Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIRECTORES CINE r DE: La cinematografía española trabaja. N o feé si progresa, no me atrevo a asegurarlo todavía; pero trabaja. Este verano B a r celona fué como un Hollywood europeo, como otra Joínville, y hubo un ciclo en que se rodaban a la vez cuatro películas nacionales. Entre los directores había uno extranjero, de cuyo nombre no puedo acordarme JSIo es que no quiera, no; es que no sé cómo se escribe su nombre, y. no es el caso de investigarlo ahora. De este director extranjero ha dicho, por- i radio, una de nuestras actrices más descollantes en su nuevo oficio de cineasta, que es el mejor director de. películas españolas. H a tenido una frase de muy feliz apariencia y- de muy ingenioso g i r o Este director- -ha dicho- -posee una técnica yanqui, y un espíritu latino; mientras los demás con que contamos, tiene una técnica latina y un espiritu yanqui. Tampoco me importa saber si, aparte el ingenio, tiene razón esa primera. actriz. Pero ello me sugiere escribir un poquito acerca de los directores de cine, a guisa de consejo a las nuevas Empresas cinematográficas españolas. Las frecuentes amenazas que Lupe Veles ha recibido y recibe anunciándole que será secuestrada su sobrina de cuatro años, Joan del Valle, le han obligado a bitscarle un seguro refugio en un convento de Méjico La famosa actriz no ha revelado a nadie el sitio donde tiene bajo su tutela a la niña. Por eso aparece aguí tan sonriente y tranquila. (Foto Vidal. FERNANDO. FERNANDEZ DÉ COR- DOBA. -El notable -g directores, ya está bastante actor, gue va a colq- descuidado nuestro teatro. Claro está que carse por primero ves existe; pero ni salta fácilmente a los ante el objetivo de la j ¿i profanos, n i es tan grave como cámara en la película pudiera ser para el porvenir cinematográ Odio de Fernán- j mala elección de directores. E n nuesdes Flores, próxima a tro teatro, que vive sólo de los estrenos, proyectarse. suele dirigir el propio autor de la comedia. N o siempre sabe; pero hay que suponer- que siendo escritor dramático ha de ¡ser también un poquito hombre de teatro, y, sobre todo, cuando no acierta a manifestar dé un modo claro y eficaz sus deseos, le ayuda el conocimiento práctico del primer actor. N o es bastante; pero es a veces suficiente los actores, por instinto y por há bito, se van colocando en los sitios que les parecen m á s cómodos y eficaces, y, sintiendo l a comedia cada uno a su modo, l a van interpretando según su criterio personal, de acuerdo con su sentir, que muchas veces puede no estar equivocado. E l hecho de no haber máquina fotográfica ni micrófono que les capte movimientos, expresiones r np u n t o a e a Q 0 s e o s co a