Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FÚTBOL LA ULTIMA IORNADA OFICIAL D E LOS CAMPEONATOS ces. E l Barcelona fué vencido p o r el REGIONALES Palafrugell. Relativa normali- E l M a d r i d y el A t h l e t i c de M a d r i d vencieron a los equipos andalu- verdadera valía de nuestros equipos. Y que ustedes lo vean y lo l e a n -A N T O N I O O L MEDO. Alineaciones. -Madrid: Zamora. Quesada, Quincoces; Pedro Regueiro, Villanueva, Bonet; Eugenio, León, Olivares; H i l a r i o y Gurruchaga. Sevilla: E i z a g u i r r e Euskalduna, D e v a j Alcázar. Segura, Fede; Tejada, López, Caín- pana! Cortón y Espinosa. 1 1 dad en los demás frentes. CASTILLA- SUR Madrid F C 2; Sevilla, o S i ICJ partidos de fútbol se ganasen por simple dominio sobre el contrincante, habríamos de proclamar l a victoria del Sevilla frente al M a d r i d F C último rival que la suerte le deparara en el torneo mancomunado Centro- Sur. Pero hete aquí que el dominar para poco sirve, cuando los tiradores yerran el blanco, y si añadimos la pequenez de éste, por bien escudado con un zaguero de la clase de Quincoces y con un guardapuerta de la calidad de Zamora, quien de vez en vez se acuerda de sus mejores tardes, comprenderemos cómo puede perderse en pleno dominio, y cómo sucumbió el Sevilla ante los amerengados madrileños. E l ataque de éstos, por contra, mejor y más trabado, aunque menos frecuente productor del disparo, tropezó con un solo obstáculo: Eizaguirre, pero a éste le vende siempre su hobachona defensa. E n el Sevilla, además, faltó línea media, reguladora de convenientes cambios de juego, para producir brecha, más difícil de encontrar cuando el enemigo está replegado sobre su meta. Alcázar fué, únicamente, quien envió balones hacia adelante en forma para que la vanguardia sevillista pudiera i n tentar el asalto. Pero el quinteto tampoco hubo de actuar racionalmente. Campanal no podía profundizar con el brío necesario para batir a una retaguardia tan sólida como l a compuesta por Zamora y Quincoces, si no le ayudaban sus interiores y si sus extremos se entretenían en l a práctica detestable del regate, en vez de centrar sobre l a marcha, rápidamente, conforme a l o que conviene al caso. Fué López el mejor delantero, dspués de Campanal; pero, a decir verdad, se produjo con más bullicio que acierto; de todos modos, el entusiasmo siempre es plausible. Así, el Sevilla, con una delantera desarticulada, tuvo por imposible l a consecución de tantos, y cuando éstos pudieron sobrevenir, siempre, inesperadamente, Zamora, el portero de las grandes tardes, apareció e hizo aquellas paradas que tanta fama le dier a n como el magnífico rechace al tiro cruzado de Espinosa, a dos metros de l a puerta, que sólo es capaz de detener su excelencia Ricardo Zamora. E l M a d r i d opuso al menos que mediano juego sevillista una táctica defensiva, lo que quizás influyera en facilidad para el dominio que su adversario se atribuyó, total durante l a parte segunda, en que los madridistas sólo atendieron a conservar l a ventaja, a base de una defensa hermética. L a línea intermedia, sin embargo, provocó, al correr de tiempo primero, las reacciones necesarias p i r a que el adelante atacase b r i llantemente, sin que al caso fuera estorbo la pareja zaguera del Sevilla, a la que desbordó por rapidez en pocas ocasiones, pero las suficientes a conseguir dos tantos, y con ellos ¡a victoria. Fué el primero un centro de Eugenio, ejecutado a placer, y magníficamente rema- A t h l e t i c CJub, 4; Betis, o Arocha o la revelación definitiva. -Cuando espontáneamente los jugadores se empequeñecen para que uno de ellos sobresalga I tado por Gurruchaga de un cabezazo, pasantanto como A r o c h a destacó en el partido I, do el balón pegado al palo, sin culpa de último, el título de la información corresponI Eizaguirre. E l segundo vino por un avance diente debería ser: Fulanito venció al equirápido del quinteto, con pases repetidos, sin po contrario por tal diferencia. parar la pelota, hasta que León se situó a E n ese episodio final del torneo mancomusu gusto ante el marco, para tirar fuerte. nado entre athléticos y andaluces, veintiún Deva se cruzó con mala fortuna, estorbando jugadores y un arbitro giraron dentro de la vista de Eizaguirre. la órbita del canario Arocha, un extraordiAparte de lo mencionado, el M a d r i d no nario futbolista, que nadie se explica cómo hizo otra cosa que defenderse, muy bien, por licenció el Barcelona, precisamente cuando cierto, para ganar legítimamente- -que la torel muchacho, en su mejor momento, está ganando a pasos rápidos- -como sus zancadas extraordinarias- -el entorchado de i n Resultados ternacional, que antes de un mes (si no l o ASTURIAS malogra el campeonato de L i g a) será suyo por derecho inalienable y decisión obligada Oviedo- Stadium Aviles 4- 3 del seleccionador nacional. Gijón- Sporting, supendido. Frente al Betis, el que fué el iniciador d BALEARES todos los ataques, el conductor de una líneaJ Constaneia- Athletic 3- 1 en la que Amunárriz llegara a parecemos gran jugador y el mejor de los defensas del; Manacor- Baleares 5- 1 propicio equipo, no marcó un solo tanto. CASTILLA- SUR Pero su cooperación fué tan decisiva al éxiAthletic- Betis 4- 0 to rotundo de su Club, que el público, reSevilla- Madrid 0- 2 conociéndolo unánimemente, le tributó las Nacional- Valladolid 2- 1 mejores ovaciones de la; jornada. Con viento y contra viento. -Los rojiblanCATALUÑA cos dominaron durante l a primera parte; Deportivo Español- Granollers 3- 0 nos pareció que empujados por el fuerte Júpiter- Badalona 1- 0 viento. Estábamos, sin embargo, equivocaSabadell- Gerona 21 dos. Porque cuando durante el segundo Palafrugell- Barcelona T- O tiempo el aire sopló a favo- r de los héticos, el Athletic- -o Arocha- -fué mas peligroso, GALICIA d i o a sus ataques unas finalidades más impeGalicia de Orense- Celta t- 2 tuosas y marcó tres tantos. Unión de Vigo- Coruña 0- 2 N o hay que fiarse, pues, de los soplos de Racing Ferrol- Eiriña ó- o Eolo. Con su apoyo y sin él. Arocha y sus GUIPUZCOA- NAVARRA- ZARAGOZA amigos- -contando a Elicegui, naturalmente, entre éstos, aunque por sus evoluciones no Logroño- Unión de Irún 3- 0 lo parezca a veces- -son capaces de ganar a l Tolosa- Osasuna 1- 5 Betis. Donostia- Zaragoza, suspendido. Y de anular a Soladrero y a Unamuno, HISPANOMARROQUI figuras del once andaluz, que el domingo pasaron desdibujadas y borrosas por el estaÁfrica S. C. -Centro Español Tándio de Vallecas. Cúlpese parcialmente quizá ger 3- 0 de ese desfallecimiento al portero, Espinosa, Mogreb Tetuán- Español Tetuán... 1- que no está ni mucho menos cuajado para Athletic Larache- Ceuta Sport i- I menesteres de esta envergadura de los camMogreb Tánger- U. S. B E 4- 0 peonatos. Hípica Melilla- Deportivo Español 1- 3 La película. -Durante el primer tiempo, MURCIA los andaluces no salieron de su terreno más Murcia- Hércules 2- 0 que en contadas ocasiones. E l Athletic, en Cartagena- Imperial de M u r c i a 11- 1 bravo empujón, puso tan estrecho cerco a lá Eldhte- Ginrnástica Abad 4- 0 meta de Espinosa, que ese amontonamiento de jugadores fué el mejor obstáculo para VIZCAYA un resultado más copioso. Deportivo Alavés- Baraicaldo 3- 1 Debió marcar un goal A r o c h a a poco de Arenas Club- Athletic Bilbao 1- 4 comenzar, de un tiro soberbio, que se estrelló contra el poste; pero fué Elicegui quien remató el primero- -único en los cuarenta y peza del adversario no va en descrédito del cinco minutos- aprovechando un pase de vencedor- -la última pugna del mancomunaMarín, que sólo pedía el leve empujón a la do Centro- Sur y el título de campeón. pelota con que el ex i ruñes l a convenció. A l M a d r i d no le hizo falta l a ayuda del Sr. Melcón; pero éste, hasta que vio deE n la segunda parte, los héticos no logra, cidida la partida, enseñó el plumero, como ron reponerse, a pesar del viento favorable. siempre. U n a excelente arrancada de A r o c h a a loa diez minutos, fué luego un pase excelente a Y hasta el domingo próximo, que comenAmunárriz, quien centró, para que Elicegui zará la competición más interesante de l a temporada. pudiera, impetuoso, marcar el segunto tanto, E n la L i g a será donde contrastemos l a Transcurrió largo rato sin au el marc 1