Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
canso al presidente de l a República, quien se aprestó a combatir con toda la energía la rebelión popular, desautorizando, de paso, las gestiones que para un acuerdo con las oposiciones venía realizando el embajador norteamericano. S i n embargo, el movimiento huelguístico era de proporciones tan vastas y contaba con alientos tan poderosos que, al fin, el E j é r c i to, apoyo indispensable. del que siempre dispuso el general Machado, estimó quq. no era lícito enfrentarse a la voluntad del país, tan ostensiblemente manifestada, y desde el Castillo de la Fuerza, primero, y desde el resto de las fortificaciones, después, así lo hizo saber, desconociendo de hecho la autoridad del hasta entonces jefe de! Estado y provocando, por consiguiente, el fin del mando presidencial del general Machado en Cuba, fugitivo ya de su patria cuando rápidamente trazamos estas líneas. Imposibilitados por la falta de espacio de hacer un balance de la política machadista, de la que en la hora pr? cnte sólo saldrán a relucir sus torpezas y sus errores, nos hemos limitado a citar ligera visión cinematográfica. Le sucede provisionalmente en la presidencia uno de sus más constantes colaboradores, el doctor D Carlos Miguel de Céspedes, i n dicado desde hace mucho tiempo como el sustituto más probable de Machado, y aceptado su nombre, al menos de momento, por los revolucionarios, todo hace presumir que c El gran salón de hade del Palacio presidencial cubano, que fué saqueado por las turóos después de la fuga de Machado. (Foto Vidal. Cuba, nación tan querida por los españoles, podrá encauzar nuevamente su vida política. T a l es nuestro más sincero anhelo, sin que esperemos surja el pretexto o la necesidad de ponerse en vigor, una vez m á s en su ¡istoria, la famosa y desdichada enmienda Platt, que un día el ahora desterrado M a chado sintió la patriótica tentación de aboLR JOSÉ G U T I E R R E Z- R A V E W; ¡tes E! doctor Orestes Ferrara ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno Machado, y su esposa que pudieron huir a Miami en avión. En esta fotografía aparecen acompañados del ex alcalde de la Habana, doctor Miguel Mariano Gómez, y de su señora y del director de la Unión Panamericana. Foto Contreras v Vilaseca. i i El general D. Alberto Herrera, que fue durante dos horas presidente provisional de Crtba.
 // Cambio Nodo4-Sevilla