Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I N F O R M A C J O N ES Y R E P O R T A! ES La Prensa extranjera en la A r gentina E n la estadía breve de Montevideo nos ¡sorprende ver en manos de los canillitas- -voceadores y vendedores de periódicos, a quienes la Argentina se dispone a enaltecer en un monumento, semejante al que se alza en Río de Janeiro- -un diario de gran tamaño y varias páginas, impreso en caracteres hebraicos. Estuve un rato observando en e! centro de la ciudad la frecuencia con que se pregonaba el título de este diario: IJrugnaycr Tog, y la frecuencia con que se detenían transeúntes y adquirían un ejemplar. E l Uruguayer Tog es el diario israelita de l a mañana. Supone su publicación, con la especialidad de su composición tipográfica, un considerable esfuerzo económico, y supone, o mejor dicho, prueba la existencia de un considerable número de hebreos capacitados para la lectura del texto impreso en el idioma racial. S i n duda, en las familias pobres, de menestrales y de obreros, los hijos nacidos uruguayos o argentinos, viviendo desde l a infancia en un medio civilizado por la latinidad o la hispan! dad no adquieren la cultura de sus ascendientes. Así, pues, la existencia de este periódico supone en el reducido territorio del Uruguay una renovación constante, un incremento permanente de lectores que proceden de los ghettos europeos y norteamericanos; judíos que, hablando inglés, alemán, ruso o rumaiio, cciíocen corrientemente el idioma secular de su raza. L a zona de i n fluencia del Uruguayer Tog se extiende por Paraguay y la Argentina. ¿C u á n t o s judíos hay en S u r a m é n c a? Se citan cifras diversas y contradictorias. Los m á s de estos desterrados de Sión aparecen en las estadísticas nacionalizados como subditos de distintos Estados políticos y no como adeptos de una religión. Así. escapa a todo cálculo posible i r e l número de lectores del Urugaaycr Tog. Su tirada, creciente, excede ya de veinte mil ejemplares, lo cual representa una t PRÓXIMA ESTACIÓN 3 aiins GOLDFISCH ij? t tM; aNt K; IHerbooy Cnicttol i tm QBSKn LASiM) -rom rn u w i iwwts ¡IPT ycy. QSTBVIDBlí YOVtt PISO) IUSVVD- M Cabecera del Uruguayer Tog diario israelita de la mañana, Montevideo. Órgano oficia! de la colectividad siriolibanesa en la República Argentina Omero? r MosInlslrMlta U c w q i á f t t U 9. -u. T t f- G C U Rttlro. -OIFMTttcortf DIASIRIO Rmnoutato uenos Aire m os J U N I O D B i m O0 M PAQIfM comunidad israelita tres veces mayor. Con Ia potencia admirable de absorción y de asimilación que tiene esta tierra- americana, con las ventoleras de indiferencia y descreimiento que traen los tiempos de crisis económica, esta colonia hebraica sufre de generación en generación un enorme desgaste, siendo frecuente el caso del chiquillo renegado que se niega a ir al jeider a deletrear el sáleff, beiz, guinel, doled al mismo, tiempo que el a, b, c castellano o a asistir al culto en íu schile. L a comunidad israelita, practicando una política recolonizadora que ha abandonado España, despreocupada de la renovación de sus colonias emigradas, se cuida de remediar esta defección de las nuevas generaciones en sus escuelas y sinagogas, y ha conseguido del Gobierno del Urugauy, que cree que no existen en su te rritorio problemas raciales y religiosos, que se suspendan las actuales restricciones e d la inmigración para admitir quinientos israelitas, agricultores en su mayoría, para los que la comunidad prepara tierras de cultivo y trescientos mil pesos que invertir en su instalación y acomodo. Y esta obra, de agrupamiento racial, de cooperación, de relación con el Consejo Nacional de los J u díos, cuya acción se relevó en el libro reciente de Jean de Kerleck, y finalmente, de influencia económica y política, es la labor que realiza el Uruguayer Tog, sin que puedan escudriñarla los que no conocen el idioma hebreo y no aciertan a descifrar los ideales escondidos en los bellos trazos de sus letras. U í j i L J V i Ut Otra cabecera de El Diario Siriolibanés DE LOO M 0. CO 0 HT 7 KOA 20 S QDR VIVKB SH LA UtEEtOA DEL 8 U 7 J, MAB BE 40 000 ESTAS ÜH LA ABOZSTTKA? EH GZKESAL LEES EL í) aocrika ¡Maflfnnág DISECCIÓN ES AIBZS. L A V A L i E 65 CASILLA OOKSXO 1 83 t! T 31 EETIBO Í 8i ÓRGANO DE L A COLECTIVIDAD HÚNGARA EN LA AMERICA Da SUD UraSOS AIEEB CcHi L lle 31 ü. T IWegjelcnik kedden. esütartokon és uombotoD Vosserlceiitf FARAGO REZSO ARA 10 CENTAVO BlüfleetM Irak: JS 60? ABS a uasüla Como 1483- -Buenos Air 31. CrtíTo SW. i. rT (lttII a. non p n ¿ISO ú 4 r 4 i r Completa esta acción racial El Diario Israelita, que aparece en Buenos Aires, y mantiene, la cohesión del ghetto porteño y de l a colectividad argentina. ¿C u á n t o s son en Buenos Aires los que, como ha escrito M i t i a Sánchez, pegaron en cada esquina de la barriada que habitan la mesiza imaginaria de su reconocimiento, besándola a cada instante, agradecidos por la tregua que en la ciudad del Plata encontró en su caminar azaroso el judío errante? Cuando re- corréis la ciudad, penetráis en sus grandes) tiendas y opulentos bazares y almacenes, ne- j gocíáis en sus Bancos y oficinas y asistís, a sus espectáculos, es frecuente que oigáis decir, señalándoos a funcionarios, bellas damas, negociantes, transeúntes o espectadores: judío. N o se dice como un reproche ni se pone aversión o rencor en la calificación pero se dice, se recuerda, como si fatalmente hubiera una línea divisoria, una frontera separadora entre ellos y nosotros. E l extranjero advierte, no sólo que l a denominación judío se repite con demasiada frecuencia, sino que hay numerosas gentes en la ciudad que tienen en sus trazos fisionómicos las características que se atribuyen a la raza judaica: la espaciosa y abombada frente, la nariz corva, los ojos somnolientos en un nimbo de ensueño y de misterio... Son- numerosos los judíos confesos del ghetto- -se nos dice- pero son más, muchos más los que, como acontecía en i a España de los judaizantes, cubren con apariencias de mundanidad y cosmopolitismo su fe hebrea y su calidad racial. Otro periódico de raza, recatado su texto en el alfabeto arábigo, es. el Diario Siriolibanes, que sólo en una de sus páginas y en algunos anuncios utiliza idioma castellano. Este periódico es ó gano oficial de Diarlo alamón I r i w w i M M y üWhlW