Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O VI G E SI M O N O V E N O 10 GTS. N U M E R O DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O VIGÉSIMO N O V E N O 10 CTS. N U M E R O F U N D A D O E L i D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U G A D E T E N A LA C O N J U R A FASCISTA Se han practicado varias detenciones importantes. Durante la última etapa de l a Dictadura, en cuanto se susurraba algo vagamente revolucionario, el Gobierno procedía con toda d i ligencia a la detención y encarcelamiento de algunas personas, netamente inofensivas, que venían arrastrando desde su juventud una leyenda de peligrosos. Entre los presos, los más notorios solían ser Eduardo Barriotero Ierran, en- Madrid, y Jorge V i n a i x a en Barcelona, los cuales, a partir de l a hora de su captura, empezaban a fumar gratis merced a la liberalidad de sus amigos. Y o que los conocía de antiguo, solía decirle al marqués de Estelía: -M i querido general: ¿P o r qué. se molesta a eso hombres, que nunca han sido una amenaza seria m á s que para sus acreedores? Son dos periodistas inteligentes, que luchan por la vida en un ambiente adverso, y que van resolviendo, como todos nosotros, sin gran vilipendio, el problema cotidiano de, la subsistencia. ¿P o r q u é sé les acusa de conspirar? Creo que nos ponemos un poco en ridículo- acosando a gente que podrá estar descontenta de lo actual, pero que nada grave tiene sobre su conciencia P o r desgracia, no se me hacía, caso... A h o r a 1 Gobierno republicano reproduce aquellos métodos. Se cotroce que obedece a una táctica; clásica. ¿Complot í a s c i í t a? A d mitir como posible un complot dé carácter, fascista en un país de nuestro individualismo, berebere, en el que no existe una sola clase social dispuesta al menor sacrificio por l a patria, es partir del supuesto de que la luz de las estrellas es aprovechable para alumbrar nuestras salas dé teatro. E l fascismo, en teoría, está ya en- muchos espíritus, y algunos camiseros han Vestido de azul los cuerpos arrogantes de tres o cuatro docenas de deportistas ricos: que sienten l a vocación de la aventura y comparten conmigo el entusiasmo por Mussolini. ¡G r a n estadista! ¿V e r d a d? Casi de la categoría del Sr. A z a ñ a del cual no le separa m á s que una nimia diferencia, y es que mientras aquél ha hecho uii país, éste lo ha deshecho. E n todo lo dem á s es. idéntico... l COMO A UN CONEJO E l atracador detenido es ún maleante muy conocido de la Policía, y que lia tomado parvi te. en numerosos robos. U n médico amigo mío tiene en T ó r r e l o dones iuii hotel, en donde suele pasar los meses agobiádores del verano. Como l a distancia es corta va y viene a diario a M a d r i d para atender a su clí- ñica del hospital, a l a consulta particular y a las visitas. Generalmente termina su labor en las primeras horas- de l a tarde, y emprende el regreso, con tiempo sobradísimo, para gozar de las delicias familiares. en el cobijo grato del jardín, refrigerado con el soplo benigno de la sierra. Alguna, vez, por excepción, la vuelta se retrasa y- l e cogen en l a carretera las sombras de la noche, detalle sin importancia alguna, porque el camino, a fuerza de frecuentarlo, es tan conocido del chófer que puede i r por él con los ojos cerrados. U n a noche el retraso se prolongó hasta cerca de las diez. E r a n muy cerca de las diez cuando el automóvil enfilaba el puente, dé San F e r nando. H a b í a sido un día de ruda tarea y asfixiante calor. E l médico iba aplanado en uji, -rincón del coche, fastidiado, aburrido. Por las ventanillas abiertas desfilaba ante stts ojos, fatigados de cansancio y de sueño, el paisaje monótono y vulgar de todos los días los taereiideros. de Cuesta, llenos de gente- alegre; los -hotelitos graciosos de E l Plantío, L a s Rozas, con. su Bár profusamente iluminado; el apeadero ¿le Las Matas, con sus furgones inmóviles, dormidos en la quietud de la v í a muerta. Y y a cerca de Torrelodones el médico de pronto advierte, sobresaltado, que el a u t o m ó v i l c o m o s i s e hubiera, vuelto loco, empieza a hacer zigzags inverosímiles sobre l a carretera, de una cuneta a otra; detenciones, arrancadas: violentas, patinazos; el chirrido áspero dé los frenos, una parada en seco y el chófer, que, desde el baqueta grita triunfante: LO C O NT RAR IO La Conferencia, Económica Mundial ha sido aplazada -i Y a está! ¡Y a le p e s q u é! -i Q u é ha pescado usted? -pregunta el médico. E l chófer sonríe, abre la portezuela, des Que no se hable en serio de conjuras fasciende del coche, da unos pasos, se agacha cistas. ¿Dónde está Mussolini? ¿Y los cin- sobre el polvo de l a carretera y vuelvo con cuenta m i l soldados que avanzaron con él un animalucho entre las manos. sobre Roma? Y o no niego que el Gobierno- -Un conejo, señor. Iba deslumhrado con haya heclió abortar un motín, que no iba los faros del coche. a ser probablemente sino la reacción del- ¡Pero, hombre, por D i o s! ¿U s t e d cree proletariado por la negativa de la amnisque los automóviles se han hecho, para catía. Aquella medida de clemencia hubiese zar conejos? ahorrado al Gobierno este acceso de rigor- -S i se ponen a tiro... que: encenderá contra él nuevos rencores M e ha recordado este auténtico sucedido eñ el interior del país y le atraerá más de lo ocurrido la otra tarde con motivo del i n un comentario desdeñoso en el extranjero. L a severidad, cuando alterna sus funciones tento de atraco a una tienda dé ultramarinos, en la calle de Argeiisola. Cuando el púcún l a justicia, repone el prestigio del goblico, valerosamente reaccionado, perseguía bernante. Practicada sistemáticamente, es. un padrón de flaqueza. Claro es que en casos a uno de los atracadores, un conductor de desesperados puede ser una solución; c o n- la Dirección de Seguridad, que casualmente encerrarnos a todos los que disentimos d e l pasaba por allí guiando un coche, persiguió Sr. A z a ñ a y de su política tiene el Go- a l j n a k a n t e 1 c alcanzó y, dándole con una bierno vía libre para imprimir a la domo- aletardel auto, logró tirarle al suelo y le decracia republicana el optimismo- de que aho tuvo. ¿E s que los automóviles- se- han hecho r a carece. Y si no, que se lo pregunten al para cazar atracadores? Ñ o p e r o ¡si se Sr. Lerroux, que tanto sabe de conspiracioponen a t i r o Y sobre todo, que no era nes abortadas amistosamente... un atracador; era un conejo. k Ocurre a menudo que se consigue exactamente lo contrario de lo que se trataba de realizar. La, Revolución francesa, que empezó con un matiz internacional, ha creado a la Francia conservadora, y nacionalista. L a revolución bolchevique podría conducir igualmente a una Rusia patriótica, eti el marco de una democracia campesina. U n revolucionario de Los Demonios (o Los P o s e í d o s de Dostoyevsky- -visión profética de, la Rusia comunista- dice que por el lema de m á x i m a libertad se llegará a la m á x i m a esclavitud. Asimismo, la Conf erencia E c o n ó m i c a Mundial, convocada con la finalidad de abolir el ultraproteccionismo y fomentar el intercambio entre naciones, tendrá como consecuencia el estrangulamiento más acen- i tuado aún del comercio internacional. A u n que todos los demás países obrasen con buena fe absoluta, l a actitud de los Estados Unidos por sí sola bastaría para mantener el aislamiento. L a política económica de Roosevelt, que por todos los medios quiere hacer subir los precios, debilitará las probabilidades de las exportaciones yanquis, y. a consecuencia de ello la industria norteamericana t r a t a r á de asegurarse el inmenso mercado interior, excluyendo l a competencia extranjera medíante altas barreras aduaneras y. hasta prohibiciones. ¿Cómo podrá en esas condiciones Europa pagar las deudas de guerra? Hace dos semanas publiqué un artículo titulado E u r o p a indicando que en vez de la anhelada unidad marchamos, hacia la d i visión, la diferenciación... E l artículo fué publicado antes del C ingreso socialista en P a rís, del cual la Segunda Internacional, sale tan mal parada. y que refuerza con un nuevo argumento- la tesis que expuse. V a r i o s prohombres del socialismo insisten en que éste no debe separarse de la nación, ni de la clase inedia, lo que deja prever el surgimiento de un socialismo, nacional y antimarxista. Y una vez en este camino no se está ya muy alejado del fascismo, que es una especie de sindicalismo nacional, con. orden y jerarquía. Cada vez m á s nos alejamos de la unidad y cada vez mayor fuerza tiene el hecho diferencial E l fracaso de la Conferencia de Londres contribuirá mucho a que se renuncie a buscar la solución de l a crisis sobre una base internacional. Cada país trat a r á de salvarse de la crisis general del mejor modo que pueda; los Estados Unidos han dado el ejemplo. Cada país q u e r r á ser un pequeño cosmos y defenderá su mercado y su moneda con las medidas m á s radicales. Las restricciones monetarias no sólo quedarán en vigor, sino que se acentuarán. Los viajes al extranjero serán un verdadero lujo, como hace un siglo, antes de que los países estuvieran- unidos por líneas férreas. Autarquía será el nuevo lema, el dernier cri dV la moda y la sabiduría. ¿Q u é dónde irá con estü método el capitalismo y la civilización? Que otros- -por ejemplo Salaverría- -contesten a la pregunta. MANCEL BUENO PEDRO MATA ANDRÉS REVESZ
 // Cambio Nodo4-Sevilla