Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
éstfló vibrante, lapidario, su lógica implacable, documentada, y esa dialéctica que lanza argumentos como tiros que inevitablemente dan en el blanco. L a valentía del t i tulo Fariseos de la República queda superada por el contenido. S u dedo acusador parece anunciar el Mane, Tecel, Filares de la orgia enchufista y el derroche financiero. Tales son los libros que yo sinceramente recomiendo a quienes desean tener una idea aproximada del ambiente actual de E s p a ñ a en lo social y político. Y es claro que al decir esto no puedo omitir la interesantísima y palpitante serie que bajo el epígrafe Al servicio del pueblo viene publicando con aplauso general un escritor tan popular como el Caballera Audaz. Hombre de izquierdas, demócrata y republicano, defensor ardiente de la libertad y de la tolerancia, El Caballero Audaz se ha alzado valientemente contra todas las arbitrariedades del Poder, que escalaron los revolucionarios con promesas no cumplidas. Los volúmenes reflejan lo que él ¡lama l a opinión de un hombre de la calle y van señalando certeramente cuanto ha producido la repulsa general del pueblo español, que boy se ve sometido a un régimen de dictadura demagógica. L a insensata persecución religiosa, la coacción que padecen las derechas, la suspensión de periódicos, la quema de conventos, las multas, las deportaciones, C a b i b l a n c o V i l l a Cisneros, Casas Viejas, lo que significa la ley de Defensa, los desastres de la- Reforma agraria, la hegemonía socialista, en fin, todo el trágico panorama nacional desde hace dos años tiene en El Caballero Audaz su cronista imparcial y verídico. Quien intente escribir la historia de la segunda República española no podrá prescindir de- anotar los volúmenes de Al senicio del pueblo. Son como el espejo en. que cada ciudadano puede contemplar la España actual. E n el último tomo, España hacia el fascismo, uno de los m á s intensos de la colee- ción, el autor, después- de recordar que Italia y Alemania atravesaron una crisis política y social parecida a la nuestra antes de su resurgimiento, señala certeramente las causas de la situación presente: Nuestra economía va a la bancarrota, como ¡o prueban, no sólo las cifras oficiales del comercio de exportación, sino la enorme crisis interna de producción y de trabajo, la anulación del crédito y la desvalorización de la renta y de las tierras. E l orden público es un mito, porque está a la merced de los extremistas, y sólo puede sostenerse por un continuo derramamiento de sangre. Las masas proletarias derivan a una actitud subversiva porque el paro forzoso, con su secuela de miseria, les acucia y la hegemonía de un partido político- -el socialista- que quiere aprovecharse del P o der para imponer su cacicazgo, ahonda d i ferencias y siembra enconos entre las clases trabajadoras. Pero el siguiente p á r r a f o resume, a- m i juicio, mejor que ninguno la razón fundamental de cuanto hoy ocurre en nuestro país: Cuando toda la moderna ideología política tiene por punto de partida el reconocimiento del derecho de los pueblos a gobernarse por sí mismos, nos hallamos ante el triste caso de una España mediatizada, regida por las inspiraciones de. las logias extranjeras y convertida en el último baluarte y pieza de ensayo del marxismo, fracasado en todas partes. He aquí dónde El Caballero Andas pone el dedo en la llaga, al señalar la preponderancia de turbias influencias in ernaciona- les. ir aunque él abomina de todo género da Dictaduras, comprende que descontento general causado por la que ejerce hoy d í s un sector republicano- socialista, apoyado en las Casas del Pueblo y l a U G. T. está formando un ambiente de hostilidad tan grande en todo el país que pudiera sobrevenir otra Dictadura, aclamada como lo fué en su tiempo la de P r i m o de Rivera, aunque esta vez sin carácter militar ni individual. Veamos: ¿E x i s t e n en E s p a ñ a las masas propicias para formar un estado de opinión semejante? E s indudable; mirad a vuestro alrededor y ved los cientos de miles de obreros sin trabajo; los Sindicatos de orientación apolítica en lucha con el Poder: una- gran parte de la milicia descontenta: millones de creyentes humillados por las persecuciones sectarias; los terratenientes, despojados: los comerciantes, en crisis de ruina; una clase media debatiéndose en las angustias de una vida difícil, sin encontrar eco para sus aspiraciones ni defensa para sus derechos; los productores, alarmados por la reducción de mercados; los hombres de las ciudades y de los campos, temerosos- de la violencia, que unas veces se desencadenan desde el Poder y otras de los rebeldes hacia é l L a falta de espacio me impide reproducir otros muchos párrafos, definitivos por su rigurosa exactitud. Pero si para muestra basta un botón, éstos ya dan una idea suficiente del valor psicológico y social de la serie Al servicio del pueblo, escrita por un patriota, que siente los dolores de su P a tria y que ha puesto con valentía su pluma al servicio de la verdad. ALVARO A L C A L Á GALTANO Los viajantes v representantes del Norte de España se lian reunido tambim en fraternal banquete en Arehanda Bilbao) (Foto Amada.
 // Cambio Nodo4-Sevilla