Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL HOSPITAL DEL POZO SANTO, DE SEVILLA O este hospital un hermoso y antiguo edificio, con entrada a la pequeña plaza del Pozo Santo, así nombrada por el prodigio que obróse u n día en el pozo que existió en la esquina que m i r a al Norte, en. cuyo lienzo de pared había entonces una pintura de la Virgen. Ün travieso niño cayó al referido pozo, acudiendo sus padres, presas de una gran angustia y de una mayor tribulación, y con tales fervores lo encomendaron a la V i r g e n que bien pronto vieron subir las aguas hasta el brocal y sobre ellas, sano y salvo, al querido hijo Desdé entonces dio el vulgo en llamar santo al pozo, y con el mismo nombre al hospital que se fundara con el título del Santísimo Cristo de los Do ores o de: Buen Pastor. CUPA L a pintura de la V i r g e n milagrosa fué colocada en el altar mayor de su iglesia por los cofrades del vecino hospital de la M i s e r i cordia, adicionándosele al lienzo la reproducción gráfica del prodigio obrado con el niño. Más tarde se mandó cubrir el pozo aludido para evitar nuevas ocasiones de desgracias, y sólo se abría el día de l a Asunción de! a V i r g e n en que en la iglesia del. hospital del Santísimo Cristo de los Dolores se celebraban las solemnes fiestas en honor de la del Tránsito, que en ella se venera, bebiendo la gente devota, con harta fruición, de sus puras aguas. La fundación del hospital. Corría el año 1666. L a madre de la O r d e n Terciaria de San Francisco Beatriz Jerónima de la Concepción había llegado a Sevilla desde Salamanca, comisionada por su superiora, M a r t a de Jesús Carrillo, para recoger limosnas con destino a la fundación de un hospital de convalecientes en Cabrilla, pueble de aquella provincia castellana. Hospedóse la buena madre en el domicilie de D Juan Gutiérrez Tello, que le prestaba su ayuda para implorar los donativos, y éstos les eran enviados a a superiora. Aquí, en Sevilla, la madre Beatriz adoptó por confesor a fray Gonzalo de Morales, quien influyó en su ánimo para que asimismo fuera fundada en esta capital otra institución semejante, viniendo hasta aquí con tal propósito, el de enero del año de referencia, la madre M a r t a pero con tan escasa fortuna, que tuvo que meterse en cama por enferma. Supo aquellos días la madre Beatriz de! á existencia de dos pobres mujeres e n f e r mas y desvalidas, e inspirada por el fiiaivor celo de servir a los pobres tomó la. firme resolución de buscar un albergue donde acomodar a l a madre superiora y a las dos mujeres infelices, cosa que hizo en el tiempo más breve, prosiguiendo en la idea de fundar el hospital de que nos venimos ocupando tjí a. recoger en el mi mo a mujeres ciegas o impedidas en cama. A tan generosos i m pulsos se unió la magnanimidad de la cristiana dama doña A n a T r u j i l l o la. cual proporcionó a la madre Beatriz una casa, en la calle Venera, con tres camas para lás enfermas, como asimismo donóle uta valioso cuadro, representativo de la R e s u r r e c c i ó n del Señor con San F r a n cisco y Santa Teresa a los pies, destinado a l a benéfica obra que se proyectaba. D i c h o cuadro se conserva actualmente en el altar de la primera enfermería del hospital. Y con tales recursos, por cierto bien escasos, y con cincuenta reales que entregara á l a fundadora el obispo D Melchor de E s c u da, puede decirse que se había realizado el hermoso pensamiento de la gloriosa institución. N o quedó en ello el anhelado propósito de doña A n a sitio que por el año d e 16 9 añadió a sus donativos el de la- espaciosa casa que hoy ocupa el hospital, a la que luego se han agregado otras, y por último, la pequeñ ¿y primorosa iglesia, cuya solemne, inauguración tuvo l u gar el 18 de enero de t HOSPITAL D E L i OZO SANTO. LABOR CUADRO DE ALFONSO GROSS 4
 // Cambio Nodo4-Sevilla