Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FÚTBOL V a l l a d o l i d o; Sevilla F C o L A S E G U N D A J O R N A D A D E LOS C A M P E O NATOS REGIONALES Y M A N C O M U N A D O S E l Betis y el M a d r i d empataron a cero Es posible que a ios madridistas haya decepcionado el tanteo nulo del encuentro Betis- Madrid. Quizá esperaban los hinchas merengues una fácil victoria de sus internacionales sobre la hueste blanquiverde sevillana, debilitada con la inclusión de los nwatuelos recientemente adquiridos. Pero el equipo bético que se presentó sobre el terreno no era sino el mismo de la temporada anterior, por lo que a sus elementos básicos respecta: un once difícil de batir en su campo, y capaz de proporcionar serios disgustos fuera de él. L a línea media, clave de les triunfos del Betis, estaba frente al Madrid con la misma formación de antaño, sin parches o remiendos que no necesita, por supuesto. L a s dos pruebas que se hacían en el bando casero podían efectuarse sin grave riesgo. Y citamos dos probaturas solamente- -Saro y Aedo- porque estimamos que l a idoneidad de Ú n a m u n o no necesita de comprobaciones para adjudicarle l a titular, como Jesús tampoco tiene necesidad de revalidar su título de guardameta excelentísimo. Así, pues, el Madrid, pese a que hiciera un bonísimo partido, sobre todo en 3 a primera parte, no alcanzó el premio que se registra en el tanteador, porque línea intermedia, defensa y guardameta en última instancia, de sus enemigos, supieron estorbar con intervenciones decididas las jugadas de calidad que produjeron frecuentemente los internacionales, como ellos a su vez se defendieron bravamente de las acometidas héticas, más enérgicas, cuanto m á s progresaba el partido hacia su final. L a primera parte fué de un equilibrio perfecto. U n registro de puntuaciones escrupulosamente llevado hubiera concedido c i fras iguales a unos y otros. Durante la segunda mitad se desequilibró el partido a favor de los béticios, por lo que a dominio respecta. Pero en el quinteto verdiblanco fallaba lamentablemente el ala García de l a Puerta- Saro; el primero, porque trotaba sobre el césped falto de fuerzas o de ganas de emplearlas, y e l segundo, porque repetía los centros con uniformidad favorable a la colocación de los contrarios, sin que una sola vez intentase cualquier variedad en l a jugada. Esta era l a compensación desfavorable a un producto eficaz de l a asfixiante dominación bética sobre los legionarios de Zamora, quienes acusaron menor resistencia para la fatiga que sus adversarios. Esto nada tiene de particular a principios de temporada, cuando a ú n se conservan adiposidades producidas durante el veraneo. E l encuentro resultó bonito, pues que ambas formaciones ligaron, como antes decimos, jugadas excelentes, y el resultado hubiese sido quizás más justo el de una victoria bética, por la diferencia mínima. Los treinta últimos minutos de presión ininterrumpida sobre la puerta madridista, bien justificaban un goal siquiera. A l tratar de las individualidades, no i n curriremos en la puerilidad de descubrir a los conocidas, quienes conservan sus condiciones y características. E n el Madrid brillaron Quincoces, Regueiro, H i l a r i o y Olivares. Samitier dio destellos y Zamora, sin estar mal, ni mucho menos, se mostró excesivamente nervioso durante el prolc- ngado asedio final. L a línea intermedia hizo buen primer tiempo, pero en el segundo se mantuvo a l a defensiva, por agotamiento. E l debutante E milín, excelentísimo. Rápido y buen tocador de balón, cada vez que se escapa determina un peligro cierto para la meta contraria, porque sabe acomodar la jugada al caso. N o arriesgamos nada al decir que el Madrid ha encontrado un extremo izquierda de muchos quilates. D e l a formación casera Tiirrimi, en p r i mer término. E l inquieto canario dio un curso de buen fútbol, y m á s s i se lietie en cuenta que tuvo que habérselas con un medio duro y batallador, y con el siempre formidable Quincoces, quien terminó el encuentro destrozado por el esfuerzo que hubo de realizar para medio sujetar a la velocísima ardilla. Lecue trabajó con denuedo, si bien su colocación fué algo retrasada. Unamuno se movió con desenvoltura, pero le faltaron interiores que pudieran brindarle m á s ocasiones de éxito. L a 1 ínea intermedia, excelentísima, principalmente en la segunda parte. Soladrero, el mejor de ella. Arezo, el formidable back de siempre, cubrió toda la zaga hasta que su compañero el debutante entró en juego: Aedo comenzó dudando, pero paulatinamente se entonó hasta terminar bastante aceptablemente. N o tienen razón quienes nos habían dicho que Aedo- era una nulidad. Creemos sinceramente que del joven vasco se puede hacer un, buen zaguero. Es cuestión de que juegue 1 unos cuantos partidos. Valladolid i r i o mañana. E n este partido se desarrolló un juego nivelado por ambas partes y llevado a gran tren por imposición del Sevilla. L o s respectivos porteros han sido realmente los que evitaron que el marcador funcionara. A l comenzar l a segunda ¡parte, se lesiono Sañudo, lo que descompuso l a línea delantera, al cambiar aquél de puesto, pasando al extremo. Esto, unido al agotamiento de que dio muestras el Valladolid, hizo que el balón circulara casi continuamente en el terreno de los locales, sin que, a pesar de ello, los sevillanos consiguieran marcar, gracias a l a buena actuación de Irigoyea. L a dureza de los andaluces hizo algo d i fícil el desarrollo del partido, dificultad que supo salvar muy acertadamente el colegiado madrileño Sr. Melcón. Los equipos se alinearon en l a siguiente forma: Valladolid: Irigoyen; Ochandiano, L u i són; Vadillo, Ros; López; Ventura, Gabilondo, Sañudo, Ibarrondo y Álamo. Sevilla: Eizaguirre; Euskalduna, Deva Alcázar, Segura, Fede; Tejada, Benítez, Campana! Cortón y Espinosa. A t h l e t i c 2; N a c i o n a l t Madrid i x i o mañana. Todavía no están a. punto los equipos. E s el momento más favorable para los modestos. Dejando pasar la ocasión que el domingo se le presentó, el Nacional ha perdido tal vez l a mejor oportunidad del torneo mancomunado. Porque aunque los impresionables pretendan del Athletic, como de cualquier otro equipo reforzado como éste, un acoplamiento maravilloso y una eficacia deducida de esa armonía, salta a l a vista que es prematuro exigir tanta belleza, que llegará, s i es que tione que llegar. Los rojiblancos dominaron casi todo eí primer tiempo, no frecuentando los dispa ros por la falta de inteligencia entre loa Jesús fué el gran portero de aquellas taratacantes. Por otra parte, el apoyo de los des durante las que, por su casi exclusiva medios es defectuoso, porque los pases no actuación, el Betis caminaba hacia la final los precisan casi nunca. A Elicegui, contra que tanto renombre le diera, como de aquequien singularmente se volvieron las iras llas otras en las que el club verdiblanco iba de un sector de público muy exigente, no anotando merinos para el ascenso. L a colose le puede pedir que repentinamente se cación de Jesús y sus paradas sobrias eviconvierta en un virtuoso. S e r á suficiente taron en último término, como tantas veces, que demuestre la decisión peculiar en todas la derrota de su equipo. las ocasiones en que le den pretexto para Sin embargo, no le aplaudieron como meello. Y eso, con mejor o peor fortuna, es recía. Y es que Jesús no le. echa teatro al lo que hizo siempre que le pasaron un balón juego. o halló resquicio para colarse, sin olvidar T o t a l que el Betis conserva su viejo equique los contrarios, celosos del peligro del po. Esto es lo más interesante. -ANTÓN ÍO furioso no se arredraron para emplear OLMEDO. contra él medios censurables, en los que Alineaciones. M a d r i d Zamora; Quesada a Espinosa no le pareció oportuno para y Quincoces; P Reguejro Valle y Gurrumientes. chaga; Samitier, L Regueiro, Olivares, H i Faltó, por tanto, remate a la vanguardia lario y Emilín. rojiblanca, que presionó constantemente y, Betis: J e s ú s Arezo y A e d o Peral, Sio que sólo a los cuarenta minutos logró un ladreró y Roberto; T i m i m i Lecue, Unamugoal, centro de Marín, rematado con fuerno, García de la Puerta y Saro. zo por A m u n á r r i z y que Buiría, entrando Arbitró el Sr. Montero, que e r r ó y no con decisión, logró llevar a la red. poco. A l comienzo de l a segunda parte, iniciativa y dominio continuaron a los pies del Athletic, hasta que, a los cinco minutos, Buiría impulsó un enérgico avance, que concluyó con pase adelantado a Marín. Este se internó y de un fuerte tiro cruzado l o Servicio de Ómnibus entre Sevilla- Cazalla de la Sisrra y Alcolea, pasando por Villag r ó el segundo goal, que do al equipo una i verde- Canti) lana- Vil! anueva y Constantina. exagerada confianza. De tal suerte que el Horas de salida: De Sevilla, ocho mañana match se proiongxí en una monotonía maniy cinco tárele; de Cazalla, eis y media mafiesta, hasta que el Nacional, impetuoso, ñana y tres y media tarde. El coche de planteó varías dificultades a Pacheco. L a Alcolea sale cinco y media tarde. breve retirada de Mendaro agudizó el peliSE A. DMITEK ENCARGOS gro, y a los treinta y ocho minutos, en un Oficinas: 14 de Abril, 2 (antes Alfonso 11. ataque por, el ala izquierda, San Emeteris yeléíonq 21385.
 // Cambio Nodo4-Sevilla