Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S i DE A G O S T O D E 1933. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G i sas o contra las cuales existan racionales sospechas de participación en actos contra el orden público. E l cambio de domicilio no podrá decretarse más de ciento cincuenta kilómetros de dis- f tancia del pueblo en que residiere el compelido a dicho cambio. Igualmente podrá acordarse el destierro á una distancia que no excederá de doscientos cincuenta kilómetros de aquellas personas en quienes concurran agravadas las condiciones mencionadas en el párrafo primero de este artículo. L a autoridad civil podrá también entrar en el domicilio de cualquier español o extranjero residente en España sin su consentimiento y examinar los papeles y efectos; pero nada de esto podrá llevarse a cabo sino por la misma autoridad o por un delegado suyo, provisto de orden formal y escrita. E n uno y otro caso el reconocimiento de la casa, papeles y efectos tendrá que ser siempre presenciado por el dueño o encargado de la misma o por uno o más individuos de su familia y por dos vecinos de la propia casa o de las inmediaciones si en ellas los hubiere, y en su defecto, por dos vecinos del mismo pueblo. Declarado el estado de alarma, la autoridad gubernativa podrá imponer multas individuales de diez a veinte m i l pesetas, en la forma siguiente: E l ministro de la Gobernación podrá imponer multas hasta la total cuantía que queda señalada. Los gobernadores civiles hasta diez mil pe setas. Los casos de reincidencia serán sancionados son multas cuyo importe se aumentará cada vez en el cincuenta por ciento de la últimamente aplicada. w que no sigan la tramitación prevista en las tolos los requisitos que para permanecer en leyes. el misino señalan las leyes especiales y Reglamentos de Policía, podrán, sin otras forCuando las Asociaciones de Funcionarios malidades, ser detenidos, e inmediatamente contribuyan al desorden público, alteración expulsados del país por orden de las autode los servicios con fines perturbadores, i n ridades gubernativas, las cuale se limitadisciplina o relajación en la conducta y surán a dar cuenta de su acuerdo al ministebordinación necesaria a la marcha normal rio de la Gobernación. de los mismos podrá el ministerio correspondiente prohibir su funcionamiento, clauL o s extranjeros no establecidos, pero que surar sus locales y someter a sus elementes hayan observado todos los requisitos a que directivos a las sanciones disciplinarias que se refiere el párrafo anterior, estarán obligados, al acordarse el estado de previsión, a les alcancen, previa audiencia de sus Juntas directivas, a las cuales se comunicará el dar los avisos, realizar las presentaciones y cumplir las demás medidas que la autoridad acuerdo razonado de suspensión. Declarado el estado de prevención, la augubernativa considere necesarias para el mantenimiento del orden público. A los que toridad gubernativa- podrá sancionar los acno se avinieren a ello o actuaren de modo tos contra el orden público a que esta ley se refiere con multas individuales de 10 peperturbador de aquél, se les podrá impedir setas a 10.000 en la forma siguiente: la permanencia en territorio español, previa E l ministro de la Gobernación podrá i m declaración, de indeseables. E l acuerdo será desde luego ejecutivo, poner multas hasta la plena cuantía arriba señalada. pero cabrá recurso de alzada ante el minisLo. gobernadores civiles hasta 5.000 peterio de la Gobernación. setas. Los españoles que con infracción de las Los casos de reincidencia podrán ser sanJeyes en forma que no constituya delito parcionados con multas, cuya cuantía se aumenticipen en la alteración del orden público a tará en un cincuenta por ciento sobre la que se refiere este capítulo, quedarán soúltimamente impuesta. metidos a las medidas gubernativas, una vez que sea declarado el estado de prevención. L a autoridad gubernativa podrá adoptar, E l estado de alarma mientras dure el estado de prevención, las siguientes medidas: S i las medidas autorizadas por el artículo Primera. E x i g i r con antelación de dos anterior fuesen insuficientes para mantener días la notificación de todo cambio de domiel orden público, el Gobierno, cuando así lo cilio o residencia. exija la seguridad del Estado, en casos de Las autoridades podrán requerir en cualnotoria e inminente gravedad, podrá susquier momento a quienes viajen por el tepender por decreto, de acuerdo con el arrritorio nacional para que manifiesten el ititículo cuarenta y dos de la Constitución, las nerario que se proponen seguir. garantías que la misma establece en sus arSegunda. Decretar la intervención de i n tículos 29, 31, 34, 38 y 39, total o parcialdustrias o comercios que puedan motivar la mente, en todo el territorio nacional o, en alteración de orden público o coadyuvar a parte de él. De este decreto dará cuenta a ella, llegando en casos graves hasta acordar las Cortes o a su Diputación permanente. su suspensión temporal. L a autoridad podrá prohibir la formación Tercera. Ordenar que de todos los i m de grupos de toda clase y el estacionamiento presos, con excepción de los libros que siren la vía pública. N o siendo obedecida, desvan ipara defender ideas u opiniones polítipués de dar tres toques de atención, hará ca; locales, sean presentados a sellar dos uso de la fuerza al efecto de restablecer la horas antes de ser publicados los ejemplares normalidad. N o será necesaria la intimación que marca la ley de Policía de Imprenta, cuando la fuerza fuere agredida. tiempo que se reducirá a una hora para los L a autoridad civil podrá someter á previa periódicos diarios. censura todos los impresos o proponer al Cuarta. Tomar cuantas precauciones se Gobierno, y en caso urgente acordar desde precisaren para asegurar que en las reunioluego, la suspensión de las publicaciones nes públicas debidamente autorizadas no se que preparen, exciten o auxilien l a comiperturbe el orden y escapen a las sanciones sión de los delitos contra el orden público, de la autoridad quienes intentaren pertury señaladamente los comprendidos en los arbarlo. tículos doscientos cuarenta y tres y doscientos cincuenta del Código Penal, dando cuenLas reuniones al aire libre y las manifesta al Gobierno de las determinaciones que taciones podrán ser suspendidas o aplazasobre este punto adopte. das por la autoridad gubernativa cuando considere que con ocasión de las mismas Recogerá los ejemplares de aquellas puel orden público está amenazado de alterablicaciones y los remitirá, con las personas ción también podrá negar permiso para ceresponsables de los delitos expresados, al lebrarlas o prohibirlas definitivamente en Juzgado ordinario competente para los efecsu caso. tos de justicia. Quinta. Dictar disposiciones reguladoDurante el estado de alarma, l a autoridad ras de la circulación y restringirla o prohicivil podrá detener a culaqu er persona, si lo birla en horas y lugares determinados considerara necesario para la conservación Sexta. Dictar reglas para el abastecidel orden. miento y servicios necesarios de las poblaLos detenidos en esta forma no deberán ciones. confundirse con los presos detenidos por Séptima. Prohibir e impedir las cesaciodelitos comunes. nes de industria y comercio, llegando para Podrá, asimismo, compeler a mudar de reello, i preciso fuera, a la incautación temsidencia a las personas que considere peligroporal. Octava. Comprobar si las Asociaciones Teléfonos de A B C en Sevilla y Sindicatos cumplen exactamente sus obligaciones legales. Novena. Disponer que las huelgas o paros sean anunciados con cinco días de antelaDirección 32.679 ción si no afectan al interés general; con Redacción 3 a. 188 diez, si lo afectaren, y con quince, si se trata de obras y servicios públicos concedidos o Administración. 32.689 contratados. Décima. Prohibir e impedir en todo caso Oficina: Calle Muñoz Olivé (antigua las huelgas o paros que se produzcan o i n intenten producirse en los servicios públide Lombardos) 2 3.524 cos directos o autónomos, así como aquellos 1 0 E! estado de guerra Sólo al Gobierno de la República corresponderá la declaración y el levantamiento del estado de guerra en todo el territorio de una región autónoma, y en la capital de la República no podrá declararse, sin acuerdo del Gobierno. Publicado el bando y terminado el plazo que señale, serán disueltos los grupos que se hubieren formado, empleando la fuerza, si fuese necesario, hasta reducirlos a la obediencia, aprehendiendo a los que no se entreguen y poniéndolos a disposición de la autoridad judicial, cuando deban ser juzgados por ella en la forma que se interesa en el título I I I de esta ley. Serán considerados como presuntos reos los que se encuentren o hubieren estado en sitios del combate durante éste, sin perjuicio de probar su inculpabilidad, hallándose en el mismo caso los que sean aprehendidos huyendo o escondidos, después de haber estado con I03 rebeldes o sediciosos. E l procedimiento E l título I I I trata del procedimiento y es- ¡tablece que los delitos contra el orden público serán sancionados por los jueces y Tribunales con arreglo a las leyes comunes; pero con Tribunales y plazos de urgencia que se determinan. Disposiciones finales Primera. L a presente ley regirá en todo el territorio de la Reupública. Segunda. E n el cumplimiento de los preceptos que, relacionados con el orden público se contengan en el Código Penal v leyes especiales, se aplicarán las disposiciones de la presente ley. Tercera. Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo preceptuado en la presente ley, que entrará en vigor el mismo día de su. publicación en l a Gaceta de, Madrid,