Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Para mantener el nivel del agua corivétñer. te, él suelo ha de ser impermeable, lo que ocurre cuando es de naturaleza arcillosa, enmendándose donde, falte con una capa de tierra vegetal mezclada con cal viva. Los fondos arcillosos y humícolás proporcionan abundante plankton necesario para el adecuado desarrollo de los peces; los ricos en calcio son menos propicios. E l agua influye poderosamente en el éxito del aprovechamiento: si es de fuente exclusivamente y no corre por la superficie durante un gran trecho, resulta- demasiado fría, entorpeciendo la freza de los reproductores y retrasando el crecimiento de los pececillos jóvenes o jaramugos; en este caso los estanques deben ser de profundidad escasa jiara que el agua adquiera la temperatura conveniente gracias a la acción térmica de los rayos, solares. U n a afluencia parcial de manantial o fuente sí que es útil, pues impide que el agua se caliente con exceso o se hiele, según la estación. Las más indicadas son las aguas de lluvia, si éstas son regulares, y no con carácter torrencial, que pueda hacer desbordar el estanque y perder ¡a puesta o freza si coinciden con su época; de hacerlo en el período de nivel bajo o estiaje resultan beneficiosas por restablecer el equilibrio del medio pero, si ha quedado en seco parte de la vegetación de los bordes, puede dar lugar a fermentaciones peligrosas para la sanidad de la población piscícola. Las aguas que corran por terrenos poblados de árboles son dudosas, por el tanino que llevan originado por la descomposición de las hojas; las que proceden de prados fertilizados por el estiércol del ganado tienen la ventaja de que los elementos- nitrogenados de que son portadoras facilitan la propagación de una m i cro fauna que constituye un excelente alimento natural para los peces, siempre que no sea en terrenos muy pendientes y lluviosos, donde el abono animal es arrastrado prematuramente al agua, dando lugar a una defosforación nociva para los peces, si bien las carpas resisten con bastante fortaleza los medios poco puros. Las aguas mejores son las de río; bien aireadas, a temperatura conveniente y de curso ininterrumpido ofrecen todas las ventajas apetecibles que llegan al máximo cuando se trata de un riachuelo de límpido líquido y constante curso. Como el estanque ha de quedar en seco cuando llegue el momento oportuno, no debe ser cruzado por el río o arroyo sino tomar sus aguas y conducirlas por un canal de derivación que tenga las correspondientes compuertas para regular la circulación del agua a voluntad y esté provisto de las necesarias rejillas que impidan l a fuga de los peces, debiendo ser sil malla lo suficientemente espesa para evitar que los iovencillos o jaramugos puedan escapar. E l ideal es mantener un nivel constante en el estanque, y en la imposibilidad de conseguirlo buscar la mayor aproximación; los ciprínidos prefieren las aguas tranquilas. E l dique o muro ha de construirse sólidamente sobre el stielo impermeable, ya que ha oe resistir fuertes presiones, debiendo tener una anchura igual a cuatro veces su altura para que no influya en él un posible deslizamiento de tierras. E l talud de las orillas debe tapizarse de plantas, que siempre proporcionan lugar de freza y sombra a los peces. Finalmente, la capacidad nutritiva o potencialidad alimenticia de un estanque es algo decisivo para el buen resultado en su aprovechamiento. Dotándole de vegetación, principalmente sumergida o flotante, se provoca la propagación del plankton, el mejor alimento de las esnecies ictiológicas, v cuando éste es abundante, la freza se hace en buenas condiciones y el crecimiento de los peces jóvenes se verifica con la rapidez que conviene a una empresa mercantil. IJJS diminutos gusanitos llamados rotíferos, ios cangrejitos rudimentarios que cons- nuto, como mínimo, por cada diez mü huetituyen los órdenes denominados ostrácodos, cladóceros y copépodos y muy variadas al- vos, pudiehdo pasar ésta por varias vasijas gas de los diversos grupos ficológicos, son con tal de que no excedan de cinco. Operanlos principales materiales que integran la alido con una temperatura de cinco a siete gramentación más estimada por los peces. E n dos a los sesenta o sesenta y cinco días de. razón directa de su abundancia han de estar haber depositado los huevecillos y bañapoblados los estanques; si escasean, hay que dos constantemente por el agua corriente, acudir a la alimentación artificial. vemos aparecer las aletas, la cabeza con S i las condiciones anotadas son propicias, sus dos puntitos, precursores de los. ojos, el rendimiento de los estanques es altamente y la cola, cuyos movimientos prematuros, remunerador. A fines del pasado siglo se junto con los de las aletas, ayudan al aniprocuró en Francia convertir en tierra l a malito a verificar sus primeros ensayos de borable una crecida superficie de aguas denatación, y cuando la bolsa, o vesícula ha dicadas a la piscicultura; pero en los tiemsido reabsorbida; el pececillo o alevín se enpos actuales se preocupa de restablecer en cuentra ya apto para su vida funcional. ellas el primitivo cultivo de peces. E l dato A los veinte días aproximadamente de es bien elocuente; si regularizáramos la prosu nacimiento os alcvincs sienten necesiducción pesquera de estanques, conseguiríadad ele nutrirse; ya no les basta con lo que mos. un mercado constante, y, con ella, uña les resta de su vesícula, que llevan adhenueva riqueza en provecho de la economía rida, y es entonces cuando hay que propornacional y de las clases humildes. cionarles alimento (yema de huevo cocida en E n M a d r i d se dispone a realizar ensayos, pequeñas dosis y leche coagulada) sobre el cultivo de la carpa en estanques- el Los pececillos así obtenidos, y tratados ingeniero de Montes D. Luis Vélaz de M c después con todos los cuidados inherentes ¡rano, iUe esta, ¿L fronte de la Sección de a la estabulación en vivares, son los que más Biología le las. agfe -eoiitincntálés del Instarde han de restaurar las empobrecidas tituto l orestal de Investigaciones. tarde han de restaurar las. aguas. Los ríos trucheros se encuentran en abunLuis P A R D O dancia en nuestro suelo patrio. L a pesca de l a trucha, en sus dos clases más generalizasalmo N U E S T R O S R Í O S T R U- das salmo fario (trucha común) y el deirideus (trucha arco iris) constituye C H E R O S Y S A L M O- porte más practicado. También la pesca del salmói (salmo salar) debería constituir en España una gran riqueza. Contamos para ÑEROS ello con preciosos ríos capaces de sustentar nume- osos ejemplares de esta clase. Cada día es mayor la afición que las nuevas generaciones sienten por el sano y agraN o nos apartaremos mucho de la realidable deporte de la pesca. E l salmón y la trudad s ¡decimos que ocho millones de pecha son las víctimas de este lucrativo ejercisetas pueden ser alcanzados fácilmente por c i o pero los que a él se dedican aumentan el valor i la pesca anual del salmón en la de día en día y el Estado, con su misión tuzona del Cantábrico y Atlántico. Y decimos telar sobre los ríos, cuida de éstos valiéndose pueden ser porque, desgraciadamente, las de su guardería piscícola e introduce en sus producciones de estas provincias no son cauces anualmente gran número de alevines, ciertamente lo que nosotros indicamos a típroducto de sus bien acondicionadas piscitulo de posibilidad. ¡E n Guipúzcoa, el total factorías, dirigidas por el Cuerpo de M o n de salmones pescados en 1926 no llegó a la tes, y que se hallan distribuidas en varías centena! mas con el aumento de piscifac- regiones. L a del Monasterio de Piedra, en torías y un urgente incremento de la guarAragón; la de Jnfiesto. en Asturias; Múgaidería forestal encargada de l a vigilancia de re y Quinto Real, en N a v a r r a Ouintanar de los ríos, unido a un estudio ordenado de la Sierra, en Burgos, e t c amén de otros éstos obligando a establecer todas las escalas Centros particulares ictiogénicos. salmoneras precisas, purificadores de agua y vivares naturales formados en los mismos Solamente en la piscifactoría de Quinto cauces, seguros estamos de que las cifras seReal se producen anualmente 100.000 hueñaladas anteriormente se verán sobrepasavos de trucha, y 40.0001 en la de Mugaire. das para honra y provecho de nuestra queEn estos establecimientos piscícolas se rida Patria. practicarla fecundación artificial, esto es: se depositan en unas vasijas los huevecillos H o y día sólo comen salmón las personas de las truchas o salmones hembras previaadineradas; en cambio, hubo épocas en la mente exprimidos, y a continuación se vierte antigüedad en las. que a los peones que utisobre ellos el licor seminal de los machos lizaban los grandes colonos en las faenas también estrujados. Un buen lavado con agua agrícolas se les administraba tal cantidad abundante y clara y los huevecillos quedan de este exquisito pescado en sus comidas, fecundados, para más tarde depositarlos en que llegó al punto de exigirse por algunos varillas de vidrio colocadas en pilas bañadas trabajadores al ajustar sus jornales la l i m i constantemente por agua fresca y emplazadas tación de tan suculento plato. en sitio muy obscuro. Afortunadamente, se advierte en la actualidad un gran interés en todas las clases soL a piedra fundamental sobre la que desciales por el fomento de la pesca: hasta el cansa la fecundación artificial es la incubahumilde obrero encuentra en los días festición, y de ella depende el éxito de las nuevos en los ríos el provechoso solaz que le vas generaciones. Tres son los secretos, por compensa de sus horas de trabajo semanal. decirlo así, de la incubación: poca luz, poSi el Estado consigue intensificar la riqueza cos cambios de temperatura y agua clara y piscícola de nuestros ríos, creemos sinceraabundante. mente que había contribuido a una honda Los huevos se colocan fácilmente en s i pacificación social, ya que, arrancando al tios reducidos, pero más tarde, cuando se obrero manual e intelectual de casinos, bares convierten en pececillos, sobrevienen las faly tabernas con el incentivo de una pródiga tas de local dónde desarrollarse. Como regla pesca, al par que fortifica y mejora la raza, general se establece que por cada mil sehabrá generalizado ese tipo de ciudadano res recién nacidos se necesitan dos mil cenamante de la Naturaleza tan preciso en las tímetros cuadrados de superficie de la vamodernas sociedades, pues no es de olvidar sija incubadora si han de quedar allí estaque el mayor sedante para cerebros exalbulados, reduciéndose a la mitad el espacio tados o causados está en un buen día dé necesario si permanecen en la incubadora campo a la orilla del río y con la. cesta r únicamente mientras la reabsorción de una pleta de truchas o salmones... bolsita, base de la transformación huevo cu per: y llamada vesícula abdominal, v que FRANCISCO A L A R C O N sirve de alimentación con su plasma al nueAyudante del Servicio Forestal y Piscícola, vo ser hasta que se halla en condiciones de la provincia de Burgos, de nutrirse. Quince litros de agua por m i-