Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Los autores dé Id zarzuela Azabache estrenada con éxito en el Calderón. Antonio Quintero, Pascual Guillen. 1 U AN E L DON DE LENORMAND ¿Existe algún estudio, íuera de las páginas de Said Armesto, insuficientes a todas luces, sobre los orígenes de Don Juan? Para mí se trata pura y simplemente de un mito, que encarna y se materializa por primera vez, con hechura humana, en Tirso. Es Eros humanizado. Aunque ahora la l i teratura soviética haya puesto de moda el confundir e! amor con el instinto sexual, yo no acepta esa definición. E l amor es el instinto sexual espiritualizado. E l que ama lleva en la corriente que le arrastra o em- fuera. E n los arrebates amorosos de D o n Juan hay algo m á s que la llama del instinto; hay arte. Él burlador, es un artista de la seducción. Pero, fundamentalmente considerado, para mí D o n Juan es un mito, que evoluciona a compás de las c o s t u m b r e s Descender a su psicología me parece tan vano como analizar el contenido de las nubes. E l donjuanismo es u n poder difuso y m á s repartido de lo que se supone. E l h o m b r e m á s humilde se ha sentido alguna vez consanguíneo del héroe y ha paladeado como él un poco del almíbar que fluye, en ciertos minutos, de unos l a bios femeninos. ¡Pero el reconocer o sospechar el abolengo mitológico de D o n Juan no es recusar su humanidad. E m i t o no es un desvarío de l a imaginación, sino un producto de la i n teligencia oriundo de l a tierra. Cuando el hombre no dispone de elementos c i e n t í f i c o s para e x p l i c a r s e e l Escena final del primer acto de la sar. niela. Asa bache de Quintero, Guillen y maestro Torroba. mundo y sus misterios. (Foto Zcgrí. puja hacia otro ser algo m á s que el deseo. E s como esos nos que esconden un poco de oro en sus aguas. E l oro es, en el caso presente, la equivalencia metálica del espíritu. Algunos han creído ver en la versatilidad, en el mariposeo de D o n Juan, la soberanía tornadiza del apetito sexual. Eso es rebajar al héroe de rango. E n todas las interpretaciones literarias del tipo, a partir de T i r so, el burlador usa de malicias inteligentes par. la conquista y se vale de los oropeles ooéticos, que tanto impresionan a la mujer cuando vienen del hombre que la gusta por Maestro Moreno Torroba. (Caricaturas de Sirio.