Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S id D E O C T U B R E D E 19 33. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 18. y si las circunstancias lo exigieran se prorrogaría por decreto. Terminó diciendo el Sr. L a r a que se propone trabajar asidua e intensamente en todos los problemas que afectan a su departamento, y añadió también que en la ejecución de los tres meses de prórroga de los presupuestos se tenderá a que se hagan las mayores economías posibles. L o s radicales- socialistas i n d e p e n dientes, representados las actuales los Cortes. en el G o Lo mismo b i e r n o p i d e n q u e n o se d i s u e l v a n solicitan socialistas y los fe- derales Para que el interés político del domingo aumentara surgió un hecho que algunos tenían previsto y que, a lo que parece, formaba parte de toda la maniobra que culminó con la constitución del Gobierno, maniobra llevada a cabo por los partidos de la conjunción republicano- socialista. E l hecho consistió en que una vez lograda la formación del Gobierno se pidió que las Cortes actuales no fueran disueltas. Y a la minoría socialista se había reunido por la mañana y había acordado la redacción de un nota para hacer resaltar ¡a responsabilidad en que incurrían los partidos republicanos implicados en el nuevo Gobierno en el caso de. transigir con la disolución de las Constituyentes. Esto no hubiera tenido importancia, toda vez que el partido socialista ha mantenido siempre esta opinión. Pero es que el señor Domingo, jefe de los radicales- soeialistas i n dependientes, y el que más ha trabajado para lograr la formación de este Gobierno, siempre sobre la base de la disolución de las Cortes, redactó una nota, que ayer entregó a ios representantes de la Prensa, y en la que sugiere al Gobierno la conveniencia de volver a reunir estas Cortes, para desarrollar una labor y apartar el peligro de unas elecciones inmediatas, que pudieran ser un gran fracaso para los republicanos. Y e! partido federal facilitó otra nota en idéntico sentido. T o m a de posesión del señor R i c o Aveüo Anoche, a las ocho, tomó posesión de su cargo el nuevo ministro de la Gobernación, Sr. R i c o Avello. Se la dio el presidente del Consejo, Sr. Martínez Barrios. Asistieron los directores generales del departamento, el subsecretario, Sr. Torres Campaña, y el alto personal. Se cambiaron los discursos de rúbrica, y el Sr. Martínez Barrios declaró que no era más extenso en sus palabras, porque venía emocionadísimo del acto de su toma de posesión en la presidencia del Consejo. la lista del nuevo Gobierno. A dicha hora se trasladó a su domicilio, descansando apenas dos horas. Estas noticias se fueron conociendo en la Cámara y en Secciones distintas se reunieron las minorías radical- socialista independiente y Acción Republicana. Terminadas ambas reuniones sus componentes no hicieron manifestaciones a los periodistas. También se reunió la minoría socialista, y terminada la deliberación, a la una y media de la tarde, el Sr. Prieto, al ser interrogado por los periodistas, d i j o -L a minoría ratifica el acuerdo de estimar incumplido el artículo 75 de la Constitución pero como nosotros estamos en actitud de no poner dificultades de ninguna clase a todo Gobierno que mantenga las leyes de la República y la obra constitucional, estimamos que el Gobierno que se forme puede funcionar sin dificultades con las Cortes actuales. Por su parte el ex ministro de Trabajo Sr. Largo Caballero manifestó, refiriéndose al posible decreto de disolución de las Cortes, que si éste aparecía en la Gaceta de mañana ellos se reunirían para saber a qué atenerse, y desde luego anunció que por la tarde, a las seis, volverían a reunirse. 1 na a quien, a causa de la circunstancia d ser miembro del Gobierno al cual, negarori las Cortes su confianza, debía separársele dej, su cargo en unión de los demás ministros, sin que, como consecuencia de ello, pudie ran sustituirse a sí mismos en la- íunciórf ministerial. Este convencimiento no debía mos doblegarlo ni ante el tono dramáticoj que la gravedad del instante imprimía el rue- i go de antiguos y leales colaboradores ni, ante; la consideración personal que el Sr. Martí- nez Barrios nos merece. Queda, pues, ex- j plicada claramente nuestra conducta, cuyo? ajuste al punto primero de les expuestos- por ei vicepresidente de la Comisión Ejecutiva del partido socialista al señor presidente dé la República, ha sido invariable y perfectoji E n el segundo extremo de esa declara- i ción, dijimos: Debe procurarse ía forma ción de un Gobierno capaz, de. actuar con lasj Cortes constituyentes, que siguen siendo uní instrumento útil, el cual Gobierno, si man tiene íntegramente el espíritu de las leyes de la República sin intentar retroceso po j litico, no encontraría por parte del grupo parlamentario socialista hostilidades naci das de ningún prejuicio Y en la notaron cial del día ó, al sostener ese mismo. punta! te vista la Comisión Ejecutiva, lo razonó! ¡así: S i n temores al resultado electoral, enj- j cuanto al partido socialista, el cual mande ¡ne intactas su vigorosa cohesión y su mag nífica disciplina, estima error gravísimo y ¡peligro enorme convocar a elecciones legislativas en el instante que son más profundos! los antagonismos entre las agrupaciones re- a publicarías y más enconadas las disensio nes dentro de algunas de ellas, pues así seaÍes obliga a presentarse a la lucha en condi cienes de desventaja, que difícilmente- po j drán ser más críticas en ningún otro mq mentó. j 1 1 N u e v a r e u n i ó n d e la minoría s o cialista. llegado Consideran que el momento deben no ha de disolver sobre las C o r t e s y q u e publicanos los partidos r e meditar E n la Cámara L a s derivaciones d e la crisis. A n i mación desde primera hora. La minoría s o c i a l i s t a d e l i b e r a A pesar de que los diputados de las distintas fraccionen políticas se habían retirado del Congreso a las seis de la mañana del domingo, pocas horas después concurrían a dicho lugar, ávidos de conocer las últimas gestiones encaminadas a constituir el Gobierno de concentración republicana que se dibujaba en las primeras horas del día. E l Sr. Martínez Barrios había permanecido hasta las ocho en el ministerio de la Gobernación, celebrando conferencias y ultimando los detalles para someter al jefe del Estado tal d e c i s i ó n Mediada la tarde comenzaron a llegar al Congreso gran número de diputados que comentaban la resolución dada a la crisis y la lista de los nuevos ministros, que había comenzado a circular por Madrid a las tres. Los comentarios que se hacían eran para todos los gustos. L a minoría socialista estuvo reunida hasta las siete y media, y a la salida el Sr. Prieto entregó a los periodistas la siguiente nota: A l quedar resuelta la crisis ministerial, la Comisión Ejecutiva y el grupo parlamentario del partido socialista, que en íntimo contacto examinaron las incidencias del pro, ceso, y en absoluto acuerdo adoptaron las resoluciones pertinentes, estimando necesario explicar su conducta y fijar su actitud. L a conducta rectilínea se acopló en todo instante y de manera estricta a los puntos en que dejó articulada su consulta ante el señor presidente de la República, el día 4, el camarada Remigio Cabello y que se ratificaron en la nota oficial del día 6. E n el primero de dichos puntos se consignaba que para la solución que debe darse a la crisis han de constituir punto de partida los efectos constitucionales de la votación recaída en el Parlamento L a fidelidad a ese criterio nos impidió acceder a los requerimientos para que el partido socialista estuviese representado en el Gobierno de cuya formación se encargó a D Diego Martínez Barrios. Pero no pudiendo desoír los insistentes y unánimes ruegos de los delegados de las agrupaciones republicanas que integraron con nosotros el Gobierno sustituido el 12 de septiembre, examinamos si había posibilidad de conciliar nuestra posición con el vehemente deseo de ellos de que no faltase en el nuevo Gabinete representación socialista, y aun cuando se nos brindaba como ejemplo el abnegado rasgo de los Sres. Azaña y Domingo, al lograr de don Alejandro Lerroux el levantamiento delveto impuesto por el jefe radical a los socialistas, no encontramos medio, sin destruir la firmeza de nuestra actitud, de avenirnos a figurar en un Gobierno presidido por perso- Pues bien; el hecho de congregarse en el Gobierno constituido hoy representantes ásj casi todas las agrupaciones republicanas ncjí significa la súbita desaparición de esos an tagonismos y disensiones, aunque sea pasa muy loable hacia una concordia la plenitud! de cuyo mínimo indispensable necesita, el) tiempo que exige la cicatrización de heridasfi extensas y hondas. P o r consiguiente, el error; ¡y el peligro apuntados subsisten. S i el nuevoi; Gobierno mantiene el espíritu de las leyes) republicanas y no pretende qué España retroceda políticamente, no encontrará en eí grupo parlamentario socialista- -conforme anunciamos- hostilidades nacidas de nin gún, prejuicio N i siquiera daríamos rango) de prejuicio, a efectos de justificar actitudes) obstruccionistas, a nuestro criterio interpre tativo del artículo 75 de la Constitución Salvada en cuanto a él nuestra responsabi Helad, quizá sea el camino de dirimir tal dis- j erepancia y de establecer doctrina para oí futuro la apelación al Tribunal de Garan tías constitucionales. 1 J Las Cortes siguen siendo un instrumental útil, sin haber ofrecido hasta ahora señal alaguna de incapacidad. ¿Cómo justificaría sui disolución un Gobierno que en ellas puede! contar con mayoría y que merced simplemente a una cftnducta leal no encontraría enj las oposiciones obstáculos insuperables? E n contra ele las Cortes Constituyentes, lo enemigos de la República han sabido crear, un ambiente malsano, que incluso ha hecho vacilar algunas conciencias republicanas, sin advertir la artera maniobra del adversario Procede recciónar de manera vigorosa con tra los efectos de ese ambiente, atendiendo con absoluta preferencia a los intereses de la República. Los partidos que integran el nuevo. Gobierno deberán meditar cómo sirvetí mejor dichos intereses, y en la meditación habrán de recordar el texto constitucional, cuyo espíritu tiende a procurar larga vida ai los Parlamentos y cuya letra establéete la) m mmum 11 wuiiit m u I H I I muí IIIEI nrnm m m n i B 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla