentarias. U n a sugerencia de A c ción Republicana E n la reunión que celebró anteanoche la minoría de Acción Republicana, que sigue las inspiraciones del jefe del Gobierno, se habló de la dificultad que puede entrañar la discusión del proyecto de ley de Arrendamientos Rústicos. Tiene este dictamen numerosos votos particulares y muchas enmiendas, que no son de obstrucción, sino que se refieren a los complejísimos problemas que l a ley plantea. De modo que en una discusión normal se necesitarían, por lo menos, cinco semanas. Convencidos de esto los diputados de A c ción Republicana, convinieron en que este proyecto de Arrendamientos Rústicos podía ser discutido en el mes de octubre. L a ley resuelve dos problemas fundamentales: E l de los desahucios rústicos y el de la revisión de rentas; el primero, está resuelto de momento con la ley pendiente de votación definitiva, y el segundo, pudiera resolverse provisionalmente con un decreto de prórroga del que está vigente sobre la materia. L a minoría quedó de acuerdo en hacer la propuesta al señor Azaña, pero no la hizo en. el día de ayer. Probablemente hoy conocerá el señor Azaña el pensamiento de sus amigos. pañoles. Después de l a elección, del señor, Alcalá Zamora, yo no quiero hablar, no quiero comentar lo que ha sucedido. H e procurado apartarme de ese camino erróneo, y ahora quiero que vuelva a hablarse del silencio de Lerroux. -Pues hace usted mal- -le replicó su i n- terlocutor- S i usted quisiera todo esto se disolvería inmediatamente, porque no tiene fuerza ni arraigo. E n vez de eso, da usted lugar, con su apartamiento, a que sea el arbitro de la política española el señor Gordón Ordax, que ha logrado encerrar en el Tribunal de Garantías a D A l v a r o de Albornoz, y que en l a primera ocasión logrará algo análogo con el Sr. Domingo, mandándolo a cualquier Embajada. -Pues los radicales- socialistas- -dijo entonces el Sr. L e r r o u x- -n o están exentos de culpa de todo lo que ocurre. -E s verdad. Muchos de nosotros buscamos una autoridad republicana que no l a hay, para sumarnos a ella y que se salga de esta situación absurda. -E n eso de la autoridad republicana- -replicó rápido el Sr. Lerroux- -sólo tengo, que mirarme al espejo para saber que existe. M i papel, por ahora, es el de callar y esperar, porque de este modo llegará m i hora. N o lo dude usted. M i hora está cercana. Manifestaciones del señor dón O r d a x Gor- Disgusto del señor A z a ñ a O r denes terminantes a la mayoría E l Gobierno había citado t o n buena anticipación y para el día de ayer las votaciones da quorum, pedidas para las cuatro leyes pendientes de votación definitiva, entre las cuales figura la del crédito para l a sustitución de la enseñanza religiosa. E l martes se cursaron las órdenes telegráficas a todos los diputados de la mayoría que estaban ausentes de Madrid, para que asistiesen a l a sesión de ayer y tomaran parte en el quorum. Desde primera hora se vio que l a concurrencia era escasa. Poco a poco, sin embargo, fueron llegando los diputados y hacia las ocho de l a noche se buscó una de las votaciones nominales pedidas por los que hacen obstrucción al proyecto de l a ley de O r cen Público, para que sirviera de recuento, y ver si se podían abordar las votaciones de quorum. E l número total de diputados votantes no pasó de 190 y como se necesitan 231 para el quorum, se desistió de éste y se levantó l a sesión. E l jefe del Gobierno, como es natural, se disgustó profundamente. Momentos después se reunía con los ministros que se hallaban en la Cámara y, seguramente, debió hacerles presente su contrariedad y su propósito de que el espectáculo ofrecido ayer por la mayoría no se repitiera. Después de esta reunión, el señor Azaña habló extensamente en el salón de conferencias con el jefe de la Firpe, o sea, de la Federación de los grupos mayoritarios. E s t a conversación se debió dedicar por completo a investigar las causas de lo sucedido y a tomar las medidas oportunas para que el miércoles próximo estén presentes en la Cámara todos los diputados de la mayoría, sin excusa n i pretexto. E l señor Galarza, que fué interrogado por los periodistas, respecto a su diálogo con el señor Azaña, dijo que la citación a los diputados para que concurrieran a l a sesión de ayer, se había hecho mal y retrasada. Según dijo, hubo diputado gallego que recibió el aviso telegráfico después de las dos y media de l a tarde del miércoles, cuando el tren había salido y a para Madrid. -Y aiegaro- -añadió- -que para el miér- Interesante diálogo del señor L e rroux c o n el señor drigal A l llegar D Alejandro Lerroux a la Cámara fué saludado por varios diputados y periodistas. Entre aquéllos se encontraba el Sr. Pérez Madrigal. Se habló en el corro de los acontecimientos políticos que se anuncian, y de l a prometedora intensidad de la jornada del domingo. E l S r Pérez Madrigal le dijo al jefe de los radicales que no comprendía su pasividad, su apartamiento, y, sobre todo, su s i lencio. -H e de advertir a usted- -agregó- -que hay muchas gentes que piensan como yo, y que ante una situación política tan absurda como la actual, no comprenden que usted, por su prestigio, y por su historia el más destacado de los republicanos españoles, se coloque en esa actitud de abstención. -M i r e usted- -le contestó el señor L e r r o u x- Y o siento la República por encima de todo. H e hecho todo lo posible por terminar con esta situación política, de l a que soy enemigo, porque entiendo que causa graves daños a m i país. L o que no puedo hacer es salirme de las normas legales e invadir l a calle para i r contra el Gobierno. L o que ocurre es que l a República v i no a España en un tono medio absolutamente congruente con nuestras tradiciones y con todo lo substancial del alma española. E r a una República sin exotismo, perfectamente compatible con nuestro hogar, tan español, tan austero y tan decente. Siguiéndose esta trayectoria, fué elegido el presidente de las Cortes, que es una figura con todas esas características y de una gran austeridad, Continuándose en el camino emprendido, fué designado el presidente de l a República, que es un hombre que proviene de las derechas, que no fué republicano, y que poseía ese sentido medio de que se habla. Todo esto daba la sensación de que l a República había de ser para todos los es- Pérez M a- Los periodistas quisieron conocer l a opinión del Sr. Gordón Ordax sobre l a nota que ayer entregó a la Prensa D Marcelino Domingo y que se refiere al discurso que el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Radical- Socialista pronunciará el próximo domingo. E l Sr. Gordón Ordax dijo que la nota carecía de importancia y que al asunto no se le podía dar ningún alcance político. -Únicamente ruego a ustedes- -dijo- -que escuchen con mucha atención m i conferencia del domingo. Durante la sesión nocturna Unas declaraciones del señor S b e r t demuestran que hay grandes dificultades para proveer l a cartera de J u s t i c i a Dos notas politicas de mucho interés pudieron recoger ayer los periodistas durante la sesión nocturna. Y decimos de interés, porque pueden modificar la situación de un modo radical. U n a de ellas se refiere a la provisión de la cartera de Justicia. Hablaban los periodistas con el diputado de la Esquerra señor Sbert acerca de d i versos asuntos relacionados con el traspaso de servicios a l a Generalidad y el estado anárquico de Barcelona, cuando uno de aquéllos le preguntó si eran ciertos los rumores que asignaban a la Esquerra catalana el deseo de que se proveyera la cartera de Justicia con un miembro de esa minoría. -L o que hay de cierto en esto, contestó el señor Sbert, es que la Esquerra entiende que en el Gobierno debe haber la misma proporción que hay en los grupos parlamentarios que intengran l a minoría. Y esto tiene que ser mientras no se verifiquen nuevas elecciones. L a proporción de los grupos parlamentarios hay que suponerla adecuada con la que tiene en l a opinión pública, y si este Gobierno es de concentración parlamentaria, las minorías deben tener la representación que les corresponda. S i se admitiese que los grupos parlamentarios no representan l a proporción que tienen en l a opinión pública, habría que i r inmediatamente a l a diselución de las Cortes. L a Esquerra, al ocuparse de! a previsión de carteras, ha hecho solamente un simple operación aritmética.
 // Cambio Nodo4-Sevilla