Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
na de asistir a la misa del Papá en Santa María la Mayor. Se me invitó a la tribuna diplomática, donde, por cierto, se hallaba también la señora marquesa viuda de Luca de Tena, con su hermana, doña Pilar, y sus nietas, Esperanza y María Luisa. H e oído hablar a Su Santidad, desde su trono, junto al que me hallaba, y duró su plática más de media hora. Besé su anillo. Pío X I tiene luminoso el rostro, como si fuera de cristal... -P o r un personal impulso y por creer que ello interesaría a mis oyentes, fui a ver al cardenal Segura. E s titular de la iglesia de Santa María in Pocas cosas más conmovedoras en su evangélica sencillez que oírle predicar, familiarmente, en un sillón, a unas pobres gentes de ese barrio popularísimo de la otra orilla del T í ber... Habla en italiano) y dijo... ¡Bah, esta interviú se haría interminable si contase todo y con todo detalle! -N o puedo, ni quiero ocultar mi alegría, mi satisfacción, ante el saludo espontáneo y cariñosísimo que me dedicaban nuestros compatriotas, de paso en Roma. A l reconocerme, se me presentaban los de todas las regiones, incluso los asturianos, los de G i jón, lugar donde me apedrearon, según es sabido; y me envolvían en Jas más afectuosas palabras. A mucho obliga esa actitud de los viajeros, y procuraré corresponder en la medida de mis fuerzas. Me son escasas, no lo ignoro. Antes hablé de Valle Inclán. Recuerdo ahora a su admirable Bradomíu. Y o no soy marqués, como el novelesco personaje. Pero soy católico, feo y sentimental. -Nuestras dos Embajadas, acogedoras, maternales. Gabriel Alomar me invitó a dar una charla en el Palacio BarberinL. H e sido huésped familiar de ese palacio y de la plaza de España, que rige Eduardo Comín, un perfecto maestro diplomático. Como una tercera Embajada puede considerarse el Colegio Español, donde completan sus estudios nuestros jóvenes y más distinguidos sacerdotes, inconfundibles con su beca azul. Su director es D. Carmelo Blay, mi eminente paisano, en quien todos adivinan un seguro eminentissimus. Hombre, una curiosidad! E l Colegio se ha instalado en un viejo y noble palazzo, Federico García Sanchis. qué pertenecía a un linaje ducal. Fué allí donde en sus comienzos ejercía D Annunzio sus funciones de educador de la hija de los duques, a la que enamoró y raptó, casándose con ella. ¿D Annunzio? Está enterrado en vida allá en un repliegue de los Alpes... Se cuentan cosas estupendas de él... Pero como de un fantasma. H a pasado ya en absoluto. L a juventud italiana lo considera poco menos que arqueológico -i... -I t a l i a vive en un esfuerzo constante de superación. L o difícil es que se sostenga en esa casi rivalidad con los dioses. Cada día necesita una hazaña, que borre la de la víspera. Milagro a diario tienen con que cada día despierte el duce, genial y cesáreo. Y gracias a su energía, Italia se une, se fortalece; está resplandeciente, activísima, embriagada de lirismo. Los ricos se sacrifican un poco. Los obreros ganan de día en día derechos y ventajas. H a y Patria y Justicia. Por otra parte, el Año Santo ha inundado Roma de vidas humanas con todos los trajes y de los más diversos matices de piel, pero con un corazón idéntico, que se estremece cuando el Sumo Pontífice, con su augusta ancianidad, exclama, bendiciendo- les: ¡Hijos míos! Tal conjunto de emociones, y de rasgos, y de panoramas y detalles, es lo que yo deseo transmitir a mis amigos. Acaso preferiría que me escuchasen mis enemigos, pero con la lealtad con que yo había de hablarles. Con la lealtad y con el entusiasmo que al buen visitante inspira la Ciudad Eterna. Aquel que puede repetir los versos de Carducci: Non curioso a te de le cose piccole io vengo: chi le farfalle cerca sotto l Arco de Tito? oyentes que se dedican a la enseñanza. Aparte que España era una provincia de ¡Roma, y ele que interpretar como lo hace don R a món, a Mussolini es adulterarle y á un olvidar lo que significa imperialismo, la verdad consiste en que al construir la Vía ya célebre se dispuso que junto a cada uno de los libros que la enmarcan se levantase la estatua de su fundador. Y allí están los bronces y los cuatro foros: el transitorium, el del templo de Marte, el de la columna celebérrima y el del templo de Venus, o sea el de Nerva, el de Augusto, el de Trajano y el de César. N o hacia falta repasar los manuales de arqueología. ¿Cómo no lo vio el señor del Valle Inclán? Se lo perdonamos, si es que iba distraído en una de sus maravillosas fantasías, que tanto tienen que agradecerle las Letras españolas. -S í he visitado Ostia, he visitado Littoria, lo he visitado todo... Incluso el palacio de Vcnecia, donde tuve el honor de ser recibido por el ducc, y de hablar con él, completamente a salas los dos, en el famosísimo salón del Globo terráqueo. -durante largp rato. Se mostró grave y detensivo al principio, risueño a poco, y por último, generosamente cordial. Declaro haber sufrido el ya proverbial hechizo rmissbliniano. Sé que corren por ahí rumores sobre sus palabras. Desmiéntalos. Se lo suplico. E l ducc me dijo, en efecto, cosas muy importantes para nosotros, pero me reservo el derecho de lanzarlas desde el escenario de la Comedia, no en interés de las charlas, sino porque, en homenaje a Mussolini, y teniendo en cuenta la índole de sus juicios y comentarios, quisiera yo poderlos transmitir con el gesto y los matices verbales cor; que se me dijeron, y en todo caso, no rehuir la personal responsabilidad. -i... -L a s charlas, que deberán darse los días 8 y 13 dé noviembre, bajo el titulo de Roma, tendrán por lema, la primera: A Dios, lo que es de Dios, y la segunda: Al César, lo que es del César. -Naturalmente. Recorrí las cuatro basílicas del Jubileo. Y tuve la inmensa fortu- A l reportaje de políticos van algunos de nuestros colegas yanquis con discos de gramófonos para impresionar las manifestaciones que hagan, precaución que evita cualquier ulterior rectificación. Con García Sanchiz el gramófono es más preciso todavía por el valor literario de lo que dice el colorista. Y al reportaje anterior llevó el firmante su gramófono, que giraba al mismo tiempo que caía el lubrificante de Sanlúcar en el más esbelto de los vasos para vino, vino de amistad y de charla dulce y amable. ALFREDO CARMONA
 // Cambio Nodo4-Sevilla