Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
solutamente todos, de la vida nacional! Y lo del diez de mayo no tenía importancia, para ellos, porque los que, estaban dentro del Círculo Monárquico eran señoritos enrédad o r e s Y los conventos: no valían la vida Hace ahora aproximadamente dos años, y de un buen republicano. Y los patronos. apacoincidiendo con los primeros brotes de leados, o robados, o vejados, lo tenían m eanarquía en el. campo y las ciudades, como le hiciera yo presente el síntoma a un per- recido por tacaños y explotadores. sonaje del régimen, entonces ministro, me E n buen derecho político, eso se. llama adcontestó en una carta que todo ello eran esmitir, aunque sea temporal y parcialmente, pasmos saludables y convenientes de un país como buena la tesis de la acción directa. Y que se sacudía un yugo intolerable. yo no sé cómo pensarán esos gobernantes improvisados, pero yo no creo que. sé coEspasmos saludables... T a l vez. E l tiemnozca mejor disolvente paro el principio de po, qué goza del raro p r i v i l e g i a de decir autoridad del Poder público. Así ha sido. siempre la verdad y dar la razóu. a quien de E l disolvente ha dado sus resultados con veras la tiene, se ha. encargado de sacarnos verdadera prodigalidad. de dudas a los dos. E n efecto: los espasmos saludables se han repetido y se han ido a g r á- Cuando se llega a este estado de cosas vando con tal intensidad, que realmente han es inútil la Guardia civil y la de asalto y llegado a convertirse en una verdadera lujula. Policía, porque esas fuerzas y cien m á s ria, que siempre, digan lo que digan los. doc- quehubiera sólo, tienen el radio de acción tores, es malsana y fatal. físico que las leyes de la Naturaleza con- sienten, Se ha, perdido el respeto moral, Aquellos chispazos, a. los que entonces no que es. er; qiíe: GÍiema, y los ciudadanos que se daba importancia, porque era lo menos no tienen ál alcance de Ja vista o- de. ja que se podía esperar en una revolución voz el tricornio y el mauser- tjehen que se han hecho endémicos, como no podía medefenderse ellos mismos de los apetitos, las nos de suceder. venganzas o los caprichos ¿le los que no Estos hombres del nuevo régimen creyetienen más ley que su voluntad. r. ron de buena fe que convenía dejar á l a Se ha. prescindido voluntariamente del gente que se desahogara un poco y que se escarmiento a tiempo, de la ejeriiplari dad emborrachara de libertad, e incluso de liberdel castigo- -eficaz, y rápido, y continuatinaje, porque, cuando llegara el momento do- y ahora tiene que costar mucho m á s y se les dijera; A h o r a formalidad todo trabajo, más tiempo y más severidad- resiba a quedar como una balsa de aceite y las tablecer el. nrincipio de autoridad por, culpistolas enmudecerían, y, en vez de balas, sé pa de aquellos flirteos con la anarquía... cruzarían razones y palabras entre unos y otros. Espasmos saludables... Qtie les- den esa explicación a las familias de esos paCon tener tantas y tan variadas en su tronos que caen con aterradora frecuencia, cuenta, ésta es una de las mayores torpezas aquí y allá, víctimas de un odio sectario de estos hombres, que no solamente predicaron la rebelión sin tino y sin medida an- eme se ha dejado crecer y medrar sin podarlo a tiempo. N o creen esos optimistes de conseguir l a que se proponían, sino tas miopes que va siendo ya demasiado esque no tuvieron el instinto político, de espasmo? ¿N o fe han ccnycncicio todavía- de tablecer l a disciplina rígida e inflexible desque, con un régimen o con otro h y leyes. a de el primer día en todqs los. sectores, ab- ESPASMOS SALUD A BLES y principios, inmutables en el arte dificilísimo de la gobernación que no se pueden, olvidar sin gravísimo daño para el que lo hace, ni siquiera en los momentos de gloriosa ebriedad por triunfos políticos momentáneos y fugaces como todas las glorias de! a tierra? Se han enterado ya de que no es lo mismo satisfacer un apetito político imperioso m á s o menos razonable que asegurar una continuidad sensata, p a triótica y saludable para esa satisfacción? Realmente entristece y encoge el ánimo a los buenos españoles peijsar en todo el daño que pueden hacer a un país inconscientemente, y empujados por la ligereza y l a irreflexión, tinos que no han tenido m á s compensación que la dé poder frotarse las manos de contento y poder decir por un día, ó tal vez splo por unas horas o unos minutos: Hemos triunfado... HONORIO MAURA r ABC EN BERL 1 N ¡Auf Wieder Sehen! Cambiando un poco l a famosa y melancólica frase, hecha monumento de experiencia, acuella que dice oue siempre nos morimos un poco en los que se van, podría asegurar ahora que siempre muere uno. un poco en cada, ciudad que se deja. Y o dejo ahora Berlín a propia instancia, y cuando voy a irme, porque no sabía ya v i vir sin, España, una inesperada y fina melancolía me entra por los rincones del alma como un aire sutil. E l escritor suele tener miedo a ciertos temas. Continuamente los viajeros que escriben crónicas para un diario evitan estas co- T o r os en Madrid y B a r c él o n a. Cogida de Félix Almagro en la novillada del domingo en Madrid. Foto Alfonso. En Barcelona, al ir a poner un. par de banderilla de las cortas, fué cogido el diestro Alcalarcño Su estado es de pronóstico reservado, (Fato Brangulí. T rrrann ¡rt 7 Tr ninirnniinipnini ir T- a T E H T t i i i i i i irri TiBiMimgiT TmT iiáilfilliíil- -1
 // Cambio Nodo4-Sevilla