Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 25 D E O C T U B R E D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G í L A POLÍTICA Y L A S C U E S T I O N E S S O C I A L E S E N L A G E N E R A L I D A D D E CATALUÑA Comentarios de la Prensa a las milicias del Estat Cátala. E l malestar de) personal policíaco de B a r c e l o n a Manifestaciones del gobernador general. L a sesión parlamentaria de ayer. C o m e n t a r i o s de la P r e n s a a Jas milicias del Estat Cátala Barcelona 24, 3 tarde. L a manifestación fascista del domingo ha despertado una oleada de comentarios en la Prensa local unánime en el reproche. P a r a no reproducir todos los comentarios, véase lo que dice un diario de derecha, el Diario de Barcelona, y otro de izquierda, El Diluvio. E l acto celebrado el domingo en el E s tadio- pina el primero- -tiene tanto de pintoresco como de abusivo. P o r un lado, un festival de población de seg- undo orden; por otro, un gesto de guapeza detestable. E n el recinto, nos hombres que lucen sus habilidades. E n la ruta, un desfile de fuerzas irregulares, con uniformes indefinidos, y una especie de cantineras uniformadas también. A h con los banderines, con la estrella solitaria ondeando en el aire. Algunos miles de personas, no acertamos a concretar su número (cada periódico fijó los de su preferencia) Y entre esa masa, ajena a toda malicia, pero propensos por su ignorancia al contagio, los niños de la Casa de Caridad y otros Asilos. (Como s i dijéramos siempre, en el terreno político, una abominable corrupción de menores. Fiesta separatista, en suma, aderezada con tópicos de discursos mitinescps y una salsa deportiva para disimular en lo posible l a ponzoña. P o r su parte, El Diluvio hace las siguientes manifestaciones en su artículo de entrada Somos republicanos y federales. Republicano ante todo y por encima de todo; pero somos republicanas, porque la República es l a exaltación de la democracia, y venimos a romper una lanza contra la Esquerra republicana de Cataluña porque del posible hundimiento áe la democracia, nadie más responsable en estos momentos que dicho partido y sus dirigentes. Que en el instante crítico en que se ha de dar la batalla definitiva contra el af áii dictatorial de las derechas, manifiestan públicamente sus fascismos y llegan de esta suerte a poner luz en lo que muchos sabían y otros sospechaban que escondía en su seno. Requisito esencial del fascismo, dice más adelante, para hacer posible l a obtención del Poder, además del malestar económico, es el nacionalismo chauvinista, y también esta condición la tiene la Esquerra, y asimismo por obra y gracia del Ésíat Cátala, cuyas banderas, con la estrella separatista, abrían paso el domingo con la formación militan- ¡zada a Estat Cátala, nacido oscuramente. Y su auge después al amparo de un movimiento izquierdista y que no puede hacer distingos en los primeros momentos, cobró ímpetu peligrosísimo y goza ya del predicamento que l a más alta autoridad de Cataluña se! proponía que alcanzara. j H o y mediatizado por un cariz izquierdista, primera fase de todos los fascismos; mañana, final obligado y sin excepción de esto? movimientos, del brazo de plutócratas y dictatoriales. D e la preponderancia de Estat Cátala, la Esquerra, es una demostración palmaria el hecho de que haya sido motivo principalísimo de una escisión del partido. De l a exacerbación nacionalista, ¿quién puede d tídar, aparte otras infinitas pruebas ante las alocuciones del órgano oficioso de la Esquerra? E s en las que coii motivo de este festival de la jornada, atíética, que dieron lugar a las manifestaciones fascistas que comentamos se alude repetidamente Cataluña libre. Termina diciendo: L o s escamorts de la Esquerra y Maciá han asestado una puñalada a la democracia. Si conscientemente han herido a traición, si se trata de un caso de irresponsabilidad colectiva, mejor que esa verdosa camisa con que se disfrazaron el domingo, les acomodaría una camisa de fuerza. E l único periódico que habla en un sentido de elogio a la fiesta es el órgano del partido, L Humcmitat. De su reseña entresacamas la siguiente nota cómica: S e calcula- -dice- -que la formación c i tada la constituían unos ocho mil, militantes de Estat Cátala. L a gente les veía pasar, y en medio de la simpatía de unos, se veía aquí y allá una llamarada de despecho, alguna cara estirada. Las gentes sencillas se maravillaban viendo a nuestros jóvenes. ¿Estos son los escamots, de los cuales tantas cosas nos decían? Pero si son jóvenes y bellos, y fuertes, y optimistas. Si no dan miedo. Son alegres y simpáticos. ¿Quién había de decir que los escamots fueran así? Y el pusilánime burgués y la portera romántica que habían oído decir que los escamots eran una cosa rocambolesca, n podían menos de exteriorizar su sorpresa. 0 Nosotros tenemos interés en hacer constar que nuestra actitud no es n i contra el Gobierno de la República, n i tampoco contra el de l a Generalidad. Puesto que parai nada nosotros hemos. de mezclarnos en cuestiones políticas, al cursar las instancias p i diendo el traslado, nos limitamos a ejercen un derecho que se nos ha, concedido oficialmente. S i todo el personal de la plantilla des Barcelona lo pide, se debe a la falta de prevención y de estudios serios y hondos delj problema por parte de i a Junta de Seguridad. E s evidente que entre otros puntos muyi interesantes para los agentes se dejan en el aire el de la parte de justicia interna del Cuerpo. Pero lo que se debía haber nombrado un Tribunal, que radicara en Madrid, parai que el personal de la plantilla de Barcelona quedara a cubierto de posibles injusticias que pudieran cometerse por parte de los nuevos jefes que nombre la Generalidad; injusticias que muchas veces tendrían su origen en cuestiones políticas, de las que nosotros queremos v i v i r alejados. L a falta de este T r i bunal de control y de otras aclaraciones y estudios que debían haberse concretado en datos oficiales, hace imposible que los agentes de Vigilancia, Seguridad y Asalto puedan optar por quedarse a las órdenes de la Generalidad, por no encontrarse suficientemente garantizados en sus cargos. 1 E l malestar de! persona) policíaco de Barcelona Barcelona 24, 4 tarde. E n la Jefatura de Policía reinaba hoy una extraordinaria animación y agitación entre los funcionarios. Según parece, a las dos de la madrugada habían sido entregadas las instancias de todo el personal de la plantilla de Barcelona, optando por el concurso publicado en, el Boletín Oficial de la Generalidad, o, en caso contrario, solicitando el traslado. Esta efervescencia y agitación había aumentado en virtud de un llamamiento que el jefe superior de Policía hizo a los comisarios de distritos y jefes de brigada, a los cuales congregó en el despacho oficial de la Jefatura, aconsejándoles, según parece, que retirasen las instancias en que pedían el traslado e invitasen ai personal a retirarlas también. Entre los grupos de agentes e inspectores se decía que el acto realizado por el jefe constituía, en su opinión, una coacción i n tolerable, puesto que iba precisamente contra las disposiciones de la Dirección General de Seguridad, en que se deja en libertad a los funcionarios para optar. Según parece, el jefe de Policía, una vez que hubo reunido en su despacho a los comisarios y jefes de brigada, les dijo que vería con gusto que retirasen las instancias cursadas, y que asimismo les agradecería rae invitasen al personal a que las retirasen, imdándose en que esto no les causaría ningún perjuicio. De todos modos, en la reunión, odos los comisarios, salvo dos o tres, se mantuvieron firmes en su posición. E n los pasillos de la Jefatura hemos oído muchos, comentarios sobre este problema. U n inspector, que parecía recoger el sentimiento de l a mayoría de sus compañeros, decía: Además ha circulado entre los agentes dé Vigilancia un manifiesto, suscrito por dos compañeros del Cuerpo, en el que después de poner de relieve la disciplina y el entusiasmo de la Policía y las felicitaciones da que ha sido objeto, incluso en fechas recientes, dicen que se encuentran ahora los elementos que la forman, por circunstancias políticas, ante un grave problema, al verificarse el traspaso de los servicios de Orden Público a l a región autónoma. Añaden que ha sido muy poco meditado el problema del traspaso de servicios, y que la desorientación es tan grande, que creían que sus su- periores, tanto naturales como políticos, hacían caso omiso de todos los sacrificios y esfuerzos realizados por el Cuerpo, dejándole abandonado y sin ninguna garantía. Concreta el manifiesto las aspiraciones de ios Cuerpos de Vigilancia y Seguridad de la plantilla de Barcelona de la siguiente manera: A fuer de sinceros, dice, hemos de hacer, llegar a todas las autoridades con el debido respeto nuestras aspiraciones, que son: L a Policía gubernativa de la región autónoma se comprometería a mantener por sí misma el orden, acatando la autoridad del gobernador general y la de un jefe superior nombrado por el Gobierno central. L a Policía nombrada en la región autónoma habría de imitarse exclusivamente a la vigilancia de lo prostitución, régimen de espectáculos públicos y otros establecimientos, y la Policía gubernativa se llevaría a su cargo lo referente al orden público y a las investigaciones criminales. E n caso de no atenderse estas aspiraciones nuestras habremos de enten der que se nos considera desleales e ineptos, y en tal caso nuestra dignidad nos obliga a marcharnos, pidiendo el traslado a cualquier otra población de España. A primera hora de la tarde ha recibido a los periodistas el comisario general de Orden Público en Cataluña, delegado del Gobierno para los servicios que no se traspasan a la Generalidad, Sr. Carreras Pont. H a dich o que trae la misión de representar el Gobierno de la República, dirigiendo l o? servicios que no se traspasan y que ha d hacer constar el espíritu de cordialidad quft ha encontrado por parte de los representantes de la Generalidad para cumplir su cometido, por lo que se sentía optimista sobre el resultado de su gestión. H a rogado a los periodistas que saludea en su nombre a los catalanes, pues él eg tara-
 // Cambio Nodo4-Sevilla