Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 31 1) 51 O C T U B R E D E 1933. E D i C I O N D E ANDALUCÍA. PÁG. 28. las soberanías, la de la muerte, se le acataba con recogimiento. D i j o después que, nd obstante esto, tenía el deber personal y representativo de hablar, y buscando siempre el encadenamiento que guía las ideas, para ordenar el desorden de su pensamiento y dominar las huellas de sus emociones, acude a un recuerdo, que en l a redacción de El Pueblo será a ú n vivo. A este fin, cita el Presidente cuando en l a fecha en que parecía cercano el triunfo de l a República, perq externa y oficialmente parecía más difícil, vino a Valencia, y aquí pronunció su discurso de declaración de fe republicana, que no olvidará jamás. A continuación, el Presidente, eni brillantes párrafos, refirióse a las distintas novelad escritas por Blasco Ibáñez, diciendo: T o d a cuanto cantó Blasco Ibáñez acudió a recibir sus cenizas: E l sol espléndido iluminando la costa y el mar, se refleja sobre las aguasí del Mediterráneo con distintas coloraciones, y la de la Albufera, las tierras ganadas por Jos arrozales y las huertas cultivadas como vergel para naranjos; el Poder público, coa sus emblemas de fuerza; l a amistad extranjera y las manifestaciones de su adhesión; pera por encima de todo, el pueblo, en una manifestación callada y silenciosa, signo de democracia invencible, que no siente ni l a epilepsia ni el miedo, curado del peligro de dictaduras y de anarquías, sostén de la República que soñó Blasco Ibáñez, en nombre de la cual os doy las gracias a vosotros, por! vuestro entusiasmo, y a él, l a admiración y el cariño de todos. Las últimas palabras del S r Alcalá Z a mora fueron acogidas con una formidable ovación. Seguidamente se dio por terminado el acto, y el presidente de l a República, con su s é quito se trasladó a Capitanía General. Se le sirvió allí una cena, y a continuación se retiró a descansar. y séquito oficial; el Sr. Lerroux, el presidente de la Generalidad de Cataluña, señor Maciá, con los consejeros ya nombrados; Jos alcaldes de Madrid, Castellón y A l i c a n te, y otras autoridades forasteras e invitados oficiales. De público también había mucho, aunque el grueso de él venía acompañando sil féretro o esperaba ya en l a plaza de Castelar, frente al Ayuntamiento. Llegó l a comitiva al puente a l a una y diez, reorganizándose seguidamente en éstos orden y forma: batidores de la Guardia municipal, una batería de Artillería, con cuatro cañones; una compañía de Infantería del regimiento n ú m e r o 13, con bandera y música; el féretro con los restos, llevado a hombros de pescadores; un armón de Artillería, de respeto, con bandera plegada, y escolta de honor. A continuación iban el presidente de la República, jefe de su Casa Militar, el secretario general de l a República, ministros, ex presidente del Consejo Sr. Lerroux, familiares de Blasco Ibáñez, entre éstos su hija doña Libertad y su hermana doña P i l a r presidente de l a Generalidad, los embajadores de los Estados Unidos y de Francia, y seguían a continuación los Ayuntamientos y Diputaciones de Valencia, Madrid, Barcelona, Alicante y Castellón, presididos por el gobernador de Valencia, sus presidentes y alcaldes respectivos; almirante de la Escuadra española, ex diputados a Cortes, etc. Cerraba l a comitiva un número cxtraordina- ¡rio de Sociedades y Agrupaciones republicanas y culturales. Se deposita e) féretro en la Lonja, donde estará expuesto cinco días Ya se ha dicho que el paso del féretro por las calles de Valencia fué verdaderamente triunfal. A l llegar al Ayuntamiento, abandonaron la presidencia el Sr. Alcalá Z a mora y personas de su séquito, el Sr. L e rroux, los embajadores y otras muchas personas, siguiendo l a comitiva hacia l a Lonja, donde quedaron depositados los restos. E l desfile terminó después de las tres y cuarto. El público, que aplaudió en diferentes ocasiones durante el desfile, pidió con insistencia que hablase el Sr. Alcalá Zamora, a lo que éste se negó. Velada necrológica. Discurso del señor Alcalá Zamora Valencia 30, 3 tarde. A las seis de la tarde de ayer, el presidente de l a Repúblicaí marchó desde el Ayuntamiento, donde comió, a Capitanía General. Allí descansó, y después cenó en la intimidad, trasladándose seguidamente al teatro Principal, con objeto de presidir l a velada necrológica anunciada en memoria de Blasco Ibáñez. Este acto dio comienzo a las once y veinte de la noche. E l teatro estaba completamente Heno. Presidía el Sr. Alcalá Zamora, que tenía a su derecha a los Sres. Maciá, Iranzo, Lara, Botella, alcalde de Mentón, Sigfrido Blasco y alcalde de l a ciudad, Sr. Lambies, y a su izquierda, al embajador de Francia en España, a los Sres. Pita Romero y Gordón Ordás, diputado francés Sr. H e n r i Torres y el ex ministro Sr. Samper. E n otros lugares del estrado tomaron asiento destacadas personalidades y autoridades valencianas y francesas. Dio comienzo el acto concediendo la palabra al alcalde de Valencia, que leyó unas cuartillas saludando efusivamente a las representaciones que habían acudido al acto conmemorativo del traslado de los restos de Blasco Ibáñez. H i z o presente el agradecimiento a la República francesa y a los representantes de l a misma. Habló seguidamente D Ricardo Samper, en representación del partido republicano autonomista. Pronunció un discurso en el que estudió las distintas modalidades de Blasco Ibáñez, en su aspecto de novelista, de político, de orador y de gran patriota. Agradeció a l a vecina República el fervor y cariño con que ha sabido ser digna depositaría de los restos del valenciano ilustre, y terminó diciendo que en esta noche solemne sus discípulos invocan su nombre. F u é muy aplaudido. A continuación habló el hijo de Blasco Ibáñez. Tuvo palabras de cariño para F r a n cia, que durante cinco años ha guardado homenaje de respeto a su padre. A ñ a d i ó que jamás a p a r t a r á de su memoria la conducta del pueblo de Mentón y l a emoción con que despidió los restos de su padre. D i o las gracias también al presidente de l a República y al Gobierno, por haberse asociado a estos actos. Igualmente lo hizo con las representaciones de Cataluña, de Madrid, Castellón, Alicante y otras provincias. H a b l ó a continuación el diputado francés Sr. Torres, que representa a l Sr. Herriot. Pronunció un bello discurso en su idioma. Ensalzó l a personalidad de Blasco Ibáñez, en cuya labor literaria se acusan patentemente los gérmenes de la democracia. H i z o un cálido elogio de l a República y del P r e sidente. T e r m i n ó dando vivas a España, a Valencia y a Francia, que fueron contestados con entusiasmo por todo el público. Después habló el ministro de Marina, Sr. P i t a Romero, que pronunció un discurso, examinando la gran personalidad de Blasco Ibáñez y l a gran admiración que despertó, no sólo en España, sino en el mundo entero, por s u g r a n labor literaria. A ñ a d i ó que Blasco Ibáñez representa el fuego, porque es fuego toda l a pasión que hay en sus novelas, y los tristes finales de ellas no son más que las cenizas que quedan después de la gran hoguera de pasiones que han levantado. Habló después dé las novelas de Blasco Ibáñez que tienen carácter nacionalista. Refiriéndose a l a inscripción graba en. el féretro: L o s muertos mandan dijo que cuando Blasco Ibáñez terminó su novela de ese título rectificó el sentido de esas palabras, diciendo que por encima de la muerte está la vida y l a obra de amor y que nosotros no podemos ahora rectificar aquel propósito, porque Blasco Ibáñez realmente no ha muerto. Se cerró la velada con un discurso prosunciado por el presidente de la República, que empezó diciendo que pocas veces, o casi ninguna, sintió como ahora convertirse en imperativo de conducta aquella inclinación de su espíritu, que en varias ocasiones de emoción sintió, porque grabada ya en el alma la impresión de hoy, pudo comprobar en el cortejo imponente y la manifestación sublime el rumor, y mejor que el rumor el silencio, proclamando así que por Ser la más absoluta y la m á s majestuosa de todas Regreso a Madrid de los ministros Valencia 30, 3 tarde. E l ministro de H a cienda, Sr. Lara, que ha estado alojado en l a Delegación de Hacienda, estuvo esta m a ñ a na en Capitanía General para despedir al presidente de l a República. Potos momentos después de haber partido el Sr. Alcalá Z a mora, el ministro, acompañado de su secretario particular, salió con dirección a M a drid, realizando el viaje en automóvil. Dijo el ministro de Hacienda que gustosamente se hubiera quedado hoy en Valencia, pero no lo podía hacer por tener que asistir al Consejo de ministros anunciado para mañana. El ministro de l a Guerra, Sr. Iranzo, marchó, como ya hemos dicho, juntamente con S. E para acompañarle en su viaje a Marruecos. A las once de l a m a ñ a n a acudió a C a p i tanía el ministro de Industria y Comercio. Marchó de este Centro después de haberse despedido del Sr. Alcalá Zamora. El Sr. Gordón Ordás comunicó que esta tarde, después de comer, saldría en auto para Madrid, y que antes recibiría a la ponencia naranjera que le había pedido atidiencia. El ministro de Marina, Sr. Pita Romero, habló esta mañana en Capitanía General con el vicealmirante Cervera. L e dijo a éste que los destructores españoles Val- des, Chnrruca y Alcalá GaUano, juntamente con el acorazado Jaime I, permanecieran en este puerto hasta que salga el destructor de l a Escuadra francesa, que vino a Valencia, junto con estos bancos, escoltando les restos de Blasco Ibáñez. Como el buque francés no zarpará hasta mañana, a las ocho de la misma, los buques de l a Escuadra española saldrán de este puerto seguramente mañana, por la. noche Inmediata convocatoria. Numerosas plazas. Se admiten señoritas. No se exige título. PREPARACIÓN, en clases y por correspondencia, desde 1. de noviembre, por funcionarios de Hacienda. 30 ptas. mes. CONTESTACIONES RETTS al programa vigente, redactadas por los Sres. Prados, Ajamil y Codes, 12 ptas. Los compradores de esta obra recibirán la nueva, si fuese preciso publicarla, con la rebaja del 50 en el precio. Solicite el envío gratuito de folletos. En las más recientes oposiciones han obtenido nuestros alumnos 196 PX. AZAS. Clases: Preciados, 1. -Libros: Preciados, 6. Apartado 12.250. -Madrid. Academia Editorial Reus S. A. 1 Lea usted BLANCO 1 NEGRO
 // Cambio Nodo4-Sevilla