Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
N U M E R O EXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO VIGÉSIMO W SB NOVENO. MOMENTOS VALENCIANOS ABC NUMEROEXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO VIGÉSIMO NOVENO. La residencia de Blasco Ibáñez en la Malvarrosa. EL PALACETE DE. L A M A L V A R R O S A VISTO DESDE L A ORILLA DEL MAR TM U A N D O se habla de asilos o refugios para escritores o artistas, en gene ¿ral, no puede evitarse una sensación de tristeza, porque, si para todo el mundo es lamentable haber de acogerse a. l a caridad pública o privada, más doloroso es para los escritores, para los artistas, que salvo raras excepciones, odian l a vida e n común. D e ahí el anhelo, que casi todos ellos sienten, de poseer una residencia propia, sobre todo si pueden plasmarla a su gusto y, en cierta guisa, a su imagen y semejanza. yicénte Blasco Ibáñez, fundamentalmente artista, no podía substraerse a semejante deseo. Y así nació su palacete de l a M a l v a rrosa... ¡L a M a l v a r r o s a! H e aquí u n nombre C eufónico, y hasta bien oliente. Desígnase con él un trozo de la playa valenciana, más allá del Cabañal y antes de llegar a l b a rranco de Carraixet. E l nombre, contra lo que pudiera creerse, por hallarse tan a r r a i gado en 1 toponimia, no es tradicional; relativamente moderno, obedece a la existencia de campos c o n plantas odoríferas, destinadas a una fábrica de per fumes... Cuando Blasco Ibáñez pensó construirse la casa eti lá Malvarrosa, esta playa era solitaria, sin apenas edificaciones en las cer. canias, con su arena dorada y pulcra, l i m i tada de un l a d o p o r el mar- ¡naturalr m e n t e! y de otro por la huerta, con sus penachos de palmera, con sus barracas, con sus bóvedas de verdura para las acequias ¿Hacia qué años era esto? Sabido es que Blasco Ibáñez firma en l a M a l v a r r o s a sus novelas, Entre naranjos y Sónnicfl la cortesana, escritas, efectivamente, allí. Allí, pero no en el chalet. Redactadas las mencionadas novelas en los veranos de 1900 y rr. 01, respectivamente, el palacete no fué inaugurado hasta primeros de agosto de 1902, es decir, cuando tenía quince días el hijo del novelista, llamado Sifffrido, que- nació en 18 de julio. E l director de l a construcción fué el mismo Blasco Ibáñez, con la cooperación de L u i s Moróte, Joaquín Sorolla, M a r i a n o Benlliure y otros artistas. Se trata de. u n edificio de líneas sencillas, con planta baja, dos pisos altos y terraza. Aunque su forma se aproxima a la cúbica, resulta muy esbelto, porque la planta baja t
 // Cambio Nodo4-Sevilla