Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S A B A D O 9 D E S E P T I E M B R E D E 19 33. E D I C I Ó N tor general d e Comercio para un amigo del ministro que se encontraba en Méjico, y que riño a España para tomar posesión de un r A r g o que no puede ocupar a causa d e la crisis. D E ANDALUCÍA 1 PAG í D o n E d u a r d o Ortega y Gasset comenta Ja nota del señor A zana Los, periodistas hablaron con el Sr. Ortega y Gasset (D. Eduardo) quien hizo un comentario de l a nota explicativa de la c r i sis facilitada por el Sr. Azaña. Se explicó en estos términos: -S i e n d o la democracia y la República la expresión de una externa civilidad, lo primero que hay que crear en los gobernantes es la cortesía en su más alto sentido, que es el de respeto a l a primera jerarquía del Estado. 4 Reunión del señor Azaña con los ministros socialistas dimisionarios L o s ministros socialistas dimisionarios estuvieron reunidos con el Sr. Azaña en su despacho de la Cámara y a esta reunión asistieron después los señores Companys y Franclry y Roca. E l Sr. Franchy, en conversación con algunos periodistas manifestó que, a su entender, si se pudiera formar un Gobierno eminentemente republicano de concentración de izquierdas, sin socialistas, pero saliendo éstos del Poder con todos los honores, sería un gran bien. S i n embargo consideraba d i fícil la formación de ese Gobierno sin socialistas, a menos que se disolvieran las Cortes. Y esto hay que pensarlo mucho- añadió- -porque estamos 3. bocados a unas elecciones generales municipales y la disolución del Parlamento traería coro. consecuencia el hacerlas generales, antes o después de aquéllas, cosa bastante peligrosa en los actuales momentos. ciales que han sido votadas por el Parlamento, aunque no las interpretaría como las ha interpretado el Gabinete, dimisionario. Sólo, deseo que los socialistas me traten desde la oposición como yo lea traté a ellos. Hacemos al Sr. L e r r o u x la siguiente pregunta: -S i el presidente de la República encargara a otra persona l a formación de un. Gobierno de concentración republicana y ese encargado pidiera la colaboración de usted, ¿qué actitud adoptaria? E l Sr. Lerroux, después de una pequeña pausa, respondió de un modo rotundo: -Y o no admito ninguna concentración n i ninguna colaboración que no esté presidida por el partido radical. -S i usted fuera el encargado del Gobierno y obtuviera el decreto de disolución, ¿se atrevería a hacer dos elecciones, unas municipales y otras generales en ie- 1 mismo mes? -S í señor. Y o paso por eso. Pero no pasaré jamás porque esas elecciones las presidan otros. -S i las Cortes s e cierran, ¿qué ocurrirá con la ley de Arrendamientos Rústicos? -S i yo fuera el Gobierno la daría por decreto, poniéndome de acuerdo con la comisión permanente! de las; Cortes, ya que los principales! proyectos están aprobados. E l Sr. Lerroux marchó inmediatamente a San Rafael, de donde regresará hoy, all medio día. y a este serio contratiempo puede añadirse la rotunda oposición de la Esquerra repu- t blicana y otros elmentos catalanes a un G o i bierno presidido por determinada personalidad en la que siempre hubo de fijarse laj opinión pública. Cuando de concentraciones republicanas! se trató el camino de la disolución está cía- ro y expedito. E l Sr. L e r r o u x afronta todaá! las incidencias que puedan surgir y pide eli? Poder para él y para la concentración repu ¡blicana que todo, el mundo propugna, corí l j. condición de que el Parlamento se di- suelva. E l importantísimo factor socialista, ¿que papel juega en esta crisis? Desde luego sa actitud es bien distinta de la que siguió en la pasada crisis. Les socialistas esperan el ¡desarrollo de los acontecimientos y no se i opondrán a un Gobierno de concentración republicana, si tiene un efectivo matiz- de izquierdas y respeta las leyes sociales y l a i cas votadas por el Parlamento. A le que nal. están dispuestos de ninguna manera es ai prestar su colaboración a un Gobierno que no esté presidido por el Sr. Azaña. E s n a- tural que al apreciar la situación sienta vacilaciones el presidente de la República. Los dos caminos se le ofrecen. E l nembre del encargado de formar Gobierno en el día de hoy nos indicará cuál de ellos ha seguido. Ultima impresión. L o s dos minos ca- L o ocurrido en la comida de los tres ministros socialistas De cuantas informaciones se han publicado para justificar la reunión, tan comentada ayer, de los ministros socialistas, ninguna nos ha parecido tan exacta como la que a continuación expresamos, recogida de labios de un significado diputado socialista: -L a crisis hubiera salido ayer a la super- ficie- -nos empieza diciendo dicho diputado- -s i no se hubiera condicionado, en parte, en el Consejo, al resultado de la reunión que habrían de celebrar seguidamente los tres ministros socialistas, partidarios de no abandonar el Gobierno hasta ver el camino qué seguía la ley de Arrendamientos, a cuya suerte, desde hace ya algún tiempo, habían unido aquéllos su vida ministerial. E r a la salida digna y deseada que a todo trance se buscaba por los socialistas. E n efecto, en la comida que tantos comen- tarios han producido, los ministras socialistas estudiaron, una vez que la crisis había! surgido eu el seno del Gobierno, las posibles soluciones políticas y la actitud que ante cada una de ellas habría de adoptar el partido socialista. E n lo que los tres m i nistros y el subsecretario, S r, Menéndez, estuvieron primero conformes fué en intentar, por medio de una rápida discusión en eí Parlamento, la aprobación en brevísimo plazo de la ley de Arrendamientos, de la cual habían hecho los socialistas cuestión de gabinete y condición indispensable para marcharse. Acordado esto, se dedicaron a examinar las posibilidades de un Gobierno de concentración republicana y el programa que éste podía desarrollar, y al que el partido y la minoría prestaría, desde luego, la posibilidad de que le fuera entregado el decreto de disolución, a lo cual el partido, con posterioridad a las determinaciones libres del jefe del Estado, habría de hacer oposición, si no se agotaban antes todos los medios de obtener de estas Cortes la aprobación de un programa mínimo que fuera común a republicanos y socialistas. Terminada la comida, el Sr. Menéndez comunicó estos acuerdos ai presidente de l a Cámara, a lo que el Sr. Besteiro no opuso, ningún reparo de momento. Enterado el Gobierno del propósito de los socialistas, mos- Importantes declaraciones. de d o n Alejandro L e r r o u x jDíce que no admite concentración alguna que no presida e! partido radical E l Sr. L e r r o u x llegó a su domicilio después de evacuar su consulta en Palacio, con ánimo de trasladarse inmediatamente a San Rafael. Se hallaban esperándole los señores M a r tínez Barrios y Guerra del R i o con quienes habló durante media hora, sin duda para explicarles con todo detalle las conversaciones que acababa de mantener con el jefe del Estado. Después de esta conferencia logramos hablar brevemente con el Sr. Lerroux, de quien solicitamos una impresión clara y concreta de cómo juzgaba la situación y sus posibles soluciones. A nuestras preguntas respondió del siguiente modo: -Y o digo que la única solución posible, la que restablecería el equilibrio perturbado en la política española, sería el encargo del Gobierno al partido radical con el decreto de disolución de las Cortes actuales. Entiéndase bien, que yo aspiro al encargo para formar un Gobierno de concentración republicana sobre la base de m i partido. ¿De; qué modo? Y o señalaría los nombres de aquellas personalidades que habrían de figurar en el Gobierno, y a las minorías y partidos políticos adheridos al régimen, pequeños o numerosos, los trataría como a grandes potencias, con toda clase de deferencias. M i Gobierno no significaría nunca un propósito de reñir batallas con nadie ni. podría atribuírsele nunca hostilidad 3 enemiga hada los socialistas, que no siento. Además, ese Gobierno respetaría. las leyes so- Puede advertirse, desde el momento mismo del planteamiento de la crisis total, que el presidente de la República quería tramitarla con toda- la rapidez posible. Esto explica que fueran consultados en una sola jornada todos los jefes de minorías y grupos parlamentarios, sin otra excepción que la de aquellos que no votaron la ley constitucional. Sólo por el deseo del Sr. Alcalá Zamora, revelado en todas las crisis, de extender las consultas a personalidades destacadas del régimen, se explica el trámite dilatorio que significa la mañana de hoy. N o obstante, parece propósito decidido del jefe del Estado hacer el encargo de formar Gobierno hoy al medio día. ¿Cómo se solucionará la crisis? E n las consultas de ayer dominan aquellas que se pronuncian por una concentración republicana de un matiz izquierdista, con l a inclusión de los radicales, a quienes se considera ya dentro de esa tendenciaf Enfrente de esas opiniones hay otras de bastante calidad, que piden un cambio profundo en los rumbos políticos, mediante la disolución de las Cortes actuales. H e aquí los dos. términos del problema que en estos momentos debe pesar y medir el presidente de la República. L a concentración republicana se ofrece con serias dificultades. E l Sr. Lerroux no admite la posibilidad de ese Gobierno presidido por otro partido que no sea el radical o por otro hombre que no figure en las filas de éste, Teléfonos de A B C en Sevilla Dirección Redacción Administración. Oficina: Calle Muño 2 32.679 3 a. 188 32.689 Olivé (antigua de Lombardos) a 3.524
 // Cambio Nodo4-Sevilla