Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO ib D E SEPTIEMBRE D E 1933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 3 oeráción gestionará siempre que estén aquí los pedidos antes del día 15. ¡Labradores! ¡Por patriotismo, a M a drid! -E l presidente, Antonio Navajas, L a Reforma Agraria Creación de las Comunidades de Campesinos E n l a Gacela se publicó el viernes el decreto recientemente firmado por el presidente de i a República, por el cual se crean las Comunidades de Campesinos sometidas a la j u risdieción del Instituto de Reforma Agraria. Según el decreto, las Comunidades de Campesinos a que se refiere l a base cuarta de l a ley de 15 de septiembre de 1932 estarán integradas por los cabezas de familia, varones o hembras, incluidos en la base 11 de l a misma ley a quienes se conceda o pueda concederse en asentamiento una o varias fincas determinadas que constituyan en fu conjunto unidad de explotación o se estime que deban constituirla. E l número de miembros que hayan de integrar cada Comunidad y l a finca o fincas que se concedan a l a misma se determinarán por el Instituto de Reforma A g r a r i a Ninguna persona puede pertenecer a dos Comunidades distintas. L a constitución de una Comunidad se hará constar por acta en l a que se determinará el número y las circunstancias personales y profesionales de los campesinos asentados, así como los medios: dé producción y trabajo de que dispongan y aporten, extendiéndose tres ejemplares de ella, de los cuales se archivará uno en l a Comunidad, se enviará otro a a Junta provincial y el tercero al Instituto de Reforma Agraria. Llegado el momento de hacer l a entrega á una Comunidad de l a finca o fincas adscritas a l a misma se extenderá acta por t r i plicado, suficientemente expresiva del estado, naturaleza y aprovechamiento de las tierras, consignándose además las circunstancias relativas a plantaciones, arbolado, construcciones y otros; elementos mobiliarios o inmobiliarios, cuya conservación, integridad o identificación importe para el futuro. U n ejemplar del acta se entregará a cada una de las entidades interesadas en el artículo anterior. Las Comunidades de Campesinos gozarán de autonomía en el disfrute de las fincas que e les asignen, gestión de administración de los intereses comunes y ejercicio de las acciones que procedan en defensa de su posesión y derechos. L a Comunidad decidirá sobre el régimen tíe explotación individual o colectivo de las tierras que se le entreguen, pudiendo, en cualquiera de los casos, establecer reglas obligatorias respecto a constitución y modificación de servidumbres, uso comunal de cosas y elementos, prestación de servicios en provecho recíproco, utilización y destino de aguas existentes, o de las recogidas y alumbradas a costa de la Comunidad, y demás extremos que conduzcan al beneficio común, sin que l a posesión individual de parcelas sea obstáculo a las normas de cooperación que l a Comunidad acuerde. E n el caso de acordarse l a explotación i n dividual se harán constar, por acta triplicada, las características de las tierras de cada lote y del beneficiario a quien se concedan, teniendo en cuenta que siempre debe existir la, relación debida entre l a superficie y rendimientos del lote asignado a cada campesino y el número de miembros de que está compuesta su familia. Las Comunidades, previa autorización del Instituto de Reforma A g r a r i a a quien se comunicarán los proyectos, promoverá, mediaste el auxilio personal de sus miembros. y el empleo de fondos comunes, la construcción de viviendas en los predios asignados individualmente a los campesinos, o bien a la edificación de núcleos urbanos en sitio adecuado de l a tierra común, formando la parcela y la casa un bien de familia, cuya tenencia y disfrute por el asentado será permanente mientras no exista causa fundada de carácter personal y grave, que obligue al Instituto por sí, o a propuesta de la Comunidad, a desposeer al campesino. E l predio y la vivienda, con la servidumbre y derechos accesorios, se considerarán unidades agrarias indivisibles, inacumulables y adscritas directamente al sostenimiento de la familia del campesino titular. L a transmisión hereditaria de este bien de familia se sujetará a lo diapuesto en el artículo 17. Las Comunidades no podrán realizar acto alguno de disposición sobre las fincas que se les asignen, n i que implique transformación o destrucción de sus elementos integrantes. Tampoco podrán practicar talas o cortas del arbolado, sin que preceda autorización del Instituto, n i ceder el disfrute de las parcelas que individualmente se les entreguen. L a infracción de estas prohibiciones puede ser causa bastante para que el Instituto levante el asentamiento, bien total o bien de los miembros directamente responsables. Igual sanción merecerá la destrucción, inutilización, apropiación particular o enajenación de los elementos de explotación que el Instituto facilite a la Comunidad o que se adquieran con dinero del mismo. A l frente de cada Comunidad habrá un cabezalero y dos síndicos miembros de ella, que constituirán el grupo dirigente de la explotación y será encargado de l a custodia y administración de los fondos comunes, así como de conceder los anticipos necesarios, conservar y defender el patrimonio colectivo y gestionar loa intereses de l a Comuni- dad, ateniéndose a las bases que la AsátS blea determine. E s t a Junta de ¡cabezalero y síndicos ejecutará los acuerdas: de la Comunidad de C a m pesinos y reglamentará los: trabajos colectivos, ejerciendo funciones de mediación y arbitraje en las cuestiones que surjan entrs los asentados con motivo de sus particular res intereses dentro de la Comunidad. V- 1 o... DE LOS SUCESOS CASAS VIEJAS DE Actuación del Juzgado especial E l juez especial designado para instruir el sumario referente a los sucesos ocurridos en la provincia de Cádiz, especialmente en Casas Viejas, creyó tener indicios, desde el instante en que comenzó su actuación en este asunto, de que estos hechos no fueron realizados sin plan alguna, sino que respondían a un movimiento organizado con toda amplitud y determinada dirección para provocar un estado de anarquía en las regiones andaluza y extremeña. Consecuente en sil primer juicio, dicho funcionario judicial s i guió sus indagaciones para esclarecer la trama del asunto, hubo de vencer algunas diíit cuitadas en las declaraciones que se recibían, causa que le ha obligado a que el desarrollo del sumario se haga con cierta lentitud en ios pueblos de Cádiz y Sevilla, en los que ha sido necesario realizar gestiones, pidiendo para extender sus actuaciones, una prórroga que, al serle concedida, ha empezado a dictar las siguientes providencias: suspender el funcionamiento del Comité regional afecto a l a C. N T y comarcales de campesinos de Jerez y Cádiz; detención de algunos directivos, habiéndose dado a l a fuga otros al llegar a su conocimiento las medidas que estaba adoptando el Sr. Cortés López, y se ha incautado además de libros y documentos a los que se concede alguna importancia. También ha dirigido el Sr. Cortés exhortes a determinados pueblos extremeños, cuyos Juzgados deben cumplimentar las instrucciones que se les da en los mismos, dando conocimiento al propio tiempo al T r i b u nal Supremo, al ministro de Trabajo y a l presidente de l a Audiencia. EL PUEBLO DE POR ALUNA T A R E! OS INUNDADO TROMBA (CUENCA) J DE AGUA Se hunden seis casas v las huertas quedan arrasadas Cuenca 9, 1 tarde. Durante l a noche ül. tima descargó en el pueblo de Altarejos una formidable tormenta que ha revestido caracteres de extrema gravedad. E l gobernador y demás autoridades marcharon al mencionado pueblo para apreciar los daños causados por l a tormenta. L a enorme tromba de agua que descargó sobre el pueblo inundó sesenta casas, de las cuales se hundieron seis y las restantes quedaron en estado r u i noso. Numerosos vecinos han quedado sin albergue. Las aguas inundaron totalmente las viviendas, teniendo sus habitantes que refugiarse en sitios estratégicos para salvar sus vidas. N o ocurrieron desgracias personales, pero perecieron numerosos animales domésticos. Las huertas han quedado arrasadas, dejando al vecindario en. la miserias L a s pérdidas son catisiderables, Ü I N E J U K I R I O J 4- 0 DEtE VAJÍíO: ttAMUEl. A. FAEIA SEVILLA- F. CQLOn iSPA A- CíORD! AvlARRIHAGA SATI S E B A S T I A N
 // Cambio Nodo4-Sevilla