Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO EXTRAOR D 1 N A R 1 Q 20 C E N T S AÑO V 1 GES 1 MOC- NUMEROEXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO V 1 GES 1 MOC- TAVO. LAS CHULAPAS TAQUIMECAS, O EL BOTICARIO Y LA TELEVISIÓN NUEVA VERBENA DE LA PALOMA A escena quiere representar la popular barriada de la L a t i n a A l fondo, telón a todo foro, con abigarrado caserío, del que descuellan las torres de San Francisco el Grande, de San Andrés, de San Isidro v fie la capilla, de la V O. T de la calle de San Bernabé. Se oye el incesante tintineo de una campana. E s el esquilón del Santuario de la Paloma, que repica a El boticario tiesta. y las chulapos. Vistosa iluminación P o r el proscenio decon bombillas eléctricas; natía ya de farorecha aparece condulillos. R u i d o discorc i e n d o un roadster dante de pianolas, graL a r i t o (diminutivo de mófonos y de un altaHilarión, pues no quievoz de radio colocado re que le llamen así) en la portada de tln a quien acompañan l a bar. A sus sones, en Casta y la Susana, al los que se p e r c i b e n mismo tiempo que por mezclados u n o s con la izquierda (que es otros tango? fox, faahora su mano y su dos, charlestones y tocuerda) s a l e e n una LAS A N T I G U A S F E R t v IJ K X I A PLAZA D E L A C E B A D A (CUADRO D E MAda suerte de canciones moto Julián, enfundaN U E L D E L A CRUZ. MUSEO MUNICIPAL) (REPRODUCCIÓN DUQUE) exóticas, se míen los do en uno de esos mobocinazos de los autos, nos que hace iguales- -por fuera- -a todos E l público se alborota. D e n Ricardo de las campanas de los tranvías y los desafolos que lo usan y cubierta la vista, con pela V e g a se amosca y Chueca, con cara de rados presiones de los vendedores verbenesados anteojos de obscuros cristales. P o r eso ros. Son ¡as primeras horas de la noche. vinagre, mordisquea un puro. L o s dos autodo lo ve negro, y más que nada el porAparecen por el proscenio derecha dos tores deciden retirarse; pero antes convievenir. D o n L a r i t o es un muchacho de azúviejecitos simpáticos: D o n Ricardo y don nen en que hace falta que alguien presente car en punto; dado a la morfina. L a s c h i Federico, quienes- -como sucede en las rea los personajes, y a que a ellos les han chacas, en la actualidad, todavía son taquimevistas- después de dialogar brevemente, fado el preludio. cas: la Casta trabaja en un Banco y la Susase disponen a explicar al público lo que- -A n t o n i o Casero y Velasco Z a z o- -p r o na en un laboratorio, pero ésta quiere haéste va a presenciar. pone D o n Ricardo. cerse señorita del conjunto, y aquélla tanSon los autores de la nueva obra que- -S i por pienso- -replica C h u e c a- les guista. L a s dos han cambiado tres o cuatro hoy, día 14, se estrena: La verbena de la sucedería lo mismo. Casero no puede cantar Paloma en veces el color de la melena. los chulos de López S i l v a porque ya no D O N R I C A R D O (con música de Bretón) -N o son ahora las requeridas por el botilos hay, y la esmerada pulcritud de V e Y a estás en plena fiesta; y ahora, ¿qué c a r i o ellas son las que le castigan, porque lasco Zazo no se avendría con ia ordinavas a hacer? L a r i t o tiene pasta y sabe gastarse las periez y los exotismos de ahora. rras. ¡Que se creen ellas eso! H o y las cienDON F K I J E R I C O (hablado, porque na tiene- -P u e s alguien tiene que venir que tenga cias adelantan, y Larito, que sabe ver, para ¡ana de músicas) -Pues lo mismo que t ú simpatías y popularidad, aquí y fuera de ver mejor se ha comprado un aparato de mutis por el foro, pero muy prontito, poraquí- -agrega el sainetero. televisión, que le permite observar las anque aquí ya no pintamos nada. ¡S i hubieY sale: danzas de las (jachis, cuando no están con ra siquiera un organillo! espites de breél, y se ha percatado de que en la Cuesta ve Pansa, y entonándose, pero no con la El terceto de los locutores. en todos los cabarets y en las novísimas pismúsica- ¡tic le marca el maestro, sino con Pepe Medina, soñador; Carlitos del Pozo, cinas, las dos amiguitas son más conocidas la de Pon Tvnms. ¡N i aquí tocamos pito, mundano, y L u i s i t o Medina, romántico, apaque la ruda. ni aquí tocamos n a! recen cantando acompasadamente y sin haD O N R I C A HIJO (contemporizador) -DéJulián, que es linotipista, y los domingos cer muchos gallos, primero, la Nana: ¡E a a e de chuflas y vamos a hacer otra verva en su moto al partido, a la sierra o a donea, e a Y después, la Jota, añadiendo bena como sea y con lo que haya. T a m de se le tercia, tampoco las da achares. P e r unas cifras, para mejor inteligencia: E a bién se te declararon en huelga los orgasigue la pasta de D o n Larito. después de jota 2 ea, jota 7; ¡ea, ya estamos aquí! nilleros en hl Hateo y tuviste que llevar pasar por el filtro de la Casta. ¿Casta, pasun septimino a los Viveros, para que los Ltiisito hace una preciosa evocación de ta... B a s t a aquí otro cantable. castizos bailasen una gavota. aquellos barrios y del M a d r i d de L a r r a y Música de bocinazos y claxon, mientras el U N ESPECTADOR (interrumpiendo a aride Mesonero: el atildado Carlitos dice que auto y la moto evolucionan por la escena. tos) -Que no hay derecho, amigos; paren está allí- como el pez en el agua, porque J U L I Á N -T í o alelao. ustedes la jaca. ue el autor de la j o y i t a no lejos se encuentr? el pozo de Iván de L A R I T O -S o pasmáo. no fué Chueca, sino Bretón. ¡A ver si va Vargas, y él... es Pozo también (guau, J U L I Á N -T a s rajao. a poder ser... guau) y Pepe Medina, que saca de un L A R I T O -T a s- cola 1 L Preludio... chafado. bolsillo a Ninchi y de otro al señor Melecio, describe los personajes de l a verbena y asegura que Ricardo de la Vega conoció al auténtico D o n H i l a rión (que no se llamaba asi) en la calle de Calatrava, r e t r a tándole d e l natural, como a muchos de sus personajes. -M a d r i d saluda a España- -exclama C a r los del P o z o- Señores, va a dar comienzo la verbena