Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 3 DE OCTUBRE DE 1933. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 24. to personal guardar silencio, pero no quiere eludir responsabilidades. Coñstitucionalmente el presidente del Consejo- -dice- -es el director de la política nacional y cuando termina una etapa política para entrar en otra es lógico que haga desde el Gobierno una declaración ministerial. Y o digo que bien pudo el- Sr. L e r r o u x enfilar los asuntos de otro modo, pero lo ha hecho así en uso de su derecho y de su prerrogativa y he de seguirle por este camino. S i el Gobierno hubiera comparecido ante él Parlamento inmediatamente hubiera encontrado en él menos dificultades de las que halla en estos momentos. Historia de la crisis y de los dos G o biernos anteriores Discutamos por qué cayó el Gobierno y H a acabado la colaboración c o n los sopor qué está constituido el actual. y veamos cialistas si el Gobierno cuenta con mayoría para goE n calidad de ex presidente del Gobierna bernar. tengo que decir al Sr. Prieto que nosotros, Examinemos m i proceder como presidencontrajimos la obligación de realizar juntos te saliente y como jefe de mi partido. con los socialistas una acción de Gobierno. Tengo una obligación que no es personal, Nadie pensó que esta unión había de ser sino política. Debo liquidar todas las responeterna. Aspirábamos a separarnos después sabilidades de la etapa de Gobierno. Cualde haber convivido, con gran honor para quiera que sea el resultado de este, debate ambos grupos. Habéis servido lealmente los para mí es indiferente que el Gobierno salga socialistas a aquella labor y yo jamás tuve fortalecido o hecho pedazos. el menor atisbo de falta de lealtad, n i de Regreso al campo, donde siempre estuve falta de cumplimiento del deber. en el estado de ánimo del 12 de. octubre de Se ha acabado la colaboración y vos 1931, en que no era n i candidato a contros- -dice a los socialistas- -seguís vuestra cejal. ruta, así como nosotros seguimos por la senHabla el orador de este estado de ánimo da republicana, conservando el mejor rey de lo que ha sido, es y será en lo sucesivo cuerdo de aquella colaboración. en la política, para evitar la caída peligrosa en esa especie de mamotreto en que re Las condiciones para l a colaboración con convierten los ex presidentes del Consejo. Recuerda que su Gobierno recibió una diel señor L e r r o u x fícil herencia, que obligó a afrontar responM i partido fué el primero que ofreció su sabilidades formidables. Algún día se conocolaboración al Sr. Lerroux paraformar un cerán las tragedias evitadas y los peligros Gobierno de concentración republicana. Quesalvados. Ahí queda una legislación formiríamos conservar el Parlamento y evitar dable, sin precedentes en la política espadesgarrones, difíciles de remendar, en los ñola. partidos republicanos. Habla de sus grandes placeres sentidos Las censuras para mi, en caso de negar hasta derramar lágrimas al advertir cómo me a esta colaboración de mí partido, hucreaba cosas nuevas y dejaba para sus subieran sido justas. cesores obras mejoradas. (Aplausos de soY o no podía ceder al temor del que d i cialistas y Acción Republicana. rán al abandonar el Gobierno, negándome Cree que esto es gobernar y lo demás sa- -a la colaboración. tisfacer apetitos personales. (Nuevos aplauTuvimos la impresión de que el Sr. L e sos. rroux iba a formar un Gobierno de persoReconoce que l a pasión de crear cosas es nalidades y de representantes de los parpropia de todos, pero tiene que decir que él tidos. M e llamó el presidente de l a Repúl a ha mantenido durante dos años y medio. blica y ante él declaré que parecía prescinL a República no es sólo un régimen, sino dirse demasiado en la solución de la crisis, la necesidad de mantener la revolución, de de estos partidos. modificar al pueblo español. A l producirse la crisis, la mayoría se disHemos representado l a decencia y la holocó lógicamente, acudiendo cada grupo al norabilidad políticas. Deseo- -dice- -que en campo de donde salió al constituirse la Cáesto se nos mejore, pero me contentaré ccti mara. Así, pues, yo no pude volver a hablar que se nos iguale. (Nuevos aplausos. de la mayoría. Se acabó el Gobierno y se Se acabó el Gobierno en septiembre y me acabó ésta. A h o r a cada grupo dirá lo que le dicen que todavía lo combaten. parezca. H a habido gentes que se han lamentado Expone el orador las condiciones que exide que no hayamos dado bastantes facilidagió para la colaboración con el Sr. Lerroux, des para que nos asesinen. que fueron las de respetar las leyes lealmenE l Sr. L e r r o u x ha combatido a los Gote votadas y aprobadas. biernos que y he presidido, y yo creo que Dedica un largo párrafo a la necesidad para explicar un cambio de Gobierno no de la existencia de. los partidos políticos era necesario que repitiera ante sus colacontra los cuales se ha hecho una campaña boradores- -ya que el Sr. Sánchez Albornoz de descrédito, parecida a la que precedió es de creer que llegará- -lo que decía en la al movimiento de 1923. oposición. Ante la situación de si este Gobierno tiene base parlamentaria para subsistir, dice L situación ante la posibilidad de unas que el jefe del Gobierno parece no tener i n elecciones generales terés en la respuesta y hasta invita a que L a base de la crisis de septiembre era la sea negativa. de que había que reformar las posiciones poE l orador pregunta a su vez si el Golíticas ante las futuras elecciones de concebierno actual es el mejor para h acer las elecjales. Este es mi modo de ver las cosas. ciones y ve en la crisis una cuenta de perPara algunos, las elecciones del Tribunal didas y ganancias para venir a preguntar de Garantías fueron un síntoma tan grave si las ganancias que pueda conseguir este costao los sucesos del 10 de. agosto. Pero este Gobieruo son apetecibles. acontecimiento constituyó un delito y las (Piden la palabra los señores Sbert y, ¡ekccwnes, no, aunque ambos sucesos consGordón Qrdax. 0 tituían una agresión a la República. Y se dijo que si el Gobierno hacía las elecciones se perderían éstas, la República y el país. Por eso consideré que había que dar plena libertad al presidente de l a República pava que dejara abierta la solución al problema político planteado. E x p l i c a por qué no pudo contestar al presidente de la República la primera pregunta, pues no podría saber si podría constituirse un Gobierno mejor sin conocer los dos Gobiernos que por comparación resolvieran el enigma. Nos faltaban, pues- -dice- -términos de comparación. De todo lo ocurrido después de la crisis quien tiene que responder es el presidente del Consejo, pero los grupos republicanos, no. Nosotros no pensábamos sino en las e! e ciones municipales, pero ahora se trata de las generales. Y de este problema es del que tenemos que ocuparnos, puesto que es el único que nos ha traído el Gobierno, ya que no nos ha traído otro. Aún se puede intentar otra mayoría H a y que convencerse de que quien d i suelve las Cortes es el presidente de l a República y es claro por tanto que no se puede identificar en este Parlamento constituyente la vida, de éste con la de un Gobierno, sea! el que fuere, pues es lógico que se pueden aún intentar combinaciones para la formación de una mayoría dentro de las Cortes actuales. Encuentra una contradicción entre la petición de confianza solicitada por el Sr. L e rroux y su desdén por este Parlamento. Cree que esto es debido a una situación de ánimo, que lleva al Sr. L e r r o u x a declarar; en el Gobierno lo que mantuvo en la oposición, considerando desprestigiadas a estas Cortes. E l Sr. L E R R O U X U n momento, porque no puedo callar ante esto. Nada he dicho sobre tal desprestigio. (Rumores. E l Sr. A Z A Ñ A Bien, ha dicho divorciados. E l Sr. L E R R O U X Se me adjudicaba una apreciación inmoral que no está en mi ánimo. E l Sr. A Z A Ñ A ¿Qué se propone el señor L e r r o u x? Ganar la confianza del P a r lamento para acudir al presidente de la R e pública, valiéndose de ella para pedir l a disolución? (Rumores y aplausos de los socialistas. Cree que no se puede hacer política alrededor del decreto de disolución. N o se puede volver a los tiempos- -dice- -en que el decreto de disolución era un arma en manos de un Gobierno. (Nuevos aplausos. Dice que las prerrogativas del jefe del Estado no deben ser utilizadas en la po- lítica en beneficio de uno o de otro Go- bierno. Este no jpuede refugiarse en la sombra que proyecta el posible ejercicio de una facultad presidencial. (Aprobación de los socialistas. 1 Las Cortes R podrían deliberar bajo semejaste coacción N o se puede hablar de Cortes divorciadas de la opinión y pedir su concurso. E l Sr. L e r r o u x debió venir a infundir nuevos ánimos y entusiasmos, s i consideraba que le faltaban al Parlamento, que no merece, después de su obra, el menosprecio y el trato con que se le conmina al hablar de su disolución. Las condiciones en que se ha presentado el Sr. L e r r o u x al Parlamento no son prcw pias de su señoría. 1 E l Gobierno actual no puede presidir anas elecciones generales S i llegase el caso de una disolución, ¿es que ese Gobierno ¡puede merecer l a confianza necesaria para ir a unas elecciones generales, problema gigantesco y memorable en estos momentos? Esto ha llevado el desconcierto a mi espíritu. N o comprendo cómo el Sr. Lerroux: nos quiere poner en el trance de elegir entre él y el Parlamento. Nosotros no queremos eso. Queremos que el Parlamento subsista. Tenemos que declarar que, si llega el momentr de disolver las Cortes, no debe ser ese Gobierno el que presida las elecciones, pues todos los partidos tienen el derecho de formar parte del que las efectúe, como garantía completa. Las elecciones generales son para todos, hasta, para el comunista y el monárquico, que 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla