Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 27 D E O C T U B R E D E 1933. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 27. alegaciones de derecho que habían sido expuestas y replicó a la presidencia que se votase la admisión de los recursos. E l Sr. Basterrechea pidió que antes de votar se nombrase una ponencia para su admisión, y el Sr. Martín, que anteriormente había pedido que quedasen sobre la mesa para estudio los recursos, retiró su propuesta, estimando que era suficiente la ponencia, que una vez admitido el recurso, procedería formular. Puesto a votación si se admitían los recursos a discusión sin necesidad de ponencia alguna previa para acordar su admisión, fué aprobada por los votos de todos los vocales, incluso el del señor presidente, con la excepción del Sr. Basterrechea. Inmediatamente declaró el Sr. Albornoz admitidos todos los recursos presentados pollos vocales electos, y propuso que se designe una ponencia para su estudio, bajo la presidencia del vicepresidente, señor Traviesas, y que habían de formar con él los señores Alcón, Basterrechea, Pan de Soíaluce y Beceña, lo cual fué aceptado por unanimidad, señalándose el día 2 del próximo noviembre para su discusión. Se levantó la sesión. TRIBUNAL D E GARANTÍ- AS C O N S T 1 T U C 1 0 NALES L a sesión d e ayer Iviftárid 26. Se abrió la sesión a las cuatro de la tarde, bajo la presidencia del señor Albornoz. Se leyó el acta, que con algunas adiciones de los vocales a quienes interesaba formularías, fué aprobada. E l señor presidente dio cuenta de la gestión cerca del señor presidente del Consejo de ministros que le fué encomendada por el Tribunal en la sesión anterior relacionada con la petición del Senado para sede, aun provisional, del T r i b u n a l plantilla de funcionarios y material para el mismo; esclarecimiento del decreto de funcionarios elegidos vocales y Reglamento de la ley. E l Sr. Martínez Barrios expresó a la Comisión, que presidida por el d á Tribunal le visitó, sus buenos deseos para complacer a los peticionarios, así como que el Reglamento afectaría tan sólo al orden público, quedando l a vida interna del Tribunal a su propia regulación. A continuación manifestó que sobre la mesa se hallaban los recursos presentados por los Sres. Del Moral, March, Calvo Sotelo y Pedregal, los cuales fueron objeto de lectura, e inmediatamente también, a propuesta del Sr. Albornoz, se votó la urgencia en l a discusión del de los expresados recursos. A l preguntar si estos debían ser o no admitidos para su discusión, el Sr. Basterrechea se opuso a ello, alegando que, faltando el Reglamento, sólo por unanimidad podía aceptarse esa discusión, y solicitó el amparo de la presidencia por entender que aquél le era debido como minoría en el Tribunal. E l Sr. Pradera contestó al Sr. Basterrechea que si bien no había Reglamento, existía en la ley el apartado undécimo de su artículo, que sometía al Pleno todas las cuestiones que afectaban al funcionamiento del organismo; que era principio de derecho que nadie podía ser condenado sin ser oído y vencido en juicio que, sin duda, por eso el señor presidente en sesiones anteriores había hecho referencia a recursos procedentes contra acuerdos del Tribunal recaídos en las actas de los vocales, y que le extrañaba que el Sr. Basterrechea hablase de minorías y amparo a ellas cuando en la primera sesión propuso para el voto de vicepresidentes la ley de las mayorías, y que se excusase hoy con la falta de Reglamento cuando entonces formuló propuesta para que se salvase lo que llamaba laguna de la ley. P o r lo que no cabía tener ahora criterio distinto, ya que el de justicia era el de los principios de derecho y no el de la conveniencia particular. E l Sr. Alcón recordó que. además del principio alegado por el Sr. Pradera, existía el de aplicación de la costumbre. A falta de precepto legal eran bien conocidos los principios procesales contra recursos que se dan por resoluciones de los Tribunales. E l Sr. Beceña expuso que, por lo mismo que carecía el Tribunal de. Reglamento, los altos principios de derecho procesal y de equidad sugerían el atenerse m; a l seco procedimiento, sino a la virtualidad del derecho en toda su amplitud, aspecto el último el más adecuado para un Tribunal de Garantías. E l señor presidente, recogiendo las opinio nes expuestas, manifestó, que si bien no existía precepto legal que señalase un recurso, ni el procedimiento para su desarrollo, tampoco estaba prohibido, y eran notorios los principios de derecho que se habían alegado. Mostraron su conformidad con este criterio los señores Martín Alvarez, quien abogó además la ley de 18 de octubre de i88 g, y G i l y Gi! con lo que el Sr. Pradera resumió las INFORMACIONES DE MADRID M a d r i d al día Con bajas temperaturas a la madrugada y sol reparador y consolador al mediar el día, se deslizó el jueves, cuya estampa luminosa quisiera Madrid ver reproducida hasta el día de las elecciones 91 una prórroga de dos o tres meses más como propina. Agitación estudiantil, aunque con sordina, la hubo; y destitución del comisario general de Policio, con forte en el pentágraiiiu, también. Naturalmente, hubo orden entre los escen lares de reintegrarse a las clases. En cambio, los sindicalistas en huelga, reforzada desde ayer con los ugetistas, celebraron un mitin y acordaron persistir en sit actitud de paro. Uno de los obreros heridos el miércoles falleció ayer; y son ya cuatro los muertos de tan desastrosa jornada. Se puso oficialmente sobre el tapete el conflicto swgido entre los patronos del ramo de artículos de Uso y Vestido y el Jurado mixto. No se llegó a un acuerdo, y a propuesta del ministro será estudiada una nueva fórmula de arreglo. El comentario general de todas las conversaciones fué sobre la trágica muerte de dos anarquistas, uno de ellos Ramón CasaneUas, el asesino del Sr. Dato. Los ministros celebraron Consejo en Palacio. Uno de los acuerdos adoptados en esta reunión fué el fulminante cese del comisario general de Policía de Madrid. Prosiguió sus discusiones el Congreso Internacional de la lucha científica contra el cáncer. Entre las conferencias del día culminó una del ilustre doctor Codina Casteüvi, en el Colegio Médico. De teatralerías, tres estrenos, tmo i y dé Pontifical, por ser de los Quintero, en el Benavente, y en Cervantes y Maravillas los restantes. La noche, fresca. -AEMECE. cV u 1 PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE L U C H A CIENTÍFICA Y SOCIAL CONTRA EL CÁNCER L a sesión científica d e a y e r Madrid. A las diez de la mañana, bajo la presidencia del doctor Cardenal, y coii gran concurrencia de congresistaSj el doctor C o v i s a disertó sobre su ponencia. E n su conferencia expuso la existencia de lesiones precancerosas, que dividió en dos grupos: Unas, obligatoriamente precancerosas, como son el xeroderma pigmentoso, la enfermedad de Paget y la de Bowen. Algunas de ellas, hoy día. demostradas que son verdaderos proces os tumorales. Y otro segundo grupo, de lesiones facultativamente precancerosas, en las cuales intervienen agentes físicos, químicos o parasitarios. E n este grupo se incluyen las lesiones ocasionadas por las radiaciones solares y de los R a yos X los cánceres que alientan sobre c i catrices y los cánceres arsenicales. Después estudia detenidamente cada uno de estos grupos, y termina diciendo que, si bien existe un grupo de lesiones que preceden al cáncer, no puede decirse que exista verdaderamente un grupo definido de enfermedades precancerosas. Intervinieron en esta discusión los doctores Noguer Moré, Baló, Dcgrais Bejarano, Guilera, Gay Prieto y Bolaffio. Terminada la discusión de esta ponencia, el profesor Roffo leyó un interesante trabajo sobre diagnóstico biológico del cáncer. Como final de esta ponencia propone al Congreso que por los hechos adquiridos en la experimentación, el factor terreno adquiere una importancia particular, y en cuya vía deben intensificarse las investigaciones, no sólo para el mejor conocimiento de la etiopatogenia de los tumores, sino para conocer mejor el estado del precáncer, ya que con ello va involucrado también el poder establecer la verdadera profilaxis y la prevención contra este mal. Esta ponencia dio lugar a una animada discusión, en la que hicieron atinadas consideraciones sobre el diagnóstico precoz del precáncer los doctores Ullmánn, Schonbraur, Firket, K u r s Stern, Karnidzi, Heimemann, K a h n Peí czar y oíros, S o c i e d a d Española de H i giene Madrid 26, 10 noche. H a celebrado esta Sociedad su sesión semanal, bajo la presidencia del doctor Mariscal, en la que el doctor Decref dio cuenta de la defunción de D Eduardo Masip, de quien ensalzó sus excelentes y nada comunes dotes, proponiendo constara en acto el sentimiento de lá Sociedad. E l Sr. Olea elogió también la modestia y, laboriosidad del finado, cuyo recuerdo perdurará como ejemplo entre sus compañeros. Los Sres. Espinosa y García Duran abundaron en consideraciones análogas, encomiásticas todas para el Sr. Masip. E l presidente, Sr. Mariscal manifestó que esta desgracia ocasiona a la Sociedad irreparable pérdida, y, tras recordar algunos rasgos que demuestran la sinceridad, buena fe y hombría de bien del que ya no existe, se adhirió a la moción del doctor Decref, pidiendo a la Sociedad se envíe un mensaje de pésame a la viuda, que ostenta también el carácter de socio, y proponiendo se levantara la sesión en señal de duelo, acordándose así por unanimidad. L a próxima sesión tendrá lugar el martes 31, a las siete de la tarde, en su dorni cilio social, Esparteros, 9,