Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 2 D E AGOSTO D E 1 933. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S BEDAOCaON: PltADO 0 E SAN SEBASTIAN. SUSCRIPCIONES BC DIARIO ILUSTRAD O A Ñ O VI G E S 1 MONOVENO. N U M E R O 9.427 SKVIX. LA Y ANUNCIOS, MtTSOZ O L I V E C E R C A N A A T E T U A N L A S 1 TU A C I Ó N POL 1 T 1 CA Y PARLAMENTARIA Se acentúan los síntomas de descomposición de la mayoría parlamentaria Suspensión del Consejo, de ministros de ayer M a d r i d 2. A l Consejo de ministros que estaba citado ayer, como martes, en la Presidencia, se le había dado una extraordinaria importancia. Se decía que en él, el Sr. F r a n chy Roca, para cumplir la promesa que h i ciera a sus amigos políticos cuando le visitaron el viernes en l a C á m a r a y le conminaron para que de una, vez consiguiera del señor A z a ñ a la promesa formal de no aplicar la ley de Defensa. de la República, plantearía íntegramente la cuestión, y requeriría al jefe del Gobierno para que la declaración la h i ciera en las Cortes, so pena de abandonar en el acto la cartera. Llegaron casi todos los ministros a la Presidencia, y allí se encontraron con la noticia de la suspensión del Consejo. E l Sr. A z a ñ a acababa de transmitir un recado al subsecretario, Sr. Ramos, participándole que por la gravedad en que se encontraba su padre político, no se atrevía a abandonarle, y rogaba a los ministros que le dispensaran, aplazándose la reunión hasta otro día. P a r a quienes no estaban enterados del motivo de la suspensión, ésta fué objeto de grandes comentarios, atribuyéndosele una causa política. En la Cámara. Comentarios L a desanimación en el Congreso desde primera hora fué grande. N i los ministros acudieron, salvo los señores Companys, Domingo y Franchy. L o s diputados, en su mayoría se encuentran ausentes de Madrid, y como saben que los asuntos políticos están d i feridos y sólo se trata en el salón de sesiones de la ley de Arrendamientos Rústico, obstruccionada por la minoría agraria, no sienten deseos de interrumpir su descanso veraniego. Toda l a sesión pudo considerarse como una cosa de relleno, para pasar el rato, sin eficacia ni utilidad alguna. A los Sres. Barriobero y A l g o r a les oímos lamentarse, contrariados por la ausencia de los Sres. A z a ñ a y Casares, que daban la. sensación de que no querían discutir las interpelaciones pendientes, una sobre la ley de Defensa de la República y otra acerca de la ratificación del Convenio con el Uruguay. -Se emplea el tiempo- -decía el Sr. A l g o ra- -en discutir la ley de Arrendamientos con veinte diputados en. el hemiciclo, como si no ocurrieran cosas graves de orden político en E s p a ñ a Debíamos pedir a la Cámara que dedicase una sesión entera para tratar de la amnistía y del Convenio con el Uruguay. -No solamente de eso- -contestó el señor Barriobero- sino de la derogación de la ley de Defensa de la República, y de una proposición de ley que yo he presentado para que con arreglo al artículo 95 de la Constitución no se celebren Consejos militares mientras no s declare a E s p a ñ a en estado de guerra. política republicana, acordó la necesidad de la existencia de un programa como condición indispensable para poder colaborar en el Gobierno. E l mismo ministro de Agricultura, señor Domingo, votó las bases en el Comité N a cional. Y ahora, ¿q u é? ¿E s que una parte Las conversaciones de los escasos dipudel Gobierno rechaza alguna de las bases? tados que se hallaban ayer en. el Congreso Esto sería un verdadero fraude político y se versaron principalmente acerca, de la grave daría el espectáculo de unos hombres que lo- pugna que, existe en e l seno de. -la. minoría sacrifican todo a su permanencia en el P o radical- socialista, y que si se agrava puede der. L a crisis no debe asustar a nadie. L o dar al traste con la colaboración del partido que debe asustar es que no se produzca cuanen el Gobierno. E n la reunión, s gún una do deba producirse; cuando las circunstancircular enviada a los individuos, de la minocias la demanden, porque si un Gobierno ría por los dos ministros del partido, se ha quiere sobrevivirse y no sirven para él las de tratar decididamente del programa de corazones específicas que dentro de un r é g i laboración con el Gobierno, actual. men originan su caída, estamos ante un peli, Los radicales- socialistas disidentes, creen gro gravísimo, que debe preocupar a los que la minoría no tiene nada que opinar resr buenas republicanos. pecto al programa. Así el Sr. López de G o i Otro caracterizado radical- socialista, de coechea decía que en la reunión de hoy no mucho ascendente en el partido, el Sr. F e puede ocurrir nada trascendental, porque no ced, declaró que le parecía absurdo el plancorresponde al grupo parlamentario la diteamiento del pleito en el seno de la minorección política del partido, sino al Consejo ría. Cuando lo llevan a la minoría será para Nacional, que, cen arreglo a los Estatutos que ésta resuelva, porque si no, ¿a qué cony al Reglamento, es el único que tiene atriduce este extremo? A h o r a bien, añadió, yo buciones y facultades para orientar la d i no votaré ni en pro ni en contra. N o puedo rección del partido radical- socialista. Pero yotar la ratificación de las bases, porque seademás las bases de colaboración fueron dería cosa vana, siendo tan reciente el acuerdo terminadas por el Congreso Nacional y sey teniendo toda la autoridad que le han ría algo anómalo y desde luego censurable dado el Congreso, primero, y luego la minoque la minoría modificara un texto votado por e l Congreso, examinado luego por el C o- ría y el Comité ejecutivo. Tampoco en contra, porque sería asimismo cosa sin sentido. mité Ejecutivo Nacional y votado por últiSé trata de un acuerdo, y los acuerdos no mo por la propia minoría. hay más. que cumplirlos. E s un pleito faDe esta opinión era también el secretario llado sobre que no cabe apelación. del Comité Nacional, Sr. Moreno CalvaE l único diputado radical- socialista que che; D i j o que en el último Congreso del disentía de sus compañeros es el Sr. G a partido se adoptó por unanimidad el acuerlarza. D i j o que el problema, a su juicio, es do de que debía rectificarse la política del de sentido común. Es de procedimiento. L o Gobierno, y para conseguirlo se redactaron que va a discutirse es si el ó r g a n o de enlace las bases de colaboración, bases que fueron entre la minoría y el Gobierno son los m i discutidas en el seno de la minoría durante nistros del partido o es el Comité Nacional. más de ocho noches, y en las que el acuer. -Y o entiendo- -añadió- -que son los m i do se adoptó con el voto inclusive del senistros, porque, de otra suerte, estos homñor Domingo. Nada tiene que hacer, pues, bres quedarían en situación desairadísima. la minoría y el Consejo Nacional en este Relacionado con este asunto se comentó asunto. lo ocurrido en la asamblea radical- socialista- -Y o afirmo- -añadió- -que este problema de Valencia. Los mismos radicales- socialisno será escamoteado ni soslayado, cosas amtas facilitaron la referencia. Dijeron que l a bas a que tan acostumbrados no tiene la poAsamblea provincial, celebrada con extralítica actual. ordinaria animación, examinó detenidamenSe le preguntó a l Sr. Moreno Galvache te la situación política actual y tomó los s i si los ministros del partido procurarían busguientes acuerdos: car el trámite dilatorio de- un Congreso exP r i m e r o Que es conveniente en el motraordinario en el mes de septiembre, como mento actual la colaboración de los sociapareció indicar jen u discurso el Sr. D o listas, pero siempre de conformidad con los mingo. Contestó que ni la minoría ni el Coacuerdos adoptados en el Congreso Nacional mité Ejecutivo tienen facultades para convode! partido. Segundo: Caso de que los socarlo. E l Congreso extraordinario tiene que cialistas se hubieran de retirar del Poder, ser solicitado por las organizaciones de proreunir un Congreso Nacional extraordinario, vincias, en un n ú m e r o mínimo de peticionapara aprobar las normas a seguir en la corios que el Reglamento señala. Quizás más claro que los dos anteriores laboración con los demás partidos republicanos. Tercero: S i los acontecimientos se radicales- socialistas estuvo el Sr. Rúiz de la presentaran con carácter de urgencia, faV i l l a de la misma minoría. cultar al Consejo Nacional para que estu- -Y o no puedo creer- -dijo- -que la re- die esas normas. unión de m a ñ a n a esté convocada Con el ániLos diputados que daban la referencia, mo de rectificar alguno de los puntos del programa que el partido considera indispen- añadieron que aprobadas estas conclusiones, se presentó una proposición para que el m i sable para su colaboración con el Gobierno. nistro de Agricultura fuera felicitado teleY o no creo en absurdos. S i se intentara esto, gráficamente por su discurso del pasado dose plantearía en el acto la escisión del partimingo; pero varios asistentes hicieron nodo con toda crudeza y ya sin compostura posible. E l partido radical- socialista, a modo tar que entre lo que dijo el señor Domingo de reacción, contra lo que parecía que se y las conclusiones aprobadas, n o h a b í a coiniba a convertir en la mala costumbre de la cidencia alguna, y entonces los proponentss, Ante la reunión de la minoría radical- socialista que hoy debe celebrarse. ¿Saldrá de ella una resolución definitiva?
 // Cambio Nodo4-Sevilla